Potaje con mijo y garbanzos

Un plato ideal para reforzar y calentar el cuerpo, con todos los nutrientes que necesitamos: proteínas, hidratos, grasas, vitaminas y minerales. ¡Una delicia!

Inicio  ›  Receta de Montse Vallory 6 de noviembre 2013 | Actualizado el 24 de enero 2014 por

Chef especializada en alimentación natural. Graduada por el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundado per Annemarie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace de Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Potaje con mijo y garbanzos

Para 4 personas

– Un potaje saludable que no carga el hígado como los tradicionales cocidos con carne, a pesar de resultar un plato completo, energético, calorífico y lleno de nutrientes.

– El mijo es un cereal de cocción rápida que no contiene gluten y refuerza el sistema digestivo.

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

  • Verduras variadas cortadas pequeñas: cebolla, nabo, zanahoria, apio, col…
  • 2 l de agua mineral o caldo vegetal natural
  • 1/4 de vaso 60 ml) de mijo bien lavado
  • 1 vaso de garbanzos cocidos
  • 10 cm de alga wakame de Galicia troceada
  • 2 hojas de laurel
  • Pimienta negra recién molida
  • 3 cucharadas de miso, de cebada o de arroz, no pasteurizado
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal marina fina

 

Elaboración

  1. Saltear la cebolla con un poco de aceite y sal durante 5 minutos. Añadir el mijo y tostarlo ligeramente, sin parar de remover.
  2. Verter el agua, los garbanzos cocidos, el alga wakame, el laurel, ½ cucharadita de sal, una pizca de pimienta y llevarlo a ebullición. Cocer a fuego lento durante 15 minutos.
  3. Incorporar las verduras y cocer 10 minutos más. Rectificar de líquido según la consistencia deseada. Llevarlo a ebullición y sacarlo del fuego.
  4. Diluir el miso en un poco de caldo y verterlo en la sopa.
  5. Presentar el plato con perejil picado y aliñado con un poco de aceite.

 

Apuntes culinarios

Este plato queda más sabroso si la cocción se hace con poca agua y, al final, se le añade más, hasta llegar al volumen deseado. Para preservar las vitaminas de las verduras, cocinar a fuego suave y la tapa medio abierta.

Escoger el miso no pasteurizado y evitar que hierva, para mantener vivo el fermento que regenera la flora intestinal. En caso de evitar el gluten, utilizar miso de arroz integral.

Apuntes energéticos

Éste es un plato calorífico y reforzante que puede llevar todo lo necesario para una dieta equilibrada de otoño-invierno: variedad de verduras de todos colores, algas, legumbres, cereales, aceites, hierbas aromáticas y fermentos.
El mijo es un cereal sin gluten que refuerza el sistema digestivo y calienta el cuerpo. La receta admite cualquier variedad de cereal en grano entero o pasta. El grano entero aporta energía vital al plato y no genera tanta mucosidad como la pasta.

El alga wakame gallega de Porto-Muiños es delicada y tierna. En caso que no guste el delicado sabor marino, ponerla a remojo 5 minutos y escurrir antes de incorporar al potaje.

Los apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

Una receta ideal para proporcionar al cuerpo una batería importante de nutrientes esenciales. A diferencia de los potajes y cocidos con carne, que carga el hígado y cuesta de digerir, éste, además de aportar hidratación, favorece la regeneración de la calidad de la sangre y la desintoxicación del organismo gracias al ácido algínico del alga wakame. Además, su contenido en minerales hace que sea un plato conveniente para las personas que quieren asegurarse un nivel óptimo de calcio o que buscan compensar la pérdida de electrolitos después de hacer deporte, por ejemplo. También es importante la combinación de cereal de grano entero más legumbre. De esta manera, aseguramos una proteína de calidad –con todos los aminoácidos esenciales. Y, por último, también favorece que tengamos una sangre ligeramente alcalina, requisito imprescindible para que las funciones de nuestro organismo se lleven a cabo satisfactoriamente. Debemos recordar que el exceso de proteína y azúcares refinados, entre otros factores, favorecen un pH sanguíneo ácido, un medio más propicio para que actúen los microorganismos patógenos y aparezcan procesos inflamatorios y otros desajustes orgánicos.

PUBLICIDAD

portada  —  arriba

portada  —  arriba

Potaje con mijo y garbanzos

Un plato ideal para reforzar y calentar el cuerpo, con todos los nutrientes que necesitamos: proteínas, hidratos, grasas, vitaminas y minerales. ¡Una delicia!

Inicio  ›  Receta de Montse Vallory 6 de noviembre 2013 | Actualizado el 24 de enero 2014 por

Chef especializada en alimentación natural. Graduada por el Natural Gourmet Institute for Health and Culinary Arts fundado per Annemarie Colbin, en Manhattan. Desde 1999 imparte cursos de cocina natural y difunde la alimentación saludable. Actualmente da clases en el centro Biospace de Barcelona. También organiza vacaciones culinarias.

www.montsevallory.com

La receta

Potaje con mijo y garbanzos

Para 4 personas

– Un potaje saludable que no carga el hígado como los tradicionales cocidos con carne, a pesar de resultar un plato completo, energético, calorífico y lleno de nutrientes.

– El mijo es un cereal de cocción rápida que no contiene gluten y refuerza el sistema digestivo.

Foto: Pau Esculies

Ingredientes

  • Verduras variadas cortadas pequeñas: cebolla, nabo, zanahoria, apio, col…
  • 2 l de agua mineral o caldo vegetal natural
  • 1/4 de vaso 60 ml) de mijo bien lavado
  • 1 vaso de garbanzos cocidos
  • 10 cm de alga wakame de Galicia troceada
  • 2 hojas de laurel
  • Pimienta negra recién molida
  • 3 cucharadas de miso, de cebada o de arroz, no pasteurizado
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal marina fina

 

Elaboración

  1. Saltear la cebolla con un poco de aceite y sal durante 5 minutos. Añadir el mijo y tostarlo ligeramente, sin parar de remover.
  2. Verter el agua, los garbanzos cocidos, el alga wakame, el laurel, ½ cucharadita de sal, una pizca de pimienta y llevarlo a ebullición. Cocer a fuego lento durante 15 minutos.
  3. Incorporar las verduras y cocer 10 minutos más. Rectificar de líquido según la consistencia deseada. Llevarlo a ebullición y sacarlo del fuego.
  4. Diluir el miso en un poco de caldo y verterlo en la sopa.
  5. Presentar el plato con perejil picado y aliñado con un poco de aceite.

 

Apuntes culinarios

Este plato queda más sabroso si la cocción se hace con poca agua y, al final, se le añade más, hasta llegar al volumen deseado. Para preservar las vitaminas de las verduras, cocinar a fuego suave y la tapa medio abierta.

Escoger el miso no pasteurizado y evitar que hierva, para mantener vivo el fermento que regenera la flora intestinal. En caso de evitar el gluten, utilizar miso de arroz integral.

Apuntes energéticos

Éste es un plato calorífico y reforzante que puede llevar todo lo necesario para una dieta equilibrada de otoño-invierno: variedad de verduras de todos colores, algas, legumbres, cereales, aceites, hierbas aromáticas y fermentos.
El mijo es un cereal sin gluten que refuerza el sistema digestivo y calienta el cuerpo. La receta admite cualquier variedad de cereal en grano entero o pasta. El grano entero aporta energía vital al plato y no genera tanta mucosidad como la pasta.

El alga wakame gallega de Porto-Muiños es delicada y tierna. En caso que no guste el delicado sabor marino, ponerla a remojo 5 minutos y escurrir antes de incorporar al potaje.

Los apuntes nutricionales de Jordina Casademunt

Una receta ideal para proporcionar al cuerpo una batería importante de nutrientes esenciales. A diferencia de los potajes y cocidos con carne, que carga el hígado y cuesta de digerir, éste, además de aportar hidratación, favorece la regeneración de la calidad de la sangre y la desintoxicación del organismo gracias al ácido algínico del alga wakame. Además, su contenido en minerales hace que sea un plato conveniente para las personas que quieren asegurarse un nivel óptimo de calcio o que buscan compensar la pérdida de electrolitos después de hacer deporte, por ejemplo. También es importante la combinación de cereal de grano entero más legumbre. De esta manera, aseguramos una proteína de calidad –con todos los aminoácidos esenciales. Y, por último, también favorece que tengamos una sangre ligeramente alcalina, requisito imprescindible para que las funciones de nuestro organismo se lleven a cabo satisfactoriamente. Debemos recordar que el exceso de proteína y azúcares refinados, entre otros factores, favorecen un pH sanguíneo ácido, un medio más propicio para que actúen los microorganismos patógenos y aparezcan procesos inflamatorios y otros desajustes orgánicos.

Núria Coll
Núria Coll

Directora Soycomocomo.es, la Consulta nutricional de Soycomocomo.
Creadora del Cómo Como Festival

  @nurcoll   @nuriacoll
PUBLICIDAD

portada  —  arriba