Ojo con las tablas de madera

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (The National Health Service) publicó un documento en el que alerta de la contaminación de algunos objetos de uso cotidiano. Las tablas de madera son unos, porque según aseguran los estudios “contienen, en promedio, 200 veces más bacterias fecales que el asiento del inodoro”. Por ello, la recomendación es usar maderas diferentes según si queremos cortar carne, verduras o pescado.


set-silicona-e1327775971976

Hay moldes de pasteles, espátulas, pero también vaporeras para cocinar verduras o pescado. Expertos como la enfermera especializada en alimentación Marta Villén, directora de la tienda virtual de Conasi, aseguran que la silicona es estable e inerte y que “no reacciona cuando está en contacto con los alimentos, por lo que resiste temperaturas desde la congelación hasta al horno”.

Ahora bien, dicho esto, es cierto que en el mercado hay siliconas de calidades diferentes, que se diferencian por la flexibilidad y el precio. Según indica la propia Marta Villén, la calidad superior es la silicona de platino, por su estabilidad, durabilidad y la calidad del silicio con el que se ha elaborado.

En Lekué, me explican qué es la silicona platino. Para empezar, “la silicona es un polímero inodoro e incoloro, hecho principalmente de silicio, que se encuentra de forma natural en la arena, cuarzo y rocas”. Además, la silicona platino “es un tipo de silicona que sólo utiliza el platino, oro blanco, como catalizador, por lo que le aporta más calidad en la misma silicona”.

¿Y por qué es tan recomendable utilizar utensilios de silicona para cocinar? Me dan argumentos de todos los tipos. De higiene: porque “la silicona platino repele el agua y los gérmenes”, así que su limpieza es fácil. De cocina: porque este tipo de utensilio no deja “residuos ni tampoco altera el sabor de la comida”. Además, “son antiadherentes”, lo que significa que a la hora de hacer un pastel, por ejemplo, no hay que pintar el molde con mantequilla o aceite, ya que no se pegará. “Por lo tanto, permiten una cocción sin grasas añadidas”. Y el último argumento, de organización de la cocina: porque ocupan poco espacio, ya que “son útiles flexibles, que se pueden doblar y guardar sin deformarse”.

Los utensilios de silicona platino se pueden utilizar en horno, lavavajillas, nevera, congelador o, si se quiere, microondas.

Trinitat Gilbert
Trinitat Gilbert

Periodista