valloryChef especializada en alimentación natural. Graduada en el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundada por Anne Marie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace y en el IFPS Roger de Llúria, en Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Cazuela de garbanzos con alga cochayuyo

El cochayuyo se puede considerar una “superalga” por la cantidad de nutrientes que aporta y por el abanico amplio de propiedades terapéuticas que tiene. Es un alimento que limpia el organismo, al mismo tiempo que lo nutre y refuerza.

Desde el 2011, solo se permite su venta como fertilizante de jardinería doméstica, por razones puramente burocráticas –darla de alta como alimento costaría entre ½ millón y 2 millones de euros–, pero es una alga con notables propiedades medicinales reconocidas y que se ha consumido durante siglos. Se puede comprar en las tiendas de productos naturales.

Se debe lavar y remojar como mínimo dos minutos y, cuando este tierna, se puede comer cruda después del remojo. Combina bien con sopas, guisos, rellenos, aperitivos, salsas y ensaladas.

garbanzos_alga_cochayuyo

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 vasos (500 ml) de garbanzos cocidos
  • ½ vaso (125 ml) de alga cochayuyo deshidratada
  • 2 cebollas a dados pequeños
  • 1 rama de apio a rodajas finas
  • 1 vaso de guisantes finos congelados
  • ½ vaso de salsa de tomate casera
  • ½ litro de caldo o agua caliente
  • ½ cucharadita de orégano
  • Pimienta negra recién molida
  •  Sal marina fina
  • Aceite de oliva ecológico

Para el picadillo

  • 1 diente de ajo picado
  • 1 puñado de almendras o avellanas tostadas
  • 2 cucharadas de sésamo tostado y molido
  • 1 puñado de hojas de perejil

Elaboración

  1. Poner el alga cochayuyo en remojo con agua que cubra. Como mínimo ½ hora.
  2. En una cazuela, saltear las cebollas con aceite y una pizca de sal. Pasados tres minutos incorporar el apio, remover, tapar la cazuela y dejar que cueza a fuego suave, añadiendo un poco de agua o caldo si se pega.
  3. Cuando empiece a dorarse, incorporar salsa de tomate, un cucharón de caldo, los garbanzos y el alga con el agua de remojo. Dar un hervor y cocer a fuego suave quince minutos, con un pellizco de orégano y pimienta negra.
  4. Incorporar los guisantes a la cazuela, poner al punto de sal y dejar cocer tres minutos.
  5. Hacer el picadillo, diluir con un par de cucharadas de agua y echar sobre los garbanzos, dando unas vueltas a fuego medio.

Apuntes culinarios

Se trata de un plato de cuchara que admite cualquier ingrediente natural que se tenga en la despensa o en la nevera: otras hortalizas, setas, pescado y marisco, fideos de espelta, etc. La cantidad de salsa de tomate puede variar al gusto. También se puede reducir la cantidad de tomate y añadir pimienta roja dulce. Ojo con los garbanzos cocidos; no quieren fuego fuerte porque podrían ponerse duros.

El alga cochayuyo es muy diferente del resto de algas en su aspecto, volumen y textura, más carnosa, elástica y firme. No es de Galicia ni de Japón, sino de América del Sur. En quechua (lengua ancestral del norte de Chile y Perú) significa ‘hierba acuática’ y ha servido de alimento a las comunidades indígenas durante siglos. De hecho, se asemeja más a una seta que a un alga y no tiene un sabor de mar tan pronunciado como las otras. El tiempo de remojo es relativo, depende de varios factores: la época de recolección, etc. Un criterio fácil: los trozos más claros tienen una fibra menos dura que los trozos más oscuros y necesitan menos remojo. Combina muy bien con sopas, estofados, paellas.

Apuntes energéticos

El alga cochayuyo es depurativa, rica en nutrientes y de un sabor agradable. Combinada con garbanzos y verduras resulta un plato de proteína completa, reforzante y nutritivo, adecuado para todas las edades.

Los apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

El alga cochayuyo nutre y limpia el organismo al mismo tiempo, es curativa y preventiva, rica en yodo y fibra, y una buena fuente de vitaminas, minerales y oligoelementos. Por las propiedades terapéuticas que tiene se puede considerar una superalga.

Por su riqueza en yodo resulta conveniente en dietas de control de peso cuando es preciso acelerar el metabolismo y ayuda a prevenir el bocio y el hipotiroidismo. Gracias a su riqueza en fibra, ayuda a regular el colesterol y el estreñimiento. Tonifica el organismo y aleja el agotamiento. Se utiliza también en casos de acidez de estómago y gastritis, en trastornos hepáticos y alcoholismo, para fortalecer pelo, piel y uñas.

En el libro Tratamientos naturales al alcance de todos, Olga Cuevas y Lucía Redondo proponen una sopa de cochayuyo como remedio culinario para fluidificar mucosidades, gracias a la cistina que contiene, que se transforma en L-cisteína, aminoácido de alto poder fluidificante del moco.
Tradicionalmente se ha utilizado en los países de origen para regular la hipertensión, tal como cuenta el médico Pedro Ródenas en el libro Descubrir el cochayuyo.

Por razones burocráticas, en España no se permite comercializar el alga cochayuyo desde el 2010 como alimento, sino como fertilizante para jardinería doméstica. En la web de Brotasol están las razones.

Núria Coll
Núria Coll

Directora Soycomocomo.es, la Consulta nutricional de Soycomocomo.
Creadora del Cómo Como Festival

  @nurcoll   @nuriacoll