ets-lo-que-menges148360-e1474310701791

Foto: Becky Lawton

Hola, familia Soycomocomo! Estoy muy feliz de incorporarme a esta casa y de la confianza que habéis depositado en mí. Deseo que os gusten mis propuestas, que tan bien sabe fotografiar Becky Lawton.

Septiembre es quizás mi mes favorito: la temperatura es ideal, hay menos gente por los sitios y se percibe un cambio en el ambiente. Aunque el calendario nos diga que el 21 empieza el otoño, me gusta pensar en una quinta estación como la que tendríamos según la visión de los cinco elementos: otoño, invierno, primavera, verano y… el fin del verano, que es ahora.

En la naturaleza también hay alimentos que nos ofrecen algo diferente. ¡Es tiempo de higos! Y también de uva y de pera limonera, que me encanta. Aunque yo he elegido higos para esta receta, podéis usar la fruta que queráis.

Es muy sencillo de preparar, muy nutritivo, saciante, delicioso y, además, se prepara la noche antes. Es decir, ya no hay excusas de falta de tiempo para no desayunar sano.

Si tomáis el zumo con limón en ayunas –que yo aconsejo, si no tenéis problemas con el limón–, lo tomáis como siempre y, después, si tenéis hambre desayunad esto, que aporta hidratación, carbohidratos de índice glucémico bajo, un poco de proteína, un poco de omega-3, fibra, enzimas, vitaminas y minerales. Y no tiene gluten. Más completo imposible.

Con esta base, podéis hacer los cambios que queráis: fruta y semillas o frutos secos diferentes.
Además, si tenéis problemas de estreñimiento, este desayuno os será de gran ayuda.
¡Aquí tenéis la receta!

Qué desayuno

La receta

Para 1 ración necesitamos:

  • 6-7 cucharadas de copos de mijo, de trigo sarraceno o de quinoa
  • 2/3 de vaso de leche vegetal (la que más os guste)
  • 1 cucharada de semillas de chía
  • 1 cucharada rasa de proteína de cáñamo
  • 1 cucharada de sirope de arce, azúcar de coco o algún endulzante similar
  • 1 pellizco de sal marina o del Himalaya
  • 2-3 higos

Preparación:

  1. Pelar los higos y trocear. Si son orgánicos y os gustan con piel, ¡ningún problema!
  2. Meter los copos de mijo (o los que sean) en un bote y añadir las semillas de chía, la proteína de cáñamo y la sal. Mezclar bien.
  3. Añadir la cucharada de sirope y los higos troceados, volver a mezclar todo y tapar.
  4. Dejar en la nevera durante toda la noche.
  5. Al día siguiente abrir el bote….y ¡a desayunar! (Es recomendable dejar que coja un poco de temperatura antes de comer.)

Adriana Ortemberg
Adriana Ortemberg

Naturópata, escritora de libros de alimentación y vida saludable e instructora de cocina vegetariana

    @adriana_ortemberg