El verano ya está aquí y, con él, el calor, las vacaciones, las ganas de salir, las terrazas… El cuerpo pide refrescarse, pero no todo vale. A menudo los refrescos comerciales están llenos de azúcares que solo aportan calorías vacías, sin nutrientes, y que contribuyen a desarrollar diferentes enfermedades.

Vichy Catalan, conocedora de esta realidad, propone Vichy Catalan Fruit, la alternativa más saludable de agua saborizada. Los dos formatos, de 1,2 l y 0.5 l, fabricados con un material muy resistente ideal para llevar, están disponibles en tres sabores: naranja, limón y manzana. El hecho de estar elaborado con el jugo de tres naranjas, tres manzanas y un limón respectivamente, sin ningún tipo de azúcar añadido y endulzado con el toque justo de estevia es lo que realmente marca distancia con otras bebidas de su categoría y lo que la hace valedora de la expresión “burbujas con zumo”.

¿Es sana el agua Vichy Catalan?

Con Vichy Catalan Fruit podéis disfrutar de todos los beneficios de la fruta, además de las propiedades del agua mineral natural carbonatada Vichy. Sus propiedades mineromedicinales y su sabor inconfundible la convierten en una de las aguas minerales mejor valoradas por los restauradores y consumidores. Muchos estudios han demostrado que, consumiéndola regularmente, podemos reducir los niveles de colesterol LDL y el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares sin elevar la presión sanguínea.

 

Vichy Catalan Fruit solo contiene 1 g de azúcar por cada 100 ml.

¿Si es refrescante significa que lleva azúcar?

Muchas veces “refresco” y “azúcar” son dos términos relacionados, y no en vano, ya que si nos fijamos en el listado de ingredientes y tabla de composición nutricional podemos observar que muchas de estas bebidas tienen el azúcar entre los primeros ingredientes, que puede suponer hasta el 30% del total. Vichy Catalan ha prescindido de él para elaborar Vichy Catalan Fruit, que solo contiene 1 g por cada 100 ml de producto, cifra insignificante en comparación con otras marcas del mercado y que, además, proviene del jugo de frutas. Como ya hemos explicado en varias ocasiones en Soycomocomo, lo óptimo es tomar la fruta entera y, en caso de que sea zumo, es muy interesante que se haga con una parte considerable de agua y que la cantidad de frutas exprimidas sea limitada.

Acostumbrar el paladar al sabor natural de los alimentos es una tarea pendiente que tiene la sociedad actual, ya que tenemos dependencia de alimentos ultrapalatables que pueden llegar a ser adictivos.