Apiguaca

Apiguaca. Foto y receta: Cristina ArroyoEn esta receta he buscado un ingrediente estrella como el apio, que destacase en el aporte de potasio, ya que  generalmente este mineral es deficitario en la mayoría de las dietas de hoy en día. Es un mineral que nos ayudará a equilibrarnos por dentro y por fuera, ya que nos alcalinizará células y líquidos. Es el momento ideal para hacer una limpieza del organismo y energía y prepararnos para salir al exterior con luz propia liberados de excesos y de tensiones.

El apio pertenece a la familia de las umbelíferas, también denominada Apiaceae, que abarca alrededor de 250 géneros y más de 2.500 especies. Las hojas tienen un sabor muy intenso, acre y ligeramente amargo y el sabor del tallo es más suave y ligeramente anisado y una textura crujiente. Muy conocido y utilizado por egipcios, griegos y romanos, era considerado en su origen como una simple planta aromática, sin aprovechamiento culinario ni medicinal, hasta que Hipócrates lo elogió como potente diurético. Su riqueza mineral se centra en la abundancia de potasio, mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Además, interviene en el equilibrio acuoso dentro y fuera de la célula.

La mayoría de propiedades terapéuticas que se atribuyen al apio se deben a su aceite esencial, que contiene, entre otros compuestos, apiol, limoneno, psoralenos o apiína, que ejercen un efecto dilatador sobre los capilares renales y favorecen así la eliminación de sustancias tóxicas a través de la orina, por lo que resulta hipotensor incluso a pesar del sodio que contiene. Por ello, resulta un magnífico depurativo para el organismo, eficaz contra hiperuricemia, gota, afecciones articulares o diversos reumatismos, ya que elimina sustancias de desecho con la orina, como el ácido úrico y la urea. ¡Podemos considerar el apio como un alimento regulador por excelencia!

Crema apiguaca

Por su insignificante valor calórico es, además, muy recomendable para dietas de adelgazamiento. Comer las pencas de apio entre horas es un pica-pica muy saludable y nada calórico, ya que la abundancia en fibra obliga a masticarlas bien y proporciona sensación de saciedad. Se puede incluir crudo en ensaladas, en caldos o batidos depurativos, en forma de crema o como ingrediente de salteados.

Pensando en combinaciones para esta crema, he pensado en el aguacate, porque creo que es el compañero perfecto. Combina bien en multitud de recetas saludables con alimentos de naturaleza muy distinta –glúcidos, lípidos, frutas o verduras– y además es un buen sustituto de mantequillas, mayonesas o natas. A pesar de su mala fama de alimento graso, es considerado uno de los alimentos más saludables del planeta. Contiene grasas saludables (omega-9) que resultan imprescindibles para el buen funcionamiento del cerebro, la luminosidad de la piel y el equilibrio corporal. Destaca también por su contenido en vitamina E, protectora de numerosas enfermedades, y destaca también el ácido fólico y el potasio. De hecho, para obtener el potasio de un sólo aguacate, habría que comer dos o tres plátanos.

Los aztecas ya lo utilizaban como crema de belleza, así que aquí os dejo una receta súper fácil de mascarilla facial: aplastar un aguacate y mezclar con una cucharada de aceite de almendras hasta obtener una crema. Aplicar sobre la cara y dejar actuar unos 15 minutos. Aclarar con abundante agua y, ¡tachán!, ya tenemos una piel suave y hidratada.

Teniendo en cuenta que cuando hacemos un dieta limpiadora necesitamos también alegrar  el espíritu, he buscado al apio y al aguacate unos compañeros de viaje que aporten a esta crema dulzura y un punto de emoción: manzana, ajo y limón, una combinación que espero os alegre el espíritu.

Ingredientes crema apiguaca

La receta

Ingredientes para 2 raciones::

  • 1 aguacate pequeño
  • 2 o 3 ramas de apio
  • 1 manzana verde
  • 1 diente de ajo
  • zumo de 1 limón bio y un poco de ralladura
  • agua mineral o agua de coco (1 taza y media)
  • sal y pimienta al gusto

Para los toppings:

  • germinados de rabanitos
  • cebolla tierna
  • pimiento amarillo y rojo
  • sésamo tostado

Preparación en 1 sólo paso:

  1. Poner en la batidora/licuadora todos los ingredientes troceados y triturar hasta obtener la textura deseada (se puede modificar añadiendo más agua de coco o más manzana). Servir en boles individuales y decorar con toppings al gusto.

Que lo disfrutéis. ¡Mucha salud!

Cristina Arroyo
Cristina Arroyo

Dietista y naturópata