Brocheta de polenta con anchoa y pimiento

Un aperitivo saludable, perfecto para una fiesta. Aguanta muy bien en la nevera, los podéis preparar mucho antes.

Inicio  ›  Receta de Montse Vallory 3 de septiembre 2014 por

valloryChef especializada en alimentación natural. Graduada en el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundada por Anne Marie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace y en el IFPS Roger de Llúria, en Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Brocheta de polenta con anchoa y pimiento

Para 6 personas

– Una combinación perfecta entre la dulzura de la polenta y el gusto salado de la anchoa.

– Ideal para fiestas, ya que se puede preparar antes y se conserva muy bien en la nevera.

– La polenta es un cereal muy digestivo, rico en magnesio, calcio y potasio, vitamina A, carotenoides y ácido fólico.

PauEsculies-brochetadepolenta1

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

Para la base de polenta

  • 1 vaso de polenta
  • 4 vasos (1 litro) de agua
  • 2 pellizcos de sal marina
  • 1 pellizco de pimienta negra recién molida
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Para la brocheta

  • Anchoas confitadas en aceite de oliva virgen extra cortadas por la mitad
  • Pimiento asado pelado y cortado a daditos
  • Pepinillos en vinagre natural a rodajas no muy finas

Elaboración

  1. Hervir 3 vasos de agua y salpimentar. Cortar la ebullición con el cuarto vaso de agua y añadir la polenta poco a poco, en forma de lluvia; batir constantemente con varitas para evitar que se formen grumos.
  2. Remover a fuego lenta hasta que la sémola esté cocida y la consistencia sea espesa –el tiempo de cocción dependerá del tipo de polenta.
  3. Apartar del fuego y mezclar la masa con el aceite.
  4. Llenar moldes de silicona con cavidades de la forma deseada y dejar enfriar antes de desmoldar.

Presentación

Montar las brochetas con la polenta, una rodaja de pepinillo, un dado de pimiento y media anchoa, tal como se ve en la foto.

Apuntes culinarios

La base de polenta de la foto está hecha con el molde de silicona “Gourmet mini semiesfera” de Lékué. La silicona de platino es un material estable y seguro.

Las bases, sin embargo, también se pueden hacer sin molde: solo hay que extender una capa fina de masa de 1 o 2 cm sobre una bandeja plana humedecida previamente y dejar enfriar. Hacer dados con un cuchillo húmedo o con un cortapastas de la forma deseada. Conservar la polenta cocida en la nevera y calentar en la sartén con unas cuantas gotas de aceite o bien al horno caliente, pincelada con aceite.

Se puede perfumar la polenta con el aceite de las anchoas.

Hay que procurar eliminar toda la piel carbonizada del pimiento asado. Si fuese preciso, se puede lavar bajo el grifo. Para simplificar, se pueden usar pimientos en conserva natural.

Apuntes energéticos

La polenta es el cereal más dulce y de efecto más refrescante, y combina muy bien con platos fuertes de proteína, especialmente de pescado. En esta brocheta, el sabor suave de la polenta permite saborear la anchoa.

Esta receta es ideal para fiestas, ya que la base de polenta se conserva bien en la nevera 3 o 4 días, y, por otro lado, en celebraciones donde se sirve alcohol, la brocheta de anchoa ayuda a mantener el equilibrio energético del cuerpo, ya que es una proteína salada y fuerte que compensa el efecto expansivo y debilitante del alcohol.

El pimiento es una solanácea que, si no se consume con ingredientes ricos en minerales, puede desmineralizarnos. En esta receta queda compensado con la anchoa salada.

Los apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

La conserva de anchoas en salmuera es una buena fuente de ácidos grasos esenciales omega-3, que debemos conseguir a través de lo que comemos, ya que el organismo no puede sintetizarlos.

La polenta es una joya culinaria. Es sémola de maíz, por lo tanto, los celíacos pueden consumir, ya que no contiene gluten. Es un cereal muy digestivo, rico en magnesio, calcio y potasio, vitamina A, carotenoides y ácido fólico. También presenta una buena fuente de ácidos grasos esenciales y fibra. Se debe elegir polenta ecológica para evitar el maíz transgénico.

PUBLICIDAD

portada  —  arriba

portada  —  arriba

Brocheta de polenta con anchoa y pimiento

Un aperitivo saludable, perfecto para una fiesta. Aguanta muy bien en la nevera, los podéis preparar mucho antes.

Inicio  ›  Receta de Montse Vallory 3 de septiembre 2014 por

valloryChef especializada en alimentación natural. Graduada en el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundada por Anne Marie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace y en el IFPS Roger de Llúria, en Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Brocheta de polenta con anchoa y pimiento

Para 6 personas

– Una combinación perfecta entre la dulzura de la polenta y el gusto salado de la anchoa.

– Ideal para fiestas, ya que se puede preparar antes y se conserva muy bien en la nevera.

– La polenta es un cereal muy digestivo, rico en magnesio, calcio y potasio, vitamina A, carotenoides y ácido fólico.

PauEsculies-brochetadepolenta1

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

Para la base de polenta

  • 1 vaso de polenta
  • 4 vasos (1 litro) de agua
  • 2 pellizcos de sal marina
  • 1 pellizco de pimienta negra recién molida
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Para la brocheta

  • Anchoas confitadas en aceite de oliva virgen extra cortadas por la mitad
  • Pimiento asado pelado y cortado a daditos
  • Pepinillos en vinagre natural a rodajas no muy finas

Elaboración

  1. Hervir 3 vasos de agua y salpimentar. Cortar la ebullición con el cuarto vaso de agua y añadir la polenta poco a poco, en forma de lluvia; batir constantemente con varitas para evitar que se formen grumos.
  2. Remover a fuego lenta hasta que la sémola esté cocida y la consistencia sea espesa –el tiempo de cocción dependerá del tipo de polenta.
  3. Apartar del fuego y mezclar la masa con el aceite.
  4. Llenar moldes de silicona con cavidades de la forma deseada y dejar enfriar antes de desmoldar.

Presentación

Montar las brochetas con la polenta, una rodaja de pepinillo, un dado de pimiento y media anchoa, tal como se ve en la foto.

Apuntes culinarios

La base de polenta de la foto está hecha con el molde de silicona “Gourmet mini semiesfera” de Lékué. La silicona de platino es un material estable y seguro.

Las bases, sin embargo, también se pueden hacer sin molde: solo hay que extender una capa fina de masa de 1 o 2 cm sobre una bandeja plana humedecida previamente y dejar enfriar. Hacer dados con un cuchillo húmedo o con un cortapastas de la forma deseada. Conservar la polenta cocida en la nevera y calentar en la sartén con unas cuantas gotas de aceite o bien al horno caliente, pincelada con aceite.

Se puede perfumar la polenta con el aceite de las anchoas.

Hay que procurar eliminar toda la piel carbonizada del pimiento asado. Si fuese preciso, se puede lavar bajo el grifo. Para simplificar, se pueden usar pimientos en conserva natural.

Apuntes energéticos

La polenta es el cereal más dulce y de efecto más refrescante, y combina muy bien con platos fuertes de proteína, especialmente de pescado. En esta brocheta, el sabor suave de la polenta permite saborear la anchoa.

Esta receta es ideal para fiestas, ya que la base de polenta se conserva bien en la nevera 3 o 4 días, y, por otro lado, en celebraciones donde se sirve alcohol, la brocheta de anchoa ayuda a mantener el equilibrio energético del cuerpo, ya que es una proteína salada y fuerte que compensa el efecto expansivo y debilitante del alcohol.

El pimiento es una solanácea que, si no se consume con ingredientes ricos en minerales, puede desmineralizarnos. En esta receta queda compensado con la anchoa salada.

Los apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

La conserva de anchoas en salmuera es una buena fuente de ácidos grasos esenciales omega-3, que debemos conseguir a través de lo que comemos, ya que el organismo no puede sintetizarlos.

La polenta es una joya culinaria. Es sémola de maíz, por lo tanto, los celíacos pueden consumir, ya que no contiene gluten. Es un cereal muy digestivo, rico en magnesio, calcio y potasio, vitamina A, carotenoides y ácido fólico. También presenta una buena fuente de ácidos grasos esenciales y fibra. Se debe elegir polenta ecológica para evitar el maíz transgénico.

Núria Coll
Núria Coll

Directora Soycomocomo.es, la Consulta nutricional de Soycomocomo.
Creadora del Cómo Como Festival

  @nurcoll   @nuriacoll
PUBLICIDAD

portada  —  arriba