Yogur de nueces de macadamia con frutas y flores

Postres, desayunos y meriendas  |  Consol Rodríguez

  • Raciones:
    4
  • Dificultad:
    Baja
  • Tiempo:
    5 minutos + 24 horas de fermentación

Ingredientes


Para el yogur:

  • 1 T de nueces de macadamia, remojadas 12 horas y lavadas
  • 3 T de agua filtrada
  • 1/2 limón, el jugo
  • 1 C de chucrut sin pasteurizar

Para decorar:

  • Fruta ácida o semiácida, frutos del bosque al gusto y según temporada
  • Flores comestibles según temporada, microbrotes como alfalfa o tréboles, hierbas aromáticas como menta o cilantro
  • Ralladura de piel de limón al gusto

Dieta

  • Cruda
  • Omnívora
  • Vegana
  • Vegetariana

Elaboración


  1. Colocar todos los ingredientes para el yogur en una batidora de vaso y batir a máxima velocidad hasta obtener una crema muy suave y sedosa.
  2. Una vez lo tengamos todo batido, colocamos la mezcla en un frasco de vidrio, de tal forma que nos quede un cuarto del bote vacío; taparemos y dejaremos reposar en un lugar tibio en la cocina donde no dé la luz directa durante unas 24 horas para que fermente.
  3. Una vez fermentado, guardaremos este yogur casero en la nevera durante unos días y lo tendremos listo para servir en el desayuno con frutas, flores, microbrotes y aromáticas, pero también es ideal para tomar como postre o para merendar.
  4. En la foto se ha acompañado el yogur de macadamia con zumo de mandarina, dados de mango, rodajas de manzana, kiwi y mandarina, fresones, moras, brotes de remolacha y de maíz, menta y flores de caléndula, pensamientos, claveles , begonia, Oxalis, aliso blanco y morado. Pero podéis utilizar la fruta y flores que más os gusten o según temporada.

Los apuntes de Consol Rodríguez


Este yogur de nueces de macadamia ideal para desayunar. Es bien sencillo de hacer y aporta grasas naturales muy saludables –los esenciales omega-3 y 6–, es rico en todos los aminoácidos esenciales –los nutrientes necesarios para que el organismo produzca la proteína necesaria–, en minerales como manganeso, cobre, magnesio, fósforo, hierro, zinc, calcio, potasio y selenio, en las vitaminas del grupo B, y también C y E.

Es ideal acompañado de frutas ácidas o semiácidas es ideal, pues las frutas completan el bajo contenido de carbohidratos de las nueces, mientras que las grasas y la fibra de estas permiten asimilar los azúcares naturales de la fruta de forma más lenta, lo que asegura una energía continuada a lo largo de toda la mañana. Dejar la piel de las frutas es muy buena idea, pues en la piel es donde encontramos más nutrientes. Acompañar este mágico y delicioso desayuno con flores, hojas aromáticas y brotes nos aportará un extra de fitonutrientes y sin duda un toque estético y natural muy especial para el plato de los más pequeños.

Si, además, hacemos este yogur con previsión, podremos añadir fermentados a nuestro plato, probióticos naturales que, junto a la fibra de la fruta y a las nueces, de efecto prebiótico, contribuirán a una salud intestinal óptima.

¿Puedo hacer chucrut en casa?


El chucrut es importante aquí para facilitar la fermentación. Si no encontramos chucrut sin pasteurizar, lo podemos hacer nosotros en casa. Es tan sencillo como:

  1. Cortar col blanca bien fina.
  2. Añadir un poco de sal y masajear con las manos hasta que esté blanda y suelte mucho jugo.
  3. Colocar en un frasco de vidrio presionando para que la col quede sumergida en su propio jugo.
  4. Tapar y dejar fermentar unos tres días en un rincón tibio en la cocina donde no dé el sol de manera directa.

¿Qué debo saber sobre los lácteos?


Los lácteos son los productos de origen animal que más polémica despiertan. Aunque probablemente desde que éramos pequeños hemos oído que es un alimento indispensable para tener una salud de hierro, estudios recientes demuestran que no hay nada más lejos de esta afirmación.

Los lácteos contienen una proteína, la caseína, muy acidificante y nociva para la salud. También contienen un carbohidrato, la lactosa, que no podemos digerir bien por qué no tenemos suficiente cantidad –o nada– de la enzima necesaria para digerirla, la lactasa, que solo producimos de forma adecuada cuando somos bebés o niños en etapa de lactancia para poder digerir la leche materna, nuestro verdadero lácteo natural, destinado solo a una corta etapa de nuestra vida.

Es más, en el sistema contemporáneo más común de producción de lácteos, con animales estabulados, se explota a los animales de tal manera que al final en la leche encontramos una serie de componentes nada recomendables: hormonas, antibióticos, pus, un porcentaje legal de materias fecales, tóxicos derivados del petróleo –ftalatos– de las mangueras que se utilizan para ordeñar, químicos derivados de la agricultura no ecológica con la que se nutre al animal…

Aparte de esto, los métodos de esterilización y preservación, la pasteurización, la uperización, la homogenización, la deshidratación y posterior rehidratación de la leche que solemos encontrar en el supermercado todavía desvirtúan más el producto, ya que se calienta a altas temperaturas, se oxigenan y oxidan sus grasas naturales y se cambia su estructura molecular natural. Al final, se obtiene un producto muy lejos de ser natural y saludable que el cuerpo no reconoce ni sabe asimilar.

¿Y qué podemos hacer si queremos sustituir los lácteos a los que culturalmente estamos acostumbrados? Pensar en sustituir la leche animal por una vegetal afortunadamente ya no es una novedad. Las podemos hacer en casa con la ayuda de una batidora y un colador, o comprarlas ecológicas en muchas tiendas: de semillas, de coco, de frutos secos como almendra, avellana o nueces, de raíces como la chufa, de cereales como avena o arroz… Pero es más difícil encontrar sustitutos de calidad para otros lácteos, como yogures, natas, quesos vegetales.

La suerte es que no son tan complicados de preparar en casa y no necesitan ni cocción; con esta receta lo comprobaremos.

Consol Rodríguez

Consol Rodríguez
Formadora de alimentación viva y cocina crudivegana y autora del libro Raw Food Antiaging

kijimunas-kitchen.com @kijiskitchen

Actualizando favoritos...

se ha añadido a tu favoritos

se ha eliminado de tus favoritos

No se ha podido marcar como favorito. Inténtalo de nuevo por favor.

Esta funcionalidad es exclusiva para los socios de la Comunidad