Los granos de trigo (Triticum aestivum) se pueden hacer germinar en las condiciones adecuadas de temperatura y humedad; si además, los dejamos crecer durante unos diez días hasta que midan algunos centímetros (como si fuera hierba), los cortamos y los pasamos por la licuadora, obtendremos un zumo de un verde esmeralda lleno de antioxidantes, vitaminas, minerales, proteína, entre otros.

Sobre los brotes más habituales que se pueden licuar, encontramos los de alfalfa, trébol, judía mungo, azuki, semillas de girasol, rábano y brócoli. La mejor manera de hacer zumo es envolverlos con una hoja de lechuga y ponerlos así dentro de la licuadora; parece que sale más.

Las principales propiedades nutricionales del germinado de trigo

El germinado de trigo tiene muy pocas calorías (120 kcal por 28 g de germinado de trigo, lo que se acostumbra a poner en un licuado) y un porcentaje elevado en fibra (8 g; si bien la mayor parte se retira cuando se hace el licuado). El porcentaje de proteína es elevado (aproximadamente un 30%); y hay que destacar que contiene todos los aminoácidos esenciales disponibles en forma libre, por lo tanto más fácilmente asimilables.

Desde el punto de vista nutricional, su contenido de vitaminas, minerales y antioxidantes es elevado. Ahora bien, tiene una composición semejante a la de otros superverduras habituales en nuestra cocina, como las espinacas o el brócoli fresco. La diferencia es que, si bien estas verduras más comunes pueden aguantar días en la nevera, el germinado de trigo se acostumbra a comer crudo y recién cosechado; por lo tanto se supone que tiene más vitaminas y antioxidantes.

Una ración de 28 g en fresco tiene los valores nutricionales siguientes:

  • Vitamina A (en forma de betacaroteno):

Cubre el 4% de las necesidades diarias de esta vitamina (contiene 120 UI de vitamina A). La vitamina A interviene en el proceso de la visión, actúa modulando el proceso de diferenciación y proliferación celular y es importante para el buen funcionamiento de mucosas, piel, crecimiento de los huesos, reproducción y sistema inmunitario. Además, la forma en la que encontramos la vitamina A en el mundo vegetal (sobre todo en forma de carotenos) también tiene una función antioxidante que parece proteger contra el cáncer.

  • Vitaminas B:

Contiene cantidades discretas de las diferentes vitaminas del grupo B (sobre todo B1, B2, B3, B5 y B6). Hay que remarcar que aunque contenga B12 (0,3 mg), siguiendo el criterio de la USDA, no se puede asumir que sea en la forma activa.

  • Vitaminas C y E:

Contiene cantidades relativamente discretas de estas vitaminas. Por lo que respecta a la C, contiene 1 mg, que es un poco más del 1% de las necesidades diarias. Y por lo que respecta a la E, satisface un 6% de las necesidades diarias. Ambas son importantes antioxidantes del organismo.

En lo que respecta a los minerales, el germinado de trigo contiene una variedad elevada de minerales; a pesar de ello, la cantidad de producto ingerido en un licuado es pequeña, y resultan magnitudes discretas de fósforo, magnesio, calcio, hierro, potasio, manganeso, cinc y selenio.

Los principales efectos del germinado de trigo sobre el organismo

Hay controversia sobre el germinado de trigo porque, por un lado, los estamentos médicos oficiales le reconocen solo algunos efectos científicamente probados sobre el organismo; sin embargo, por otro, sus más acérrimos defensores pregonan una lista interminable de beneficios.

Veamos, en primer lugar, las propiedades del germinado de trigo reconocidas por los estamentos oficiales basadas en estudios científicos contrastados:

  • 1. Antioxidante:

 Los experimentos hechos en animales y personas sanas sugieren que podría tener efectos antioxidantes (gracias al contenido en betacaroteno, vitamina C, vitamina E, clorofila y a la enzima antioxidante SOD – superóxido dismutasa). Los antioxidantes protegen de los radicales libres, que provocan cáncer, enfermedades degenerativas, envejecimiento prematuro, problemas cerebrocardiovasculares, etc.

  • 2. Anticolesterol:

Diferentes experimentos hechos en animales muestran una reducción de los niveles de grasas en la sangre; y en concreto, de la oxidación del colesterol, que se asocia con el peligro cardiovascular (aterosclerosis, ataques de corazón, embolias).

  • 3. Antidiabético:

Un estudio hecho en animales muestra un efecto de disminución de los niveles de azúcar en sangre (hipoglucemiante) y concluye que podría ser útil para tratar la diabetes mellitus.

  • 4. Anticancerígeno y reductor de los efectos secundarios de la quimioterapia:

Algunos estudios en el laboratorio (in vitro) muestran como el germinado de trigo podría desactivar los mecanismos de determinadas sustancias cancerígenas;  otros muestran como inhibe los daños al ADN y un efecto antiproliferador de determinadas células afectadas de leucemia. Un estudio hecho en mujeres en tratamiento quimioterapéutico por cáncer de pecho muestra que la ingesta de germinado de trigo contribuyó a mejorar los niveles sanguíneos y a reducir los efectos secundarios sin disminuir la efectividad del tratamiento.

En segundo lugar, por parte de algunos sectores de la medicina alternativa, encontramos listas muy largas de propiedades beneficiosas, en la que se describen cincuenta razones para consumir germinado de trigo cada día.

Después de documentarme, mi opinión personal es que añadir germinado de trigo a los licuados nos aportará un plus de vitaminas y antioxidantes, pero hay que tener muy presente que no hay ningún alimento milagroso. Los beneficios de una dieta sana se obtienen combinando una amplia variedad de alimentos y siempre teniendo presente que la base de la pirámide alimentaria deberían ser las hortalizas y verduras frescas, próximas, ecológicas y de temporada.

Cambios vitales según la medicina tradicional china del germinado de trigo

El germinado de trigo es, según el autor Paul Pitchford en el libro Sanando con alimentos integrales, un alimento con propiedades antiinflamatorias por la cantidad excepcional de clorofila, antioxidantes (Superóxido dismutasa – SOD) y mucopolisacáridos (un tipo de fibra soluble) que contiene. Además, como es un alimento vivo (recién cosechado y que se come crudo) sirve para fortalecer todos los tejidos del cuerpo, incluyendo el sistema sanguíneo.

Por lo que respecta a la naturaleza térmica, según la medicina tradicional china, los zumos frescos de germinado de trigo enfrían más que otras presentaciones posibles de este alimento (por ejemplo, en polvo deshidratado o en pastillas); por lo tanto, son especialmente útiles para las personas robustas con señales de exceso de calor: con capa amarillenta en la lengua, aversión por el calor, pulso radial fuerte, voz alta, cara rojiza y de carácter extravertido y contundente. En cambio, cuando hay síntomas de deficiencia, debilidad o señales de frío, hay que vigilar a la hora de consumir el germinado de trigo y hacerlo en pequeñas cantidades.

Según este mismo autor, el germinado de trigo es un alimento que enfría y que actúa bastante rápido a la hora de eliminar las toxinas del cuerpo. Sus propiedades digestivas ayudan a las personas que tienen el hígado sobrecargado, digestiones lentas o inflamaciones gastrointestinales.

Según los remedios tradicionales, el germinado de trigo va bien para tratar el bocio, la artritis reumatoide, las erupciones de piel, la anemia, la diabetes, para favorecer la cicatrización de heridas, para prevenir las caries e infecciones bacterianas, de virus y de hongos, en los casos de cistitis, uretritis, prostatitis, candidiasis.

También tiene mucha tradición para ayudar a eliminar restos de drogas, metales pesados y elementos intoxicantes que actúan sobre el hígado. Incluso se utiliza para prevenir la aparición de canas, reducir la presión arterial y mejorar la digestión. Finalmente, algunos terapeutas lo aconsejan en forma de enema (lavativa) mezclado con agua tibia para ayudar a depurar el intestino grueso y sobre todo en casos de estreñimiento.

¿Cómo debo utilizar el germinado de trigo en la cocina?

Es muy interesante introducir el germinado de trigo crudo en la dieta porque así mantenemos intactas la mayoría de las propiedades antioxidantes. Ahora bien, a muchos la hierba nos parecerá demasiado difícil de masticar y de digerir entera; por lo que son muy útiles los licuados. En este artículo de nuestra especialista Carla Zaplana, hay todos los detalles para hacer el mejor licuado con la licuadora que se adapta mejor a las necesidades de cada persona.

Si se desea empezar a consumir germinado de trigo hay dos opciones: comprarlo ya germinado o bien hacerlo germinar en casa. Hay en tiendas especializadas, como OBBIO, en Barcelona.

Otra posibilidad es ponerse en contacto con la empresa www.clorofeeling.com, formada por un equipo de jóvenes emprendedores catalanes que distribuyen germinado de trigo ya hecho. Si se desea hacerlo crecer en casa, también se puede pedir el lote para germinar, y así lo tenéis siempre a mano y a punto para exprimir recién cosechado.

En el último caso, hay que tener en cuenta que se debe utilizar agua de buena calidad y que, una vez pasados les diez días, cuando ya esté a punto para cosechar, hay que guardarlo en la nevera dentro de una bolsa de plástico para evitar que pueda desarrollar hongos si se deja seguir creciendo.

Las mejores recetas con germinado de trigo

La mejor forma de tomar germinado de trigo es en forma de licuado. Como sabe muy fuerte, proponemos una serie de recetas sencillas que combinan diferentes ingredientes saludables y deliciosos. En cada licuado, aumentamos la cantidad de germinado de trigo. Las medidas son en tazas pequeñas –de café–, para no tener que pesar los alimentos.

Licuado para calmar el deseo de dulce:

  • 2 manzanas
  • 2 zanahorias
  • ½ taza de germinado de trigo (según la tolerancia a su sabor)

Licuado para activarnos:

  • 1 taza de germinado de trigo
  • ½ taza de germinado de alfalfa
  • 1 taza de verdura de hoja verde (espinacas, coles, etc.)
  • Una zanahoria
  • Una manzana
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharada sopera de algún endulzante de calidad (azúcar de rapadura, jarabe de agave, melaza de arroz, miel)

Licuado para depurarnos:

  • 2 tazas de germinado de trigo
  • 1 taza de alfalfa germinada
  • 1 taza de hojas de col
  • 1 taza de hojas de espinacas
  • 1 cucharada sopera de cebolla tierna
  • 1 cucharada sopera de ajo tierno
  • ½ taza de remolacha cruda
  • 1 cucharada de postres de jengibre fresco rallado
  • 1 manzana

Todo lo que no debes olvidar sobre el germinado de trigo

Antioxidante, rico en vitaminas y con un sabor muy especial, se puede incorporar a la dieta en forma de licuado para ayudar a prevenir muchas enfermedades.

Núria Coll
Núria Coll

Directora Soycomocomo.es, la Consulta nutricional de Soycomocomo.
Creadora del Cómo Como Festival

  @nurcoll   @nuriacoll