Cuando organizamos cenas con amigos o familiares, es muy habitual que acabemos preparando algo de picoteo. De alguna forma, nos permite repartir las tareas para que cada uno lleve un plato y, así, toda la carga no recae sobre el anfitrión. Además, también hace posible degustar diferentes tipos de platos y comer lo que más nos guste.

9 recetas de aperitivos sanos

El problema es que, a menudo, a la hora de preparar una cena de picoteo se suelen incluir alimentos poco saludables: embutidos, patatas chips, foie-gras, pizzas procesadas… Por lo tanto, la cena se acaba convirtiendo en una comida no muy sana. Y aún lo es menos si, para beber, se sirve alcohol y refrescos y, de postre, hay dulces llenos de azúcar.

No obstante, ¡Hacer una cena festiva, fácil y sana a partir de alimentos saludables es posible!

1. Gazpacho de frutas

Ahora que llega el calor, ¡una sopa refrescante como el gazpacho siempre apetece!

El más habitual es el clásico, pero una opción curiosa para sorprender a los invitados es prepararlo con fruta: fresas, sandía, melón, melocotón o nectarina. La receta es la misma; lo único que hay que ajustar es la cantidad de tomate. Si para hacer un gazpacho clásico utilizáis un kilo de tomates, para hacer uno con fruta debéis mezclar 600 g de tomate y 300 g de la fruta elegida. ¡Quedan riquísimos!

Podéis servirlo en vasitos individuales o ponerlo en una jarra para que cada uno se sirva cuando le apetezca.

Si no tenéis tiempo de prepararlo y lo compráis hecho, fijaros muy bien en los ingredientes. Debe contener hortalizas, aceite de oliva virgen extra, sal y poco más. Evitad gazpachos con azúcares añadidos, pan o preparados con aceites vegetales.

2. Patés vegetales

¡Los patés vegetales siempre son un éxito asegurado! Lo mejor es hacer dos o tres diferentes y acompañarlos con pan integral de buena calidad o tiras de vegetales crudos para mojar.

Además de ser prácticos y fáciles de preparar, son una buena estrategia para incluir verduras y hortalizas y otros ingredientes saludables –como legumbres, frutos secos y semillas– ricos en proteína vegetal y grasas saludables.

El guacamole y el hummus son los más clásicos y no fallan nunca, pero hay otros más curiosos, como el muhammara –con pimiento rojo asado y nueces– o el mutabal –con berenjena.

Además, si tenéis que comprarlos hechos por falta de tiempo, debéis saber que hay opciones de buena calidad. Os aconsejamos la nueva gama de El Huerto de La Piara, una selección muy cuidada de patés 100% vegetales, certificados por la Unión Vegetariana Española como producto vegano y elaborados con ingredientes naturales sin ningún tipo de aditivo, gluten ni lactosa y presentados en frasco de vidrio. Un buen producto elaborado que os puede solucionar más de un imprevisto.

3. Tortilla de patatas o de verduras

Las tortillas gustan siempre a todo el mundo y son un buen recurso cuando preparamos cenas para compartir porque son fáciles de dividir.

Podemos preparar la clásica de patatas y cebolla o apostar por tortillas de verduras como puerro y calabacín, berenjena, espinacas a la catalana o cebolla y champiñones. ¡La tortilla de boniato también queda muy rica!

4. Ensaladas creativas

La primavera es el momento ideal para comer más vegetales crudos y las ensaladas son una manera rápida y fácil de hacerlo. Además, pueden resultar muy refrescantes y también son fáciles de compartir. Solo tenéis que preparar una en un bol grande ¡y listo!

Hay muchas posibilidades a la hora de hacer ensaladas, y todas, muy diferentes. Puede ser verde o con fruta, con cereales integrales como arroz o quinoa, con legumbres, con frutos secos, con pescado azul o marisco, con pollo ecológico o con queso de cabra. Además, como aderezo, podéis aliñarlas con vinagretas y salsas sabrosas.

Os proponemos algunos ejemplos:

  • Ensalada de espinacas, rúcula, tomates cherry, mango, aguacate, caballa en conserva y almendras troceadas con vinagreta de mango.
  • Ensalada de lechuga, zanahoria rallada, remolacha rallada, dados de manzana, queso de cabra y nueces troceadas con aceite de oliva virgen extra.
  • Ensalada de canónigos, rúcula, quinoa, apio, pepino, aceitunas verdes, zanahoria rallada con salsa pesto.
  • Ensalada de lechuga, garbanzos, tomate, pimiento rojo, aguacate, brócoli escaldado 4 minutos, semillas de calabaza y vinagreta de tahina y limón.

5. Huevos rellenos con crema de aguacate

¡Os proponemos una elaboración fácil, vistosa y creativa! Solo hay que cocer huevos duros (idealmente 1 para cada comensal), dejar enfriar y pelar.

Cortar por la mitad de manera vertical y quitar las yemas cocidas. Poner las yemas en un bote y añadir 1 aguacate, 30 ml de aceite de oliva virgen extra, unas gotitas de zumo de limón y una cucharadita de sal. Batir bien con la batidora. Finalmente, rellenar los huevos con la crema de aguacate y servir.

Lo ideal es rellenarlos justo antes de servir, para evitar que el aguacate se oxide.

6. Patatas bravas al horno con salsa pesto

Para sustituir las patatas chips, podéis servir patatas bravas caseras. Para hacerlas, hay que pelar las patatas, cortar en trozos medianos (tamaño de brava) y cocinar al horno a 180 ºC, bien untadas con aceite de oliva virgen extra, con una pizca de sal y especias al gusto, como pimienta negra o tomillo.

Sabréis que están cocidas cuando, al pincharlas con un cuchillo, estén blandas.

Podéis acompañar estas patatas bravas saludables con salsa pesto. ¡Delicioso!

9 recetas de aperitivos sanos

7. Aceitunas y verduras envinagradas

Las aceitunas son otro clásico de los picoteos ¡y son muy saludables! Eso sí, tenéis que elegirlas sin relleno y que sean lo más naturales posible.

Otra opción saludable para acompañar las aceitunas son los encurtidos, como las cebollitas o los pepinillos, por ejemplo.

8. Boquerones y anchoas

El pescado azul aporta proteína de alto valor biológico, minerales como hierro, calcio o potasio, vitaminas liposolubles (A, D y E) y grasas de buena calidad, entre las que destaca el omega-3, un ácido graso con propiedades antiinflamatorias.

Las tapas de boquerones y anchoas que muchas veces encontramos en los bares y restaurantes también pueden ser una muy buena elección a la hora de confeccionar un picoteo en casa. Además, ¡no os llevará nada de trabajo! Solo hay que abrir las conservas y servir. Ahora bien, tenéis que elegirlas de buena calidad y con aceite de oliva virgen extra.

9. Pinchos de melón con jamón

¡Imprescindibles cuando llega la temporada de melón! Esta fruta tan refrescante ayuda a combatir el calor y a hidratarse.

Una manera fácil y divertida de servir esta receta es en forma de brocheta. Solo tenéis que cortar el melón en trozos medianos y clavarlos en un pincho de madera con un corte de jamón ibérico. ¡Fácil y delicioso!