Ya sabéis qué alimentos contienen calcio y no pasan por los lácteos: las algas, los frutos secos, algunas semillas, las verduras de hoja verde o las sardinas son grandes fuentes de calcio. Pero, hay tres preguntas que me hago como periodista especializada en alimentación saludable: ¿Cuánto calcio necesitamos cada día? ¿Cómo sabemos si estamos absorbiendo bien este calcio? ¿Qué hay que tener en cuenta para asimilar bien el calcio?

Nuestros lectores ya conocen que la mejor fuente de calcio no es la leche, no solo porqué la publicidad ha exagerado el contenido de este mineral, y sobre todo absorción, sino por su baja calidad, como apunta Paul Pichford en la “bíblia” Sanando con alimentos integrales, en la que publica datos oficiales de la cantidad de casos de americanos con osteoporosis, artritis y déficit de calcio con dietas riquísimas de leche y derivados.

algas vallory

Las algas son una buena fuente de calcio. Fotos: Pau Esculies. Recetas: Montse Vallory

¿QUÉ ES EL CALCIO?

El calcio es crucial para el organismo y está involucrado en casi todas las funciones biológicas y metabólicas.

  • Combinado con el fósforo forma las sales minerales de los huesos y los dientes
  • Es fundamental para que la sangre coagule correctamente
  • Previene los calambres
  • Reduce la tensión arterial
  • Previene la osteoporosis
  • Mantiene la permeabilidad de las membranas celulares
  • Ayuda a la actividad neuromuscular
  • Interviene en el mantenimiento del ritmo cardíaco
  • Mantiene la piel sana
  • Mantiene el equilibrio del PH, protegiendo el organismo de otras enfermedades como el cáncer
  • Durante el embarazo reduce la incidencia de la preeclampsia (hipertensión gestacional o aumento de la presión arterial)

MAGNESIO, VITAMINA D Y MÁS

La absorción de calcio, cuenta Pichford, “requiere de una cantidad adecuada de magnesio, fósforo, y de vitamina A, C y D. El cuerpo debe tener una buena absorción de estos minerales y vitaminas para que su calcio esté bien asimilado”.

El magnesio estimula la producción de calcitonina y, por lo tanto, incrementa el calcio en los huesos al mismo tiempo que lo extrae de los tejidos. Muchas formas de artritis se caracterizan por el exceso de calcio presente en los tejidos, mientras que se carece de calcio en los huesos, asegura Pichford.

La clorofila está en el magnesio, con lo cual la mayoría de verduras verdes (llenas de clorofila) son fuentes valiosas también de fósforo y vitamina A, para que se metabolice bien el calcio. Y otra fuente esencial es el sol, la vitamina D, la conocida vitamina de la luz. La gente que se pasa el día encerrada en una oficina o que, en invierno, no sale de ciudades metropolitanas en las que el sol les toca de refilón tiene más déficit de calcio.

Pero aún hay más. Isabel Fernández, ginecóloga y experta en nutrición ortomolecular y homeopatía, descubrió en un estudio de hace tres años que el calcio que ingerimos habitualmente en la dieta muchas veces no es ni bien absorbido ni bien aprovechado pero que hay una fuente muy rica en calcio, el coral marino, que es absorbido prácticamente en su totalidad y además el organismo acepta muy bien. A parte de ser muy rico en calcio, el coral marino contiene magnesio y más de setenta oligoelementos en una proporción muy parecida a la del cuerpo humano y que son fundamentales para los procesos enzimáticos del organismo. Se vió que la ingesta de coral marino por part de las mujeres analizadas, todas seleccionadas en etapa menopáusica, reforzó y recuperó su estructura ósea, y después de tres meses tomando coral marino mañana y noche, se evidenció una disminución del riesgo de padecer osteoporosis, así como problemas arteriales, una mejora de su función suprarrenal y función tiroidea. Con la mejora del metabolismo de calcio, también mejoró el metabolismo del magnesio y otros minerales esenciales.

coral marino

¿QUÉ ES EXACTAMENTE EL CORAL MARINO?

El Coral Natural es coral marino fósil, depurado y triturado. Se extrae de minas de coral fósil, en islas creadas por arrecifes que han estado fuera del mar durante muchos miles de años. “De esta forma conseguimos dos objetivos importantes, primero que no se haga daño a los arrecifes vivos, por lo que nuestro coral marino se produce de forma sostenible y ha sido otorgado con los sellos EcoSafe y Friends of the Sea”, cuenta Per Bjork, responsable de Cien por Cien Natural, quien comercializa el producto Coral Natural, que respeta la fragilidad de los arrecifes y el medio ambiente de los océanos. Para su elaboración se utilizan corales fósiles. Otro aspecto muy importante es que no ha sufrido la contaminación actual de los océanos, al haber estado fuera del mar desde mucho antes que la actividad humana empezara a contaminar los mares. También cabe destacar que el Coral Natural está envasado sin aditivos (aditivos que sólo sirven para reducir el desgaste de la maquinaria de llenado), lo cual permite disolver el polvo triturado en agua o, por qué no, como alternativa a la leche para cortar el café.

Fernández comprobó que “el coral recupera los ritmos biológicos, produce más energía, desacidifica el cuerpo, vital para la salud en general. De hecho es un mineral muy alcalino, el mineral más alcalino del organismo.

El coral recupera los ritmos biológicos, produce más energía, desacidifica el cuerpo

El aumento de vitalidad también hace que el cuerpo no deba extraer el calcio de los huesos para equilibrar su PH, motivo por el cual, con el tiempo, aparecen osteoporosis y otras patologías como puede ser la alopecia.

De hecho, existe una prueba muy novedosa conocida como H.M.S. o Hair Metabolic System, un análisis de laboratorio que determina el contenido en minerales del pelo y que permite, entre otros parámetros, saber las proporciones de calcio respecto a otros minerales que tenemos en el cuerpo (lo que nos demuestra qué tal vamos en su absorción y metabolización, según Jesús Domínguez, fisioterapeuta y naturópata especialista en naturopatia funcional y que, a menudo, lleva a cabo este test. “Es una información muy valiosa porqué el contenido de minerales en el pelo es el mismo que el contenido en minerales de las células de nuestro cuerpo”, añade Domínguez.

mineralograma_cast-1

Dominguez añade que, por lo que respecta al calcio, es muy importante saber que uno de los hallazgos más habituales en un mineralograma es la presencia de niveles excesivos de calcio intracelular. Esto es debido principalmente a una disminuida eficacia de la acción de la hormona tiroidea a nivel celular.

“El mineralograma permite ver que hay casos también de exceso de calcio”.

Es sorprendente cómo esta elevación de los niveles de calcio intracelular condiciona, además de una disminuida eficacia de la hormona tiroidea, tendencia a la hipotensión, tendencia a la resistencia a la insulina situaciones compatibles con un metabolismo enlentecido.

Lilián Dous es consumidora habitual de Coral Natural. “Empecé a consumirlo porque me lo recomendaron como una opción muy sencilla para mantener la salud. Al principio no notaba nada, yo creía que tenía una salud de hierro, pero al cabo de un tiempo vi que no era así, aunque yo no lo percibía, tenía un montón de problemas de salud, que aunque no me imposibilitaban, estaban allí. Cada dos años tenía unas semanas de terrible dolor porque se me formaban arenillas en el riñón, era muy propensa a los catarros, tenía dolores de espalda más a menudo de lo que me daba cuenta, etc. Poco a poco Lilián se fue dando cuenta de que todo esto había desaparecido. Los catarros se redujeron, la espalda ya no le dolía, y pasados los años fue viendo que ya no ha vuelto a tener cólicos nefríticos. Y por si fuese poco, un año después “me vi obligada a pasar por una cirugía para extirpar matriz y ovarios. Empecé a preocuparme por mis huesos, ya que no tomo leche, pero al año siguiente me hice una densitometría y mis huesos estaban perfectos. Dos años más tarde me realicé otra densitometría y mi masa ósea había aumentado. Hoy en día sigo teniendo unos huesos en un estado que sorprende a mi ginecólogo porque según él no corresponden a mi edad. A mí me demuestra que cuando me recomendaron tomar Coral Natural me hicieron un favor.

¿CUÁNTO CALCIO NECESITAMOS CADA DÍA?

Una vez sabido todo eso, nos debemos preocupar de absorberlo bien y de conocer la cantidad recomendada de calcio que necesitamos ingerir, que es de unos 1000 mg al día en adultos y un poco más en periodos de crecimiento (niñez y adolescencia), embarazo y lactancia, edad avanzada (porque se asimila menos), cuando existen enfermedades del corazón y vasculares incluyendo hipertensión, patologías óseas y la mayoría de trastornos del sistema nervioso. Y luego están los alimentos inhibidores del calcio: azúcares refinados, alcohol, café, medicamentos y drogas, muy poco ejercicio, exceso de sal y exceso de proteínas.

Bote con coral natural

  1. Para participar en el sorteo contesta a estas preguntas en los comentarios. ¿Qué fuentes de calcio ingieres habitualmente? ¿Crees que necesitas un suplemento de calcio en tu dieta?
  2. Sorteo válido desde el martes 11 de noviembre hasta el lunes 17 de noviembre.
  3. Cien por Cien Natural mandará el regalo a los ganadores a su domicilio.

Núria Coll
Núria Coll

Directora de soycomocomo.es

  @nurcoll   @nuriacoll