Crema de coliflor y setas con tártaro de algas

Un plato perfecto para el frío que os proporcionará calor y es perfecta para los pulmones. Y además es deliciosa!

Inicio  ›  Receta de Montse Vallory 16 de enero 2014 | Actualizado el 24 de enero 2014 por

valloryChef especializada en alimentación natural. Graduada en el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundada por Anne Marie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace y en el IFPS Roger de Llúria, en Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Crema de coliflor y setas con tártaro de algas

Para 4-6 personas

– Una sopa cremosa y dulce, sin lácteos, perfecta para el invierno.

– Las almendras que contiene son ideales para la salud de los pulmones.

– La coliflor es una verdura muy rica en agua, minerales, fibra, e hidratos de carbono.

– También aporta vitaminas del grupo B, indispensables para el sistema nervioso.

crema_coliflor_2

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

  • 2-3 cebollas medianas, en medias lunas
  • ½ coliflor, en flores
  • Un toque de nuez moscada, rallada muy fina
  • 2 cucharadas (30 ml) de crema de almendras blancas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal marina fina

Presentación

  • Salteado de setas silvestres
  • 2 cucharadas de tártaro de algas al natural de Porto-Muiños
  • Cebollino fresco picado

Elaboración

  1. Saltar las cebollas con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal marina hasta que se empiecen a ablandar. Añadir medio vaso de agua y cocer tapado durante 15 minutos.
  2. Incorporar la coliflor, la nuez moscada, dos pellizcos de sal y agua, justo que cubra las verduras. Tapar y cocer a fuego mediano durante 15 minutos.
  3. Batir y añadir agua o leche de avena, según la consistencia deseada.
  4. Saltar las setas con aceite de oliva y un poco de sal.
  5. Servir la crema de coliflor en un plato hondo y, por encima de la crema, esparcir las setas alternando con el tártaro. Acabar el plato con un poco de cebollino picado esparcido por encima.

Apuntes culinarios

Esta es una versión vegetariana sin lácteos de la “Crema de coliflor con tártaro de algas al curry y mejillones”, publicada en el libro Cocina con algas by Portomuiños. La nata queda sustituida por la crema de almendras blancas.

Para obtener una crema muy blanca se debe evitar dorar demasiado las cebollas y procurar que la coliflor quede al dente. Si la coliflor provoca gases, se debe escaldar antes de añadir a las cebollas.

La receta admite leche de avena en lugar de agua, y pimienta negra en lugar de nuez moscada.
El tártaro de algas al natural de Porto-Muiños da un punto festivo al plato, por la polaridad de sabores y la elegancia de la combinación de blanco y negro.

Apuntes energéticos

Es una propuesta cremosa sin necesidad de recorrer a los lácteos. La cremosidad se obtiene de la cebolla muy cocinada y de la untuosidad de la crema de almendra blanca. Es una sopa para cuando aprieta el frío e idónea para mantener los pulmones en forma.

Apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

La coliflor es una verdura muy rica en agua, minerales, fibra, vitaminas e hidratos de carbono. Cocinada en crema resulta un plato dulce y muy suave al paladar. De hecho, es ideal para personas que acostumbran a presentar ansiedad por el dulce, puesto que les ayudará a calmar el deseo por este sabor. Aparte, también es una buena fuente de vitaminas del grupo B, nutrientes necesarios para la salud del sistema nervioso. La crema de almendras blancas no sólo da una consistencia más cremosa al plato, sino que también es muy rica en calcio. Junto con las algas que se añaden a la presentación, es un plato muy adecuado para las personas interesadas en cuidarse los huesos.

PUBLICIDAD

portada  —  arriba

portada  —  arriba

Crema de coliflor y setas con tártaro de algas

Un plato perfecto para el frío que os proporcionará calor y es perfecta para los pulmones. Y además es deliciosa!

Inicio  ›  Receta de Montse Vallory 16 de enero 2014 | Actualizado el 24 de enero 2014 por

valloryChef especializada en alimentación natural. Graduada en el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundada por Anne Marie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace y en el IFPS Roger de Llúria, en Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Crema de coliflor y setas con tártaro de algas

Para 4-6 personas

– Una sopa cremosa y dulce, sin lácteos, perfecta para el invierno.

– Las almendras que contiene son ideales para la salud de los pulmones.

– La coliflor es una verdura muy rica en agua, minerales, fibra, e hidratos de carbono.

– También aporta vitaminas del grupo B, indispensables para el sistema nervioso.

crema_coliflor_2

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

  • 2-3 cebollas medianas, en medias lunas
  • ½ coliflor, en flores
  • Un toque de nuez moscada, rallada muy fina
  • 2 cucharadas (30 ml) de crema de almendras blancas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal marina fina

Presentación

  • Salteado de setas silvestres
  • 2 cucharadas de tártaro de algas al natural de Porto-Muiños
  • Cebollino fresco picado

Elaboración

  1. Saltar las cebollas con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal marina hasta que se empiecen a ablandar. Añadir medio vaso de agua y cocer tapado durante 15 minutos.
  2. Incorporar la coliflor, la nuez moscada, dos pellizcos de sal y agua, justo que cubra las verduras. Tapar y cocer a fuego mediano durante 15 minutos.
  3. Batir y añadir agua o leche de avena, según la consistencia deseada.
  4. Saltar las setas con aceite de oliva y un poco de sal.
  5. Servir la crema de coliflor en un plato hondo y, por encima de la crema, esparcir las setas alternando con el tártaro. Acabar el plato con un poco de cebollino picado esparcido por encima.

Apuntes culinarios

Esta es una versión vegetariana sin lácteos de la “Crema de coliflor con tártaro de algas al curry y mejillones”, publicada en el libro Cocina con algas by Portomuiños. La nata queda sustituida por la crema de almendras blancas.

Para obtener una crema muy blanca se debe evitar dorar demasiado las cebollas y procurar que la coliflor quede al dente. Si la coliflor provoca gases, se debe escaldar antes de añadir a las cebollas.

La receta admite leche de avena en lugar de agua, y pimienta negra en lugar de nuez moscada.
El tártaro de algas al natural de Porto-Muiños da un punto festivo al plato, por la polaridad de sabores y la elegancia de la combinación de blanco y negro.

Apuntes energéticos

Es una propuesta cremosa sin necesidad de recorrer a los lácteos. La cremosidad se obtiene de la cebolla muy cocinada y de la untuosidad de la crema de almendra blanca. Es una sopa para cuando aprieta el frío e idónea para mantener los pulmones en forma.

Apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

La coliflor es una verdura muy rica en agua, minerales, fibra, vitaminas e hidratos de carbono. Cocinada en crema resulta un plato dulce y muy suave al paladar. De hecho, es ideal para personas que acostumbran a presentar ansiedad por el dulce, puesto que les ayudará a calmar el deseo por este sabor. Aparte, también es una buena fuente de vitaminas del grupo B, nutrientes necesarios para la salud del sistema nervioso. La crema de almendras blancas no sólo da una consistencia más cremosa al plato, sino que también es muy rica en calcio. Junto con las algas que se añaden a la presentación, es un plato muy adecuado para las personas interesadas en cuidarse los huesos.

Marta Costa
Marta Costa

Periodista y posgrado en Comunicación Alimentaria.

  @marta_coor  
PUBLICIDAD

portada  —  arriba