pans

Pero, ¿cuáles son las razones principales que hacen que muchas personas pierdan peso cuando eliminan el gluten de su dieta?

  • De entrada, una dieta sin gluten es descorazonadora y restrictiva, y es posible que nos aburramos de comer siempre lo mismo.
  • Muchos alimentos altos en calorías ‘vacías’ (aperitivos, galletas, bollería, pasteles…) quedan eliminados del menú.
  • Muchos alimentos básicos como el pan, los cereales y las pastas tampoco se pueden comer.
  • Los alimentos frescos, bajos en calorías (y naturalmente sin gluten) como frutas y verduras son opciones baratas y fáciles.

En definitiva, si de entrada ya debemos descartar muchas opciones poco saludables y, además, las sustituimos por más fruta y verdura tenemos bastantes números para bajar un poco de peso. Pero cada persona es diferente y, como decíamos, parece que no todo el mundo pierde peso. Las razones que explican este posible aumento de peso son bastante simples:

  1. Una digestión más eficiente: En las personas diagnosticadas de enfermedad celíaca, el gluten malogra la capacidad de los intestinos para absorber nutrientes. Una vez el tubo digestivo está libre de gluten, puede trabajar con más eficacia y empieza a absorber mucho mejor los nutrientes.
  2. Recuperar el hambre: Las personas celíacas o con sensibilidad al gluten muchas veces pierden el apetito porque se convierten en enfermos crónicos. Una vez diagnosticados, cuando empiezan una dieta sin gluten vuelven a comer con más hambre y puede ser que coman más cantidad.
  3. Más alimentos sin gluten procesados: El mercado de productos sin gluten se ha disparado en los últimos años. Eso ha hecho que, tanto en tiendas de dietética como en muchos supermercados, podamos encontrar la versión sin gluten de muchos de los alimentos procesados disponibles para el público en general (galletas, bollería, panecillos, etc.). Por un lado, como son productos más industrializados, también llevan más grasas, azúcares y otros ingredientes poco saludables. Por otro, a los productos envasados a los que se ha eliminado el gluten, como tienen una textura diferente, se les añade más sal, azúcar y grasas para compensar esta diferencia y hacerlos más agradables al paladar.

Además, en grandes cadenas de supermercados actualmente es frecuente encontrar productos que tradicionalmente no llevan trigo (como chocolate, o patatas fritas, entre muchos otros), y que ahora también incluyen en su presentación la expresión “sin gluten”.

Eso demuestra que los productos que llevan la etiqueta “sin gluten” no son necesariamente una opción saludable (para quien no debe hacer, por prescripción médica, una dieta sin gluten).

Y vosotros, ¿coméis sin gluten? ¿Cuál es vuestra experiencia?

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMeritxell Costejà

 

 

Fuentes:

https://celiac.org/celiac-disease/

https://celiac.org/provider/daniel-leffler-md-ms/