Cada cosa a su tiempo y los higos en agosto, dice el dicho que subraya la temporada óptima de esta fruta veraniega, muy dulce, bien perfumada y de textura carnosa, el higo. Tanto por el nombre como por la forma se le han atribuido desde la antigüedad unas connotaciones sexuales que lo han vinculado con la fertilidad y la feminidad. Descubrimos los secretos nutricionales que lo hacen merecedor de esta fama y de otras.

Propiedades y beneficios para la salud de los higos

El higo ha formado parte de la dieta habitual en la zona mediterránea desde hace mucho tiempo. Ya en las pirámides de Giza (4.000 – 5.000 años a.C.) aparece representada la recolección de esta fruta. Para la cultura griega clásica, era un alimento simbólico: se consagraba a Dionisio, el dios de la renovación, y cuando se fundaba una ciudad se plantaba una higuera entre el ágora y el foro para señalar el lugar de reunión. Era la comida predilecta de Platón, que la llamó la fruta de los filósofos. El pueblo bereber la considera un símbolo de fecundidad y resurrección.

Las principales propiedades nutricionales del higo

El higo es una de las frutas más dulces y, por tanto, más ricas en azúcares (principalmente en forma de sacarosa, que a su vez está formada por la unión de la glucosa más fructosa) y nos aporta 74 kcal por 100 g de fruta fresca que aumentan hasta las 250 kcal en el caso del higo seco.

Vitaminas

  • Vitamina C. La encontramos en el higo fresco a razón de 3,5 mg por 100 g de fruta. Esta vitamina es esencial para el buen funcionamiento del organismo porque interviene en muchas reacciones metabólicas. Por otra parte, como se elimina por la orina (es soluble en agua) conviene ingerir diariamente alimentos que la contengan especialmente en la época de más sudoración, como en verano; por tanto, una razón más para disfrutar de la fruta fresca en plena temporada.
  • Vitaminas del grupo B. También la encontramos en la fruta fresca. Especialmente contiene vitamina B9, que interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en el cierre del tubo neural del feto.

Minerales

  • Potasio. Es un mineral imprescindible para la transmisión y generación del impulso nervioso y la actividad muscular normal, y evita los calambres en las extremidades. Además, interviene en el equilibrio del agua dentro y fuera de la célula.
  • Calcio. Ees el mineral más abundante del cuerpo. Su función principal es la de ayudar a construir y a mantener huesos y dientes, al tiempo que interviene en los procesos de coagulación sanguínea.
  • Magnesio: se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, y además forma parte de los huesos y los dientes, mejora la inmunidad y posee un efecto laxante suave.

Diferencias nutricionales entre el higo fresco y el seco

Así, el higo fresco es rica en vitaminas hidrosolubles (vitamina C y vitaminas del grupo B), mientras que los higos secos casi no tiene porque se eliminan cuando se seca, pero en cambio concentra los minerales como el calcio (144 mg de calcio por 100 g de fruta en el caso del higo seco, por solo 35 mg en el caso del fresco).

Receta de cuscús de coliflor crujiente e higos

Receta de cuscús de coliflor crujiente e higos

Los 3 principales beneficios para la salud de los higos

1. Mejora y previene el estreñimiento.

Como es muy rico en fibra soluble e insoluble se ha convertido en uno de los remedios tradicionales para el problema del estreñimiento.

Truco para potenciar el poder el efecto antiestreñimiento

  • Cocer tres higos maduros en agua durante un cuarto de hora
  • Dejar reposar
  • Beberse el líquido y comerse los higos al día siguiente en ayunas.
  • Suaviza la mucosa gástrica e impide la reabsorción del colesterol.

El higo contiene unas sustancias emolientes de la mucosa gastrointestinal que ayudan a protegerla y a mantenerla hidratada.

También tiene fibra soluble que forma una especie de gel viscoso que retiene el colesterol eliminado por el hígado y que da la impresión de que podría ayudar a evacuarlo por las heces. Además, contiene una sustancia (el benzaldehído) que parece que tiene propiedades anticancerígenas.

2. Ayuda en caso de osteoporosis o anemia

Se recomienda la ingesta de higos, especialmente secos, porque contienen mucho calcio: 4 higos secos aportan 168 mg de calcio (es decir, casi la misma cantidad que un vaso de leche entera, que contiene unos 200 mg).

También tiene un contenido en hierro elevado: 4,2 mg de hierro por 100 g de higos secos (como referencia, las lentejas contienen 9 mg por cada 100 g).

3. Fruta con fama de afrodisíaca

En la tradición mediterránea, el higo es una de las más citadas también, hasta el punto de que su nombre se ha convertido en un eufemismo para citar al sexo femenino. Es también un símbolo de fertilidad por las numerosas semillas que tiene dentro.

Precauciones en el consumo de higos

  • Contraindicado en caso de herpes: De acuerdo con lo que nos señala el Doctor Pérez-Calvo en su libro Nutrición energética y salud, el higo es quizás la fruta más herpética entre las frutas autóctonas de nuestro país.
  • Contraindicado en caso de candidiasis: La autora Loto Perrella del libro Candidiasis. Verdades y mentiras de una enfermedad, desaconseja consumir higos si se tiene esta enfermedad, ya que contiene mucho azúcar, cosa que favorece la proliferación de la infección fúngica.

Cambios vitales según la medicina tradicional china del higo

El higo es una fruta de naturaleza térmica neutral y sabor dulce que influye en el estómago y en el sistema bazo-páncreas, humedece los pulmones y el intestino grueso (estreñimiento y hemorroides).

Tiene acción desintoxicante y se utiliza para las descargas (o secreciones) de la piel como los forúnculos. El higo es un alimento alcalinizante, equilibra las condiciones ácidas que resultan de la dieta rica en carnes y alimentos refinados.

Receta de cuscús de coliflor crujiente e higos

Receta de cuscús de coliflor crujiente e higos

Cómo recoger los higos y preparar los higos secos

El higo se puede consumir fresco durante su corta temporada (agosto y septiembre) o bien seco, especialmente durante el invierno.

Para saber si un higo fresco se encuentra en su punto óptimo de maduración, debe ser un poco blando y, si lo ha elegido un pájaro antes que vosotros, es que era el mejor de la higuera. Si lo recogéis vosotros mismo del árbol conviene tomar precauciones para evitar el contacto del látex que desprende con la piel, ya que contiene unas sustancias llamadas furocomarinas que son altamente irritantes.

Los higos secos se obtienen dejando los frescos aplastados con la mano sobre el secadero ligeramente decantado durante los días de buen tiempo de final de verano (los higos de septiembre). Se ponen al sol desde la mañana hasta mediodía y a partir de las seis de la tarde y se recogen por la noche y siempre que la lluvia amenace con aparecer.

Máscara facial y peeling de higo

A parte de consumirlo fresco y seco podemos utilizar los higos para hacer una máscara facial reafirmante.

  • Mezclaremos la pulpa de un higo negro con unas gotas de limón.
  • Lo aplicamos sobre la cara haciendo un masaje suave de arrastre con las semillas (un peeling)
  • Dejamos que actúe durante treinta minutos, tras los cuales retiraremos la máscara con agua fría abundante.

Higos de cultivo ecológico, cercano y de temporada

El higo fresco tiene una temporada corta, de agosto a septiembre, que conviene aprovechar.

Las mejores recetas con higos

Os dejamos las mejores recetas con higos:

Resumen

El higo fresco es un regalo que nos hace la naturaleza durante el mes de agosto y que conviene aprovechar porque contiene muchas vitaminas, minerales, azúcares y fibra. Durante el resto del año, podemos degustar el higo seco, que concentra los minerales y que es fuente destacable de calcio.

Montse Reus
Montse Reus

Dietista y Ambientóloga

    @montsereusdietista