Croquetas de mijo a la cúrcuma

Una buena manera para empezar a introducir el mijo en nuestra dieta, un cereal muy energético, ideal para estimular el sistema digestivo y rico en magnesio y fósforo.

Inicio  ›  Receta de Montse Vallory 17 de septiembre 2014 por

valloryChef especializada en alimentación natural. Graduada en el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundada por Anne Marie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace y en el IFPS Roger de Llúria, en Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Croquetas de mijo a la cúrcuma

Para 6 personas

– Una variación más sana y natural de las croquetas de toda la vida.

– El mijo es un cereal muy rico en magnesio, un mineral esencial para fijar el calcio a los huesos.

– También es perfecto para mejorar el sistema digestivo.

– La cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias.

croqueta mijo

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

  • 1 vaso (250 ml) de mijo, lavado y escurrido
  • 3 vasos de agua
  • 2 cebollas medianas, a dados bien pequeños
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo
  • Pimienta negra recién molida
  • 1 puñado de avellanas tostadas, peladas y trinchadas
  • 2 cucharadas de sésamo ligeramente tostado y molido
  • Sal marina fina
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Poner dos cucharadas de aceite en una cazuela de fondo grueso y saltear la cebolla con un pellizco de sal. Dejar cocer 10 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que se empiece a dorar.
  2. Tostar el mijo en una sartén sin aceite, removiendo unos 3 minutos. No debe cambiar de color.
  3. Añadir el mijo a la cebolla con la cúrcuma, la pimienta, 3 vasos de agua y un par de pellizcos de sal. Remover, tapar y llevar a ebullición a fuego vivo. Dejar cocer, tapado y a fuego suave, unos 25 minutos.
  4. Apartar del fuego, añadir el sésamo y las avellanas y remover bien para ligar la masa. Dejar enfriar un poco.
  5. Coger cucharadas de masa y hacer croquetas con las manos húmedas o quenelles, con dos cucharas.
  6. Poner en una bandeja para horno sobre una hoja de papel vegetal y pincelar con aceite de coco o de oliva virgen extra. Dorar al horno caliente.

Apuntes culinarios

El mijo es un cereal seco y queda más amoroso cocinado con verduras, especialmente con un sofrito de cebolla. Cuando se enfría, queda más compacto y ligado, idóneo para hacer croquetas, hamburguesas, pasteles, o para rellenar verduras. Se puede presentar con una salsa.
Las croquetas de mijo de la foto están hechas con el molde “Gourmet mini madalenas concha” de silicona, de Lékué. El molde “Financiero” forma rectángulos y también es muy útil para hacer croquetas, ya que ahorra trabajo. Llenar un molde de silicona con cavidades y dejar enfriar antes de desmoldar.

Apuntes energéticos

El mijo es el cereal idóneo para el otoño y para reforzar el sistema digestivo. Es un grano que da mucha energía, por lo que es mejor para desayunar o comer y no para cenar.
Tostar el mijo antes de cocinarlo tiene un efecto alcalinizante, pero también se puede cocer sin tostar.

Los apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

El mijo es más que una alternativa a los cereales típicos; contiene muchos nutrientes esenciales. Es uno de los cereales más ricos en magnesio, mineral que ayuda a bajar la presión sanguínea, favorece la reducción del asma y la frecuencia de las jaquecas. También es rico en fósforo y lecitina, nutrientes importantes para el sistema nervioso; y en ácido silícico, necesario para conservar la piel, el pelo y las uñas en buen estado. Es un cereal muy digestivo que beneficia el bazo y el estómago, es muy recomendado para los diabéticos y, como no contiene gluten, es ideal para los celíacos.

PUBLICIDAD

portada  —  arriba

portada  —  arriba

Croquetas de mijo a la cúrcuma

Una buena manera para empezar a introducir el mijo en nuestra dieta, un cereal muy energético, ideal para estimular el sistema digestivo y rico en magnesio y fósforo.

Inicio  ›  Receta de Montse Vallory 17 de septiembre 2014 por

valloryChef especializada en alimentación natural. Graduada en el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundada por Anne Marie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace y en el IFPS Roger de Llúria, en Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Croquetas de mijo a la cúrcuma

Para 6 personas

– Una variación más sana y natural de las croquetas de toda la vida.

– El mijo es un cereal muy rico en magnesio, un mineral esencial para fijar el calcio a los huesos.

– También es perfecto para mejorar el sistema digestivo.

– La cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias.

croqueta mijo

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

  • 1 vaso (250 ml) de mijo, lavado y escurrido
  • 3 vasos de agua
  • 2 cebollas medianas, a dados bien pequeños
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo
  • Pimienta negra recién molida
  • 1 puñado de avellanas tostadas, peladas y trinchadas
  • 2 cucharadas de sésamo ligeramente tostado y molido
  • Sal marina fina
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Poner dos cucharadas de aceite en una cazuela de fondo grueso y saltear la cebolla con un pellizco de sal. Dejar cocer 10 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que se empiece a dorar.
  2. Tostar el mijo en una sartén sin aceite, removiendo unos 3 minutos. No debe cambiar de color.
  3. Añadir el mijo a la cebolla con la cúrcuma, la pimienta, 3 vasos de agua y un par de pellizcos de sal. Remover, tapar y llevar a ebullición a fuego vivo. Dejar cocer, tapado y a fuego suave, unos 25 minutos.
  4. Apartar del fuego, añadir el sésamo y las avellanas y remover bien para ligar la masa. Dejar enfriar un poco.
  5. Coger cucharadas de masa y hacer croquetas con las manos húmedas o quenelles, con dos cucharas.
  6. Poner en una bandeja para horno sobre una hoja de papel vegetal y pincelar con aceite de coco o de oliva virgen extra. Dorar al horno caliente.

Apuntes culinarios

El mijo es un cereal seco y queda más amoroso cocinado con verduras, especialmente con un sofrito de cebolla. Cuando se enfría, queda más compacto y ligado, idóneo para hacer croquetas, hamburguesas, pasteles, o para rellenar verduras. Se puede presentar con una salsa.
Las croquetas de mijo de la foto están hechas con el molde “Gourmet mini madalenas concha” de silicona, de Lékué. El molde “Financiero” forma rectángulos y también es muy útil para hacer croquetas, ya que ahorra trabajo. Llenar un molde de silicona con cavidades y dejar enfriar antes de desmoldar.

Apuntes energéticos

El mijo es el cereal idóneo para el otoño y para reforzar el sistema digestivo. Es un grano que da mucha energía, por lo que es mejor para desayunar o comer y no para cenar.
Tostar el mijo antes de cocinarlo tiene un efecto alcalinizante, pero también se puede cocer sin tostar.

Los apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

El mijo es más que una alternativa a los cereales típicos; contiene muchos nutrientes esenciales. Es uno de los cereales más ricos en magnesio, mineral que ayuda a bajar la presión sanguínea, favorece la reducción del asma y la frecuencia de las jaquecas. También es rico en fósforo y lecitina, nutrientes importantes para el sistema nervioso; y en ácido silícico, necesario para conservar la piel, el pelo y las uñas en buen estado. Es un cereal muy digestivo que beneficia el bazo y el estómago, es muy recomendado para los diabéticos y, como no contiene gluten, es ideal para los celíacos.

Núria Coll
Núria Coll

Directora Soycomocomo.es, la Consulta nutricional de Soycomocomo.
Creadora del Cómo Como Festival

  @nurcoll   @nuriacoll
PUBLICIDAD

portada  —  arriba