La celiaquía es una enfermedad inflamatoria de origen auto-inmune debida a una intolerancia crónica del intestino al gluten. A diferencia de la intolerancia al gluten, la celiaquía necesita unas pruebas médicas positivas de confirmación.

Los síntomas más comunes son digestiones lentas y pesadas, molestias intestinales, náuseas, diarreas alternadas a periodos de estreñimiento, vómitos, cansancio y pérdida de peso.

Tratamiento

  • Eliminar el gluten de la dieta (trigo, espelta, cebada, salvado, avena, kamut, seitan, cuscús y bulgur), ocasionando una reducción de la inflamación y previenendo un daño mayor