Os proporcionaremos cuatro datos clave para prevenirla, mejorarla y tratarla de la forma más fácil y saludable posible.

¿Cuáles son las causas de esta problemática tan común durante las vacaciones?

  • Agua no potable
  • Comida en mal estado
  • Insolación (si va acompañada de dolor de cabeza, rampas y sed)
  • Corte de digestión
  • Empache
  • Contagio de virus por alguien con quien hayamos estado en las últimas 24 h

Lo más frecuente es por infección de norovirus (que tiene un período de incubación entre 12 y 48 h, y el cuadro suele durar un par de días como mucho). Puede ser mucho más complicado si es por bacterias, como la salmonella, o parásitos, y el cuadro suele ser mucho más largo, de hasta 7-10 días.

¿Cómo la podemos prevenir?

  • Si ayudáis a una persona que ha pasado la enfermedad, nada de besos ni abrazos. Lavaros las manos cada vez que os acerquéis a ella o le ayudéis. Airead a la habitación.
  • No cojáis una botella que no sabéis de quién es o de dónde ha salido, aunque esté dentro de una nevera.
  • Vigilad a la hora de reutilizar botellas de plástico (mejor de cristal, aunque pesen más) porque las dejaremos más fácilmente al sol y con calor.
  • En verano no comáis un alimento cocinado y conservado en la nevera pasadas las 48 h.
  • No dejéis los alimentos cocinados por la noche fuera de la nevera hasta el día siguiente.
  • No os pongáis al sol directo u os tumbéis (y menos bocabajo) después de comer.
  • No bebáis alcohol cuando estéis al sol.
  • Si os tenéis que bañar o duchar después de comer, hacedlo muy despacio.
  • Comed poco a poco, sin prisa y masticando bien.
  • No os pongáis a tomar el sol de manera drástica sin haberlo tomado durante el año. Taparos la cabeza y hacedlo progresivamente.
  • No os llevéis un plato hecho con huevo para comer durante un viaje o a la llegada (incluidas tortillas y mahonesas).
  • No dejéis los huevos al sol durante el viaje.
  • Id a restaurantes asiáticos que os den seguridad y evitad comer pescado y marisco crudo fuera de vuestro país.
  • Las toallas son un campo de cultivo de bacterias. Usad papel para secaros las manos o dejadlas al aire, que hace calor y se secan rápidamente.
  • Si viajáis a países de América del Sur, Asia o África, la Asociación para el Autocuidado de la Salud recomienda pelar o limpiar con agua potable la fruta antes de comerla, aunque ya esté cortada.
  • Bebed solo aguas embotelladas en este tipo de países. Nada de bebidas con hielo, helados, zumos o ensaladas (pueden haber sido limpiadas con aguas que ellos sí soportan, pero nosotros no). Recordemos que nuestros intestinos son muy delicados. Tenemos cien billones de bacterias, pero mientras que en el Amazonas pueden tener unas 1.600 especies diferentes, nosotros no llegamos a las 1.200. Nuestras bacterias, que hasta cierto punto nos hacen de protección, van muriendo por la poca cantidad de fibra que comemos (15 g diarios; mientras que en el valle del Rift de Tanzania pueden llegar a tomar 100 g), exceso de azúcar, el poco contacto con la naturaleza y la utilización de productos de limpieza y antibióticos.
  • No os lavéis los dientes con agua no potable.
  • Si compráis una bebida envasada y la botella o la lata está hinchada o los colores desgastados, pedid que os la cambien o no la compréis.

¿Cómo se trata?

  • Tumbaros en la cama con una palangana cerca que os deben ir vaciando.
  • Compañía y ánimo; no hay nada como que nos cuiden, nos hagan compañía y nos tranquilicen.
  • Si vomitáis o tenéis diarrea más de 4-6 veces, sale sangre, hay fiebre, os baja mucho la tensión, u os desmayáis, pedid al médico que pase por casa (puede ser un virus contagioso y no estáis en condiciones de moveros). Mucha gente ya tiene antidiarreicos y antivómitos en pastillas, pero si tenéis el cuadro, lo mejor es que os lo inyecten.
  • Si habéis bebido agua contaminada o no potable sin querer, es bueno dejar que el cuerpo se limpie algunas veces para sacar lo que le ha hecho daño, pero según la cantidad y grado de intoxicación, quizá hay que ir directamente al hospital antes de que empeore el cuadro.
  • Beber agua con un poco de limón y azúcar a tragos pequeños, aunque se vomite o defeque, impedirá la deshidratación. Nada de bebidas de cola o isotónicas convencionales, que son demasiado irritantes.
  • Las infusiones que os pueden ir bien: manzanilla si el vómito no sale, llantén para la irritación, anís estrellado para los gases, agua con kudzu para la diarrea.
  • No comáis nada sólido hasta las 24 h después de la última evacuación (diarrea o vómito). Bebed mucho agua, suero natural e infusiones. Cuando introduzcáis los sólidos, hacedlo solo con arroz, patata y zanahoria, todo muy cocido y en cantidades muy pequeñas. Más adelante, poco a poco, tomad otros alimentos que no contengan grasa y sobre todo que no estén envasados ni preparados, como los embutidos (el típico pavo, por ejemplo). No os confiéis cuando os empecéis a encontrar bien, ya que, si empezáis a comer otras cosas enseguida, podéis irritar e inflamar el tracto digestivo y empeorar el cuadro muy rápidamente, y acabar en urgencias.

Receta de suero natural

  • 1 l de agua
  • 1 limón
  • 1-2 c.s. de azúcar
  • Si tenéis, añadir 1 cucharadita de bicarbonato y 1/2 de sal

Neus Elcacho

Dietista integrativa y coach nutricional

Neus Elcacho

Ahora puedes pedir cita con
Neus Elcacho en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico