Desde un punto de vista convencional se entiende por infertilidad como la incapacidad de una pareja de lograr un embarazo, después 12 meses de vida sexual, sin utilizar métodos anticonceptivos.

En general se asume que la infertilidad total es poco frecuente, en cambio muchos problemas de infertilidad son estados que se pueden tratar evaluando en cada caso la problemática del individuo.