esmorzar-475Lo ideal es que “en casa hagan un desayuno fuerte”, asegura la psicopedagoga, naturópata, homeópata y máster en Salud y Nutrición Josefina Llargués; después, a la hora del recreo, deberían hacer un desayuno ligero, que no les sacara el apetito para comer.

Para que sean ideales del todo, los desayunos “deberían ser compartidos con la familia“, ya que es una manera de empezar el día juntos, pasar un rato tranquilo antes de comenzar las actividades.

A la hora de enumerar propuestas, Josefina Llargués, autora de los libros de recetas La Filomena els fogons remena y La Filomena llaminera, de Lectio Ediciones, propone:

  1. Cereales integrales de quinua, trigo, kamut, espelta, maíz, arroz…
  2. Galletas integrales o pasteles caseros integrales.
  3. Un huevo pasado por agua y pan integral para mojar.
  4. Galletas hinchadas de arroz u otros cereales, untadas con paté vegetal, o acompañadas de membrillo o de lechuga con rodajas de tomate y un poco de queso fresco, si tomáis lácteos.
  5. Muesli que podéis mezclar con leche de vaca o de cabra ecológicas o con una bebida vegetal.
  6. Pan de kamut con margarina vegetal no hidrogenada con miel, nueces y pasas por encima.
  7. Pan integral bien untado con tomate y regado con aceite de oliva virgen, acompañado de lo que más os guste.
  8. Un yogur o kéfir de vaca o de cabra, si tomáis lácteos, o bien un yogur de soja, mezclado con fruta a trocitos y un puñado de cereales inflados.
  9. Tostadas de pan integral recién hechas, con mermelada sin azúcar o endulzada con un poco de azúcar integral de caña, concentrado de manzana o melaza de cereal.
  10. Pan integral de trigo con mantequilla de buena calidad y dátiles naturales cortados a trocitos por encima.
  11. Las bebidas de arroz, soja, quinua, avena, espelta, kamut, avellanas o almendras, sin azúcar añadido, pueden ser una alternativa magnífica para los que no consumís lácteos habitualmente o los que deseáis alternar con otras ideas nutritivas y deliciosas.
  12. Pan de espelta con tahina (pasta de sésamo, muy rica en calcio) y un chorrito de melaza de arroz.
  13. Creps rellenos de mermelada casera.

Tras haber desayunado en casa, para el recreo “les podemos preparar un bocadillo de pan integral pequeño, acompañado de frutos secos, orejones, unas galletas integrales o una pieza de fruta”, explica Josefina Llargués. Lo importante es que el desayuno de media mañana sea solo un refrigerio, y no el central.

Los beneficios de la comida integral para las criaturas

La comida integral no es suficientemente conocida. A menudo se piensa que es solo para hacer régimen y para tener un buen tránsito intestinal y, por tanto, para ir bien de vientre. Es cierto que la comida integral regula el funcionamiento de los intestinos, pero es mucho más que eso.

La comida integral, como el pan o los cereales, conserva todos los nutrientes, como vitaminas, minerales y proteínas. Los conserva porque no se los han sacado, como se hace con la comida refinada. Para entenderlo, hay que pensar en una cebolla a la que se le sacan las capas. Esto es lo pasa con los cereales: les extraen todas las capas −donde están los nutrientes− hasta quedarse con el grano último: el cereal refinado.

Las criaturas hacen un desgaste físico importante diario, por eso los cereales, la pasta o el pan integral los mineraliza de una manera óptima. En cambio, en el caso de la comida refinada, el cereal solo se ha quedado con el azúcar, que les da energía, ya que los hidratos de carbono se transforman en azúcar cuando se metabolizan.

Hay otro mito que asegura que la comida integral no gusta a los niños. Es cuestión de educar el paladar, asegura la especialista Josefina Llargués. “Y una buena manera de empezar es ir combinando ambos tipos”. Por ejemplo, un día pueden comer espaguetis blancos, pero otro, arroz integral. Los beneficios que les aportan son importantes.

Propuesta de recetas de Josefina Llargués, extraídos del libro La Filomena llaminera:

DESAYUNO DE PRÍNCIPES y PRINCESAS

Ingredientes

  • 1 tazón de bebida de avena
  • 50 g de cereales de quinua
  • 6 fresones cortados pequeños
  • 1 cp de melaza de avena o de arroz
  • 1 cc de sésamo crudo o tostado

Preparación

  1. Llenamos casi un bol con bebida de avena.
  2. Añadimos los cereales de quinua, los fresones y la melaza.
  3. Mezclamos los ingredientes, espolvoreamos sésamo por encima y nos lo comemos a continuación, ¡que si no los cereales se ablandan!

 

DESAYUNO BLANCO Y AMARILLO

Ingredientes

  • Galletas de arroz (o de cualquier otro cereal)
  • Queso fresco de cabra o de vaca
  • 1 plátano
  • Miel de mil flores

Preparación

  1. Cogemos una galleta de arroz, la cubrimos con un trozo delgado de queso fresco y algunas rodajas de plátano.
  2. Lo regamos con un hilo de miel y… ummm… ¡es buenísimo!

 

DESAYUNO DE LOS CAMPEONES

Ingredientes

  • 1 tazón de bebida de soja
  • 50 g de cereales de espelta
  • 3 o 4 nueces troceadas
  • 1 cp de pasas Sultana
  • 1 cp de piñones
  • 1 cp de concentrado de manzana

 

Preparación

  1. Ponemos la bebida de soja dentro del cuenco. Añadimos el resto de ingredientes, mezclamos y… ¡ya nos lo podemos comer!
Trinitat Gilbert
Trinitat Gilbert

Periodista

  @trinigilbert