Soycomocomo organiza el “Reto AIP”, un curso en línea de treinta días de duración en los que personas con enfermedades autoinmunes seguirán unas pautas y un menú alimentario para tratar su patología. El nutricionista Marc Vergés es el director del curso, y la coordinadora y cara visible es la dietista Glenn Cots. Marc tiene más de diez años de experiencia clínica y ha tratado a cientos de pacientes con enfermedades autoinmunes prescribiendo AIP o protocolos similares. Tanto él como Glenn tienen una enfermedad autoinmune y ambos han comprobado la respuesta brutal y positiva que genera el AIP en el organismo.

El método, sin embargo, es exigente y por eso planteamos un reto en comunidad para poder comer lo que nos irán diciendo, todos a una durante treinta días, resolver dudas y, lo más importante, encontrar la motivación y el calor de personas que sufren lo mismo que nosotros y que tienen las mismas ganas de mejorar.

Fotos: Beth Magre

Marc, seguramente eres de los primeros profesionales en Catalunya que, ya hace unos cuantos años, comenzaste a recomendar el AIP con los pacientes. ¿Cómo llegaste al AIP?

Debido a la enfermedad de Crohn que sufro y a la insatisfacción que me generaban las respuestas médicas a mis preguntas sobre qué alimentación me podía ir bien, puse mi atención en la medicina natural y en las informaciones que encontraba y encuentro en Estados Unidos. Lo primero que me llega es la dieta paleo y las mejoras en la salud que puede provocar; a partir de aquí tiro del hilo hasta llegar a Lorein Cordein o a la doctora Terry Whals, afectada de esclerosis. Y aunque no me convenció por mis preferencias alimentarias –me encanta el pan y la pasta–, decidí llevarlo a la práctica conmigo y con los pacientes que trato.

Hablemos de ti. Has visto como el AIP te ayuda, sobre todo cuando tienes brotes. ¿Cómo?

Marc: En mi caso reduce toda la sintomatología y los brotes se distancian, lo que mejora mucho mi calidad de vida. Es cierto que también me muevo en dietas más restrictivas como la paleo-cetogénica, si quiero incrementar la potencia del tratamiento.

Tú, Glenn, también tienes una enfermedad autoinmune y, como dietista, has visto la mejora que supone una dieta así. Para profundizar has buscado casos de gran mejora. Con treinta días de AIP, ¿qué conseguiremos?

Glenn: Durante este período veremos cómo el cuerpo se desinflama en general y la sintomatología mejora. De todos modos, hay que tener en cuenta que, durante las primeras semanas, las reacciones pueden ser muy diferentes. De hecho, algunas personas hacen una especie de desintoxicación y los síntomas pueden, incluso, empeorar durante un período, hasta que el cuerpo se estabiliza. A la larga, sin embargo, la sintomatología acaba mejorando en la mayoría de los casos. En mi caso y en el de mi familia, lo que detectamos más rápidamente fue un cambio importante en la energía –una energía que no se basaba en un estado de estrés o se conseguía con estimulantes, sino que provenía directamente del cuerpo y la mente–, una mejora en la calidad del sueño y unas muy buenas digestiones.

Marc: Yo no dejo de sorprenderme con las mejoras que veo en los pacientes y que ellos mismos me cuentan.

Marc, en una década has visto como muchos pacientes mejoraban de forma significativa. ¿Puedes extrapolar algún dato de alguna autoinmune que tenga especialmente buenos resultados con el AIP?

Marc: Con el AIP tenemos la base para empezar a percibir mejoras en algunos pacientes con Hashimoto, Crohn, colitis ulcerosa o fibromialgia. Solo con la dieta se consiguen mejoras contundentes. Con otras patologías como psoriasis, distimia, artritis reumatoide o hepatitis autoinmune se necesitan complementos añadidos al protocolo AIP para notar las mismas mejoras.

En España el AIP no es nada conocido, Glenn, pero en EEUU es una revolución. Tarde o temprano tenía que llegar la moda, ¿o no te gusta que hablemos de moda?

Glenn: A mí, más que hablar de moda, me gustaría hablar de un cambio de conciencia. En casos de enfermedades autoinmunes es cierto que la medicación nos ha ayudado a dar grandes pasos, pero el problema aparece cuando la persona, aunque se medique, no acaba de encontrarse bien y nadie le da ninguna otra solución. Por eso creo que es importante que la población tome conciencia de que, más allá de la medicación, hay otros tratamientos que mejoran mucho la sintomatología. En este caso, no hablamos solo de la alimentación, ya que el AIP engloba mucho más. Implica un cambio en el estilo de vida en general.

Es clave reintroducir todos los alimentos que retiramos. Porque lo volvemos a reintroducir todo, ¿verdad?

Glenn: La idea es ir reintroduciendo poco a poco los alimentos que se han eliminado en la primera fase. Aunque hay ciertos alimentos que se recomienda no volver a incluir en la dieta porque son inflamatorios. Hablamos, en concreto, del gluten, lácteos de vaca y la soja. De todos modos, según de qué enfermedad autoinmune hablamos, haremos referencia también a unos alimentos u otros.

Marc:Yo no aconsejo reintroducirlos en ningún caso. Son alimentos que afectan a la permeabilidad intestinal y, en autoinmunes, esto es sagrado.

¿Siempre hay problemas intestinales?

Marc: Siempre. No puede haber una autoinmune si no hay un intestino dañado, inflamado, una mala microbiota. Es el inicio de todas las enfermedades autoinmunes y el protocolo busca reparar el intestino.

Hay más de cien enfermedades autoinmunes. ¿El protocolo es eficaz en todas?

Marc: Lo es en todas en mayor o menor medida, ya sea porque mejora la sintomatología o bien los valores analíticos, como los marcadores inflamatorios o de anticuerpos. 

Hay gente que tiene más de una, y muchas de estas personas, además, ansiedad y depresión. ¿Por qué pasa, Marc? ¿Hay alguna razón?

Marc: La permeabilidad intestinal no deja que el sistema inmunológico se relaje (los tóxicos ambientales y las infecciones no ayudan) y, si esto no se corrige, no es extraño que aparezcan más patologías que la inicial. La depresión y la ansiedad también se consideran alteraciones que pueden ser de origen autoinmune en medicina integrativa, ya que lo que afecta al intestino afecta a la barrera hematoencefálica del cerebro; dicho de otro modo, si el intestino está inflamado, el cerebro también lo puede estar. Y no olvidemos que la situación personal, con una energía baja y las molestias relacionadas por los efectos secundarios de los medicamentos o de la enfermedad en sí, son causa de ansiedad y depresión.

¿Por qué tanta gente que tiene autoinmunes ha sufrido en el pasado la conocida mononucleosis (virus de Epstein-Bar)?

Marc: Este virus tiene casi una veintena de variantes que impactan de forma diferente en la salud. No se comporta como los virus habituales, se resiste a irse del cuerpo y, aunque no origine una gran sintomatología y ya haya anticuerpos en la sangre, puede quedar escondido y dormido en el cerebro, en el bazo o en otros órganos, y provocar una acción inmunitaria sutil pero a la larga agotadora que puede hacer que el paciente desarrolle una autoinmune más fácilmente. Cuando el Epstein-Bar da problemas, el paciente tiene sintomatología extraña (dolores de cabeza, aversión a los ruidos o visión alterada) y sobre todo muy poca energía.

¿La gente con diabetes mejora con el AIP?

Marc: ¡Radicalmente! Se reducen las dosis de insulina o hipoglucemiantes de forma contundente y en algunos casos –aunque pocos–dejan de necesitar insulina. El tiempo de afectación y el daño que ha sufrido el páncreas determina esta mejora. 

¿Qué nota la gente con problemas digestivos como el Crohn?

Marc: En cuanto a los síntomas, hay una mejora de las heces, del tránsito y de las digestiones, y en cuanto a valores objetivos bioquímicos, se reduce la PCR o la calprotectina. Estos valores indican el grado de inflamación del organismo o de la tripa respectivamente.

¿La gente con psoriasis dejará de tener picor o también desaparecerán las manchas?

Marc: Ambas, si conseguimos que el cortisol del estrés del paciente no bloquee los resultados.

¿La gente con tiroiditis podrá dejar el Eutirox?

Marc: La gran mayoría reduce la medicación, y en algunos pocos casos hemos podido retirarla del todo. En esta autoinmune, los factores desequilibrantes son muchos y poco controlables; suelen ser mujeres a las que les afectan los gases de los coches, la cosmética no natural, los químicos para limpiar el hogar, los xenobióticos escondidos en bebidas y alimentos… ¡Pero la mejora de la calidad de vida es muy remarcable!

De hecho, hay gente que está esperando mucho nuestro curso y que seguro que se pregunta si con la AIP se curará.

Una persona que ha tenido una autoinmune siempre tendrá un talón de Aquiles; siempre será sensible a reproducir la misma situación en un futuro. Aunque en medicina convencional no se admite la cura de las enfermedades autoinmunes, sí se ven cada vez más casos que dejan de necesitar la medicación o el tratamiento que recibían, como mínimo, durante un periodo muy interesante y, en algunos casos, pocos, para siempre. Lo que sí que mejorará de forma notable es la calidad de vida de los pacientes. Estarán menos limitados y tendrán unas sensaciones que, en muchos casos, hacía años que no recordaban.En otros casos, se frenará el ritmo de progresión de la patología; aunque también debo advertir que un 1% de las personas que aplican este protocolo no nota ninguna mejora.

Glenn, durante los treinta días de curso, resolverás dudas y preguntas en el chat interno y darás el menú para cada semana y muchas recetas.

Durante este mes, habrá un foro para comentar todo lo que se desee. Durante estos treinta días, yo misma contestaré diariamente intentando resolver todas las dudas. En este foro, podremos comentar las recetas, hablar de nuestras sensaciones, darnos apoyo y motivación para seguir adelante en momentos de bajón y cualquier otra necesidad que surja.

¿Es difícil de seguir el reto?

Glenn: No lo es. A ver, los desayunos serán lo más complicado de cambiar porque no tienen nada que ver con lo que se desayuna habitualmente pero el resto de las comidas, no son difíciles. Tienes que tener tiempo para organizarte y cocinar, simplemente. Y con las comidas y cenas siempre encontrarás opciones, incluso, si sales a comer fuera de casa. No negaré que es duro pero hay algo que es clave. La gente con enfermedades autoinmunes sabe que los brotes son un castigo y no se encuentran nada bien. Si al cabo de pocos días de empezar, ya notan que se desinchan y no tienen dolor, valdrá la pena el esfuerzo. Encontrarse bien es la gran recompensa del Protocolo Autoinmune.

¡Apúntate ahora al RETO AIP!

 

Núria Coll
Núria Coll

Directora de soycomocomo.es

  @nurcoll   @nuriacoll