En una escala de uno a increíble, ¿cómo de bien os sentís cuando preparáis con antelación las comidas para llevar al trabajo? Y es que todos sabemos que las mañanas son caóticas, el tiempo vuela, de repente es mediodía y tenemos un hambre voraz y ¡tatatachán! tenemos un táper delicioso y nutritivo esperándonos. Y es que, con unos pequeños ajustes, podemos transformar nuestras cenas en exquisitos táperes que nos aporten los nutrientes que necesitamos para afrontar el resto de la tarde con energía.

Esto justamente es lo que ofrecemos en nuestro último curso virtual “De la cena al tupper, con el que queremos ayudar a organizar las cenas de una forma equilibrada y sabrosa, y enseñar a convertirlas en táperes de lujo para causar sensación en el trabajo. Las propuestas que ofrecemos son saludables, están elaboradas con ingredientes naturales, son fáciles de preparar y lo mejor es que están deliciosas. Os estaréis cuidando sin ni siquiera daros cuenta de ello.

Apúntate al curso

Cuando tenemos organización, un plan, no nos vamos a saltar ninguna comida; sabremos siempre que tenemos un plato excepcional esperándonos, una fuente de nutrientes siempre disponible para dar al cuerpo lo que necesita, ya sea descanso y relax o fuerza y energía.

La cena que os presento es una variante vegetariana del plato tradicional de la cocina china. Es muy sencilla, pero muy sabrosa, tanto que os transportará a la comida china a domicilio que veis en vuestras series favoritas, solo que mucho mejor: hecho en casa, más saludable y, sinceramente, mejor que la comida para llevar convencional.

  • Primero, sellar la coliflor.
  • Segundo, darle sabor añadiendo una salsa.
  • Y finalmente, poner en boles y enriquecer con guarniciones.

Sellar la coliflor antes de marinarla hace que se ablande y se abra, lo que crea una mayor superficie para que el marinado se pegue y se impregne. Si se marina en crudo, se quemará antes de que la coliflor esté tierna.

Y sí, la coliflor es buena, pero el verdadero secreto de esta receta se esconde en la salsa: una mezcla de sabores, dulce, salado y picante que la diferencia de las demás salsas. Y las nueces son esenciales: son el punto secreto, cargadas con omega-3, que dan un toque “carnívoro” a esta cena vegetariana.

Si queréis una cena más ligera, sugiero servir esta receta en “boles” de lechuga y completar con aguacate, anacardos y unas semillas de sésamo. Para una comida más completa y energética, servidla con quinua o arroz rojo. Este plato es ideal para llevar de táper porque la textura y los sabores se conservan genial.

La receta: Coliflor Kung Pao

Ingredientes:

  • 1 cabeza de coliflor, cortada en flores pequeñas
  • 1 zanahoria, cortada en juliana
  • 75 g de nueces picadas
  • 80 ml (1/3 de taza) de salsa tamari
  • 1 c.s. de miel
  • 1 diente de ajo
  • 1 trozo de jengibre, de 2 cm (o 1 c.p. de jengibre en polvo)
  • 2 c.s. de aceite de oliva virgen extra
  • 2 c.s. de vinagre de arroz o de manzana
  • 1 c.s. de maicena

Para servir

  • Hojas de lechuga
  • Anacardos
  • Aguacate, en dados
  • 200 g de quinua cocida o arroz integral

Elaboración:

  1. Primero, hay que lavar 100 g de quinua cruda con agua y escurrir. Poner en una olla con 200 ml de agua y tapar. Cuando hierva, bajar el fuego y cocer a fuego lento durante 15-18 minutos o hasta que el agua se absorba. Retirar del fuego y dejar reposar otros 5 minutos.
  2. Mientras tanto, preparar la salsa: combinar salsa tamari, miel, vinagre, ajo y jengibre picados y la guindilla desmenuzada. Agregar una cucharada de agua y la maicena, y batir hasta que se combinen y se obtenga una salsa homogénea.
  3. Retirar las hojas y cortar la coliflor en flores medianas. Recortar el extremo leñoso del tallo y guardar para hacer una crema o simplemente comer asado en otra ocasión, y cortar en trozos de 2 cm de grosor.
  4. Calentar 1 cucharada de aceite de oliva en un wok o sartén grande de hierro fundido a fuego medio alto. Sellar la coliflor, la zanahoria cortada en juliana y nueces, removiendo ocasionalmente, hasta que se dore y empiece a ablandarse, 4-5 minutos. Añadir la marinada mezclada y remover para que se impregne bien la coliflor con la salsa. Cocinar aproximadamente 3 minutos.
  5. Servir la coliflor sobre los “boles” de lechuga. Espolvorear con anacardos tostados, aguacate y ajos tiernos (o cebollino o cilantro). ¡Listos!

Para preparar el táper, una vez que la coliflor se ha enfriado, disponer en un recipiente junto con quinua, hojas verdes, un aguacate cortado en láminas con unas gotas de limón para que no se oxide, unos anacardos tostados y semillas de sésamo.

Apúntate al curso

María Llamas
María Llamas

Coach nutricional y de salud integrativa y Chef profesional. Licenciada en ADE, Artes Culinarias y estudiante de dietética. Divulgadora de cocina y vida saludable.

  @healthyforkful   @healthyforkful