Somos mucha gente la que comemos en el trabajo cada día y la tendencia de las fiambreras no para de crecer porque nos permite ahorrar dinero y comer más sano, ya que evitamos caer en la tentación de comprar comida precocinada de cualquier supermercado.

Eso sí, cuando preparamos la fiambrera en casa, ¡no podemos poner cualquier cosa dentro! Para que sea saludable tenemos que seguir una serie de directrices.

¿Qué debe contener una fiambrera saludable?

La fiambrera, al fin y al cabo, no deja de ser un plato y, por tanto, lo ideal es imaginarlo con las mismas proporciones que el plato saludable de Harvard.

La base de la alimentación deben ser las verduras y, por ello, el 50% del plato debe estar compuesto por verduras y/o hortalizas: en forma de ensalada, a la plancha, al horno, al vapor… ¡como más os guste! Lo importante es que estén. Una idea práctica es aprovechar verduras que hayan sobrado de la cena anterior. De hecho, cuando cocinamos por la noche, podemos hacer más cantidad para poder reservar para la fiambrera del día siguiente.

Si algún día no os sobran o no tenéis tiempo de cocinar verduras, siempre podéis optar por preparaciones rápidas y saludables:

  • Ensaladas, donde solo hay que mezclar brotes verdes o lechuga con otras hortalizas que tengáis en la nevera.
  • Cremas de verduras listas para consumir. Hoy en día, en los supermercados ecológicos o herbolarios hay botes de cristal con cremas de verduras naturales que nos pueden salvar una comida cuando no tenemos tiempo de cocinar.
  • Verduras cocidas de El Huerto de La Piara. Recetas listas para consumir que nos permiten incluir más vegetales en la alimentación de forma fácil, rápida y saludable, ya que no contienen conservantes, colorantes ni otros aditivos. Las hay de calabacín, alcachofa, espárragos verdes, berenjena y ajos tiernos y pimiento rojo, pimiento amarillo y cebolla. Cuando no tenemos tiempo para cocinar, podemos mezclar estas recetas de verduras con otros alimentos y crear platos deliciosos.

Para completar el 50% de verduras de la fiambrera, podemos combinar el plato con proteína de calidad, ya sea vegetal o animal, y/o hidratos de carbono complejos, provenientes de cereales integrales o tubérculos. Además, siempre es interesante añadir alguna fuente de grasas saludables, ya sea aderezando con aceite de oliva virgen extra, con un poco de aguacate o un puñado de semillas o frutos secos.

5 ejemplos de fiambreras saludables

Os proponemos algunas ideas que os pueden servir para preparar fiambreras sanas y deliciosas:

  • Ensalada verde con tortilla rellena de verduras (podéis aprovechar la receta de calabacín, alcachofa, espárragos, berenjena y ajos tiernos de El Huerto de La Piara).
  • Ensalada de hortalizas con quinoa y lentejas.
  • Garbanzos con hojas de espinaca, aguacate, boniato al horno y la receta de pimiento rojo, pimiento amarillo y cebolla de El Huerto de La Piara.
  • Arroz integral con la receta de calabacín, alcachofa, espárragos, berenjena y ajos tiernos de El Huerto de La Piara, rúcula, huevo duro y pesto.
  • Crema de verduras y merluza al horno con patata enfriada y pimiento rojo asado.