El otoño es un buen momento para empezar a cocinar estofados, potajes de legumbres, vapor y cocciones que nos permitan estabilizar los sabores y llevar gradualmente el calor hacia el interior, ya que el propósito de esta estación es también asentar los pies en la tierra después del verano, durante el cual hemos proyectado la energía hacia el exterior.

Y sí, ¿por qué no?, pasar ligeramente por la plancha con mantequilla de calidad unos cogollos de Tudela y unas lunas de calabaza, sal marina y pimienta; hará que consigamos un efecto energético más nutritivo y además intensificaremos los sabores. Es una buena época para ser capaces de recuperar el foco y conectarnos con los ciclos naturales de la vida.

En medicina oriental el otoño está relacionado con el elemento tierra, que significa nutrición y cuidado, y los órganos que deberíamos atender especialmente son estómago, bazo y páncreas, cuyas funciones principales son organizativas, digestivas, inmunitarias, de asimilación y de buen juicio.

Estos órganos son nutridos, en general, por el sabor dulce natural de las verduras redondas, como calabazas, cebollas, coles, coles de Bruselas, coliflor o castañas, y de frutas como el palosanto, los higos o la granada. Para esta receta he elegido la calabaza Muscade de Valencia, de piel dura de color verde, pulpa de un naranja intenso y ligeramente mas hidratada que la Potimarron, pero muy, muy aromática.

El efecto energético de los alimentos cambia según el tipo de cocción, así que en este caso he querido suavizar un poco la energía refrescante de los cogollos dándoles un punto más calorífico y haciéndolos más fáciles de digerir. Se trata de una receta muy fácil, de texturas contrastadas y sabores que combinan la suavidad del dulce de la calabaza, la intensidad del queso de cabra y el picante del alioli de higos.

La larga historia de ochenta millones de años de las higueras nos recuerda que nosotros llegamos los últimos a poblar la Tierra. Sin duda, nos aseguraremos un mejor futuro si los incluimos en nuestros planes y ayudamos a preservar tanto la higuera como el resto de especies. Es una receta para estar bien nutridos y creer en lo que hacemos, ocuparnos de nuestros proyectos y creaciones y conectar con nuestra verdadera esencia.

Receta: Cogollos y calabaza a la plancha

Ingredientes (unas 4 raciones)

  • 4 cogollos de Tudela
  • Media calabaza
  • Mantequilla bio
  • Queso semicurado de cabra
  • Avellanas tostadas (opcional)

Ingredientes del alioli:

  • La pulpa de 12 higos
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 1 c.s. de aceite de oliva
  • Zumo de limón

Preparación:

  1. Derretir un poco de mantequilla en una sartén y saltear los cogollos cortados en cuatro partes hasta que cojan color. Reservar.
  2. En la misma sartén saltear vuelta y vuelta la calabaza cortada con piel y en medias lunas y espolvorear con un poco de pimienta y sal marina. Reservar.
  3. Preparar el alioli mezclando los ingredientes.
  4. Montar la ensalada con la base de los cogollos a la plancha y las láminas de calabaza. Repartir por encima el queso troceado y las avellanas picadas y regar con el alioli de higos al gusto.

Que lo disfrutéis,

¡Mucha salud!

Cristina Arroyo
Cristina Arroyo

Creadora de Poderosamenta
Dietista y naturópata
Alimentación ConCiencia & Salut

    @poderosamenta