No sé a vosotros, pero para mí siempre ha sido un poco traumático el tema de la fiambrera que mis hijos se llevan al cole para el desayuno. Me niego a ponerles galletas o bollería y, por otro lado, tengo la mala suerte de que no aceptan con demasiada alegría la fruta y los frutos secos –siempre se los ofrezco, pero muchas veces vuelven tal cual.

desayuno saludable

La fiambrera del cole tiene que ser, por un lado, fácil de preparar –necesito opciones que no impliquen demasiado tiempo en la cocina– y, por descontado, saludable. A continuación, os cuento algunos de los desayunos que suelo poner en la fiambrera de mis hijos, a ver si os sirven de inspiración para las vuestras. Son recetas que algunos ya conoceréis porque están incluidas en Meriendas sanas, el pequeño recetario que Gina Estapé y yo hicimos para EtsNen 3, o en el libro electrónico Fiestas infantiles, también de Gina y mío. Abajo, en los comentarios, podéis compartir también vuestras mejores opciones y, así, en comunidad, ¡enriqueceremos nuestros recetarios infantiles!

Blinis con crema de cacao

El blini es una especie de crep gruesa, como una tortita, que se puede rellenar o comer sola. La versión que os propongo es bastante neutra, pero si no queréis o no os gusta la crema de cacao para rellenarlos, también pueden prepararse con un poco de plátano y canela y tomar tal cual.

Si hacéis los blinis y la crema de cacao, lo más práctico es usar dos blinis como tapas y en el medio untar la crema. Parecido a los alfajores argentinos.

Tanto los blinis como la crema de cacao duran dos o tres días en la nevera (guardadlos en envases herméticos, eso sí).

Blinis de avena

Ingredientes (para unos 26 aproximadamente):

  • 80g (1 taza) de copos de avena
  • 180 ml (¾ tazas) de bebida vegetal baja en azúcares
  • 1 huevo mediano

Elaboración:

  1. Calentar una sartén a fuego medio
  2. Poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora y triturar hasta que quede todo bien integrado en una masa semilíquida. Queda mejor si primero trituráis los copos de avena y luego el resto.
  3. Verter una cucharada de masa en la sartén para formar un blini de nos 5 cm de diámetro, y hacer tantos como quepan en la sartén. Dejar que se hinche un poco la masa y girar.
  4. Retirar del fuego y repetir el procedimiento hasta que se acabe la masa.

Crema de cacao

Esta receta es una auténtica y deliciosa “nocilla” sana.

Ingredientes:

  • 140 g de avellanas ligeramente tostadas
  • 3 dátiles Medjool sin hueso
  • 70 ml de bebida de avellanas (u otra, si no tenéis de avellanas) baja en azúcares
  • 1 c.p. de esencia de vainilla
  • 1 c.s. de cacao puro en polvo

Elaboración:

  1. Retirar la piel de las avellanas (todo lo que se pueda)
  2. Triturar las avellanas hasta conseguir una consistencia de crema para untar
  3. Añadir el cacao, la vainilla y la bebida de avellanas y seguir triturando
  4. Añadir los dátiles y triturar hasta que quede todo bien integrado

Bolitas energéticas de limón

Son geniales para preparar y reservar en la nevera (aguantan unos cuantos días). Los niños, con comer un par o tres ya suelen tener suficiente, porque son densas.

Ingredientes (para unas 18 bolitas, aproximadamente):

  • 150 g de almendras peladas
  • 50 g de coco rallado
  • 1 c.s. de aceite de coco
  • Ralladura de 1 limón
  • Zumo de limón
  • 4 dátiles Medjool sin hueso

Elaboración:

  1. Poner todos los ingredientes excepto los dátiles en la batidora y triturar hasta que quede todo bien integrado.
  2. Añadir los dátiles y seguir triturando.
  3. Hacer bolitas de 2 o 3 cm de diámetro con las manos húmedas.
  4. Rebozar las bolitas con coco rallado.
  5. Reservar en la nevera.

Frutos secos bañados

frutos secos bañados

Esta es de las opciones más fáciles y agradecidas de todas. Mejor para el invierno, para evitar que se derrita el chocolate.

Ingredientes:

  • 1 puñado (20 g aproximadamente) de almendras, avellanas, nueces o el fruto seco que vuestros hijos prefieran.
  • 20 g de chocolate del 80% o más.

Elaboración:

  1. Colocar el chocolate en un bol y deshacer a baño maría.
  2. Retirar del fuego y añadir los frutos secos. Con una cuchara, remover bien para que los frutos secos se impregnen de chocolate.
  3. Retirar los frutos secos y colocarlos sobre una superficie antiadherente hasta que se enfríe el chocolate.

Pan de plátano

Soy fan de esta receta, que gusta tanto a grandes como a pequeños. Es de Gina y os la cuento a continuación. Y, muy importante, se puede cortar en rodajas y congelar. Solo hace falta sacar las rebanadas un ratito antes de consumirlas.

Ingredientes:

  • 250 g de harina de almendras (que es lo mismo que decir 250 g de almendras trituradas)
  • 3 plátanos maduros
  • 2 huevos
  • Canela al gusto
  • 1 c.p. de bicarbonato
  • 1 c.p. de vinagre de manzana
  • Opcional: nueces troceadas, pasas o pepitas de chocolate.

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 180 ºC.
  2. Triturar todos los ingredientes –excepto los opcionales– hasta conseguir una masa homogénea.
  3. Añadir los ingredientes opcionales y mezclar con la masa.
  4. Untar un molde rectangular con un poco de aceite de coco virgen y verter la masa. Hornear unos 40-45 minutos. Retirar del horno y dejar enfriar un poco antes de reservar.

Palitos de zanahoria con hummus

Ya sé que no es la propuesta más original, pero la comparto porque a veces apetece algo salado y esta idea es bastante fácil de transportar y muy nutritiva. A mis niños les encanta y lo que sobra del hummus casi siempre queda para el aperitivo o la cena.

Las zanahorias se cortan en palitos y el hummus se prepara en dos minutos, como os explico a continuación.

Hummus

Ingredientes:

  • 2 tazas de garbanzos cocidos
  • 4 c.s. de aceite de oliva virgen
  • 1 c.s. de tahina
  • ½ c.p. de comino en polvo (opcional)
  • Zumo de 1 limón
  • Sal marina a gusto

Elaboración:

Triturar todos los ingredientes hasta que quede una textura homogénea.

 

Quisiera hacer un último apunte necesario. Para mí, la alternativa más natural, nutritiva y rápida es siempre una pieza de fruta de temporada, acompañada de un puñado de frutos secos (almendras, nueces, avellanas…). Como os contaba, en mi casa no es lo más fácil de ofrecer y por eso me he tenido que buscar la vida, pero si en las vuestras se acepta bien, ¡ni lo dudéis! Allí hay energía y nutrición de sobra. Eso sí, no debemos confundir la pieza de fruta con los zumos envasados, que son una opción mucho menos interesante, ya que llevan mucho azúcar y casi siempre reciben tratamientos térmicos que destruyen sus vitaminas.

También son buenas opciones un poco de tortilla del día anterior, unas aceitunas, un huevo duro, un bocadillo con un buen pan y jamón o paté vegetal.

El desayuno que hacen los niños a media mañana es un momento de recarga energética importante, ya que para ellos el cole supone un esfuerzo físico y mental. Es clave escoger alimentos que les den energía estable y a la vez nutran sus cerebros.

Ánimo, que este es un trabajo de hormigas, pero que vale mucho la pena. Y, de nuevo, si tenéis alguna receta para compartir, no dudéis en escribirla en los comentarios.

Pilar Rodrigáñez

Dietista

    @pilarrodriganez
Pilar Rodrigáñez

Ahora puedes pedir cita con
Pilar Rodrigáñez en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico