Fotos: Becky Lawton

Se prepara en poco tiempo, no tiene azúcar ni gluten y sienta la mar de bien para activarse y empezar el día.

Os cuento algo sobre los ingredientes de este desayuno:

Bebida de teff: Es un cereal antiguo, de grano muy pequeño, casi del tamaño de la semilla de amapola, sin gluten, muy popular en África, donde se cultiva sobre todo en los campos de Eritrea y Etiopía, lugar en el que este grano supone dos terceras partes de la dieta.

Cúrcuma: En Soycomocomo hablamos mucho de esta maravillosa raíz, cuyo principio activo –la curcumina– tiene muchísimas propiedades terapéuticas: digestivas, antiinflamatorias, antioxidantes y anticancerígenas… Eso no significa que bebiendo una infusión que contenga un poco de cúrcuma vayamos a acabar con alguna de estas condiciones de una vez, pero al menos sabemos que, en ese sentido, nos beneficia más que un café. El punto de pimienta nos ayuda a absorber mejor la curcumina.

Dátiles: Los Medjoul, mi variedad preferida, son más carnosos. Ricos en vitaminas del grupo B, potasio y cobre, son ideales para deportistas o para utilizar como endulzante natural en cualquier elaboración.

Manzana y canela: ¡Soy muy fan de esta combinación! En un batido, una compota, rallada cruda o como, en este caso, asada a la plancha. Es muy digestiva y ayuda a mantener a raya el nivel de glucemia.

La combinación de todo resulta una alternativa de lo más interesante para sustituir al café con leche y bollería. ¿Os apuntáis a la experiencia?

Fotos: Becky Lawton

La receta

Ingredientes

Para 1 persona

  • 1 taza de bebida vegetal (en este caso se ha utilizado bebida de teff)
  • ½ cucharadita de cúrcuma molida
  • 1 vuelta de pimienta negra recién molida
  • 2 dátiles Medjoul sin hueso
  • 2 rodajas gruesas de manzana
  • Canela molida

Preparación

  1. Poner en el vaso de la batidora la bebida vegetal, la cúrcuma molida, la pimienta y los dátiles. Triturar muy bien y poner a calentar en un cazo.
  2. Mientras tanto, hacer un agujero en el centro de las rodajas de manzana (para hacer el efecto rosquilla, pero se pueden dejar enteras).
  3. Espolvorear las rodajas con canela y asar en una plancha bien caliente untada con aceite de oliva o de coco.
  4. Servir.
Adriana Ortemberg
Adriana Ortemberg

Naturópata, escritora de libros de alimentación y vida saludable e instructora de cocina vegetariana