La cosmética bio es una tendencia con cada vez más adeptos. En Francia, Alemania, Dinamarca, Reino Unido e Italia ya hace tiempo que está muy instaurada entre los consumidores. De hecho, los estudios de mercado confirman un crecimiento de un 31% de la cosmética ecológica anual, al mismo tiempo que hay más personas que se cuestionan lo que se ponen en la piel.

La cosmética ecológica busca retomar el culto a la belleza mediante productos obtenidos de la naturaleza, que respeten tanto a las personas como al medio ambiente. Los pioneros en esta tendencia son Alemania, Francia y Suiza. Afortunadamente, la oferta de cosméticos ecológicos en Cataluña y en el resto de España es cada vez más amplia: Logon, Santé, Farfalla, Urtekram, Dr. Hauschka, I+M, Dulkamara, Florame, Ypsophilia, AquaBio, son algunas de las principales marcas que encontramos en los centros especializados.

Etiqueta: ¿cómo te interpreto?

INCI es la nomenclatura internacional de los ingredientes de cosmética. Es una regla establecida por la Food and Drug Administration (FDA) a principios de los ochenta que obliga a los fabricantes a enumerar los ingredientes en las etiquetas de los cosméticos, en su forma latina y enumerados según su cantidad de más a menos, en forma descendente. Esta declaración de ingredientes debe ser completa y exhaustiva, de tal manera que estén todos los componentes, desde los emulsionantes hasta los conservantes. El objetivo es que el consumidor tenga una mínima orientación, ya que cuantas más sustancias naturales estén enumeradas en las primeras posiciones, más natural será el producto.cara-mascareta-e1317757222366

Falsos “bio” en la cosmética

Hace varios años los productores de alimentos ecológicos alzaron la voz ante el creciente número de “falsos bio” que aparecía entre la industria alimentaria convencional. A partir de ese momento se creó una legislación a nivel europeo para que el consumidor tuviera clara la procedencia del producto que escogía, si era o no ecológico. En el caso de la cosmética, sin embargo, todavía no hay una legislación que regule este sector y, por lo tanto, cualquier fabricante puede utilizar la etiqueta frontal del producto para poner reclamos como “con aloe vera” o “100% natural” cuando, en realidad, si nos fijamos en la etiqueta trasera donde está el INCI, los ingredientes naturales se encuentran al final de la lista, no llegan ni al 2% y la práctica totalidad del producto es de origen sintético. Por lo tanto, se recomienda leer siempre la etiqueta trasera del producto y no dejarse atraer por el reclamo de la etiqueta frontal, dado que es lo que el fabricante aprovecha para atraer al consumidor. En la etiqueta trasera aparecen los ingredientes de mayor a menor presencia, por lo tanto, el ingrediente que figure en primera posición será el que se encuentre en mayor porcentaje y el que tenga menos será el que aparezca al final de la lista.

“En la etiqueta trasera aparecen los ingredientes de mayor a menor presencia.”


Marcas del mercado con sello ecológico 

  • Farfalla-Demeter, BDIH i Natrue
  • Dr. Hauschka – BDIH i NaTrue
  • Weleda – NaTrue
  • Logona – BDIH
  • Santé – BDIH i NaTrue
  • Aquabio – BDIH
  • NeoBio- BDIH y Eco Control
  • I+M – cosmètica bio
  • Florame – Ecocert, Cosmebio
  • Cattier – Ecocert, Cosmebio
  • Dulkamara – CPAEN-NNPEK
  • Ypsophilia- CPAEN-NNPEK

Los avales de certificación. Garantía  bio

Aunque no existe ninguna normativa que detalle los requisitos que debe cumplir un cosmético para ser considerado natural, los fabricantes de cosmética se someten a los criterios de empresas privadas de certificación, que garantizan el carácter natural o ecológico de los cosméticos. Ante todo, los cosméticos ecológicos deben presentar un sello con la certificación ecológica. Actualmente los principales organismos certificadores europeos de cosméticos ecológicos son Ecocert y Cosmebio en Francia, BDIH en Alemania y Demeter o Soil Association en el Reino Unido. Los criterios utilizados por estas entidades para otorgar la certificación son similares. Actualmente, algunas de estas asociaciones europeas están trabajando para establecer unos estándares comunes en el proyecto COSMOS-standard. También encontramos el sello NaTrue, que persigue un doble objetivo. Por un lado quiere crear una legislación europea que regule la utilización de los términos natural y biológico en materia de cosmética y, por otra parte, establecer una certificación de calidad a nivel mundial, con la transparencia como principio básico. En el caso de España, encontramos las marcas de cosmética bio Dulkamara y Ypsophilia, que llevan un sello de certificación ecológica CPAEN-NNPEK emitido por el organismo de control de la producción ecológica de Navarra, el primer organismo oficial que certifica el origen ecológico de los ingredientes en cosmética. Otra marca muy conocida es Jasön, con ingredientes ecológicos en su formulación certificados por QAI (Quality Assurance International), asociación independiente que garantiza la autenticidad de los ingredientes de agricultura ecológica.

Más información de productos cosméticos biológicos en:

  • http://www.naturcosmetika.com/
  • http://www.ecocert.org/
  • http://www.cosmebio.org/
  • http://www.soilassociation.org/
  • http://www.kontrollierte-naturkosmetik.de/e/index_e.htm

Información cedida por:

Asociación Vidasana.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico