Foto-principal-esmorzar-Quinua-Real-1-768x511
Hemos oído hablar mucho de la quinua. Desde hace siglos, los incas ya consideraban este pseudocereal proveniente de los Andes como un alimento sagrado, y apreciaban tanto sus propiedades que le otorgaban el privilegio de ser considerada como la madre de todos los granos. Hoy en día, su aprecio en el mundo de la alimentación saludable no ha mermado, al contrario: desde hace unos años, la quinua ha ganado popularidad internacionalmente mucho más allá de las tierras andinas, hasta considerarse un superalimento que aporta excelentes beneficios a nuestra salud.

La quinua es perfecta para todas aquellas personas que quieran o que necesiten evitar el gluten o que tengan sensibilidades alimentarias, ya que es muy fácil de digerir y, además, resulta muy sencilla y versátil en la cocina: combinada con otro cereal, nos proporciona una aportación proteínica similar a la de la carne y tradicionalmente se utiliza como el arroz, mezclada con verduras y con proteína vegetal, o también puede añadirse a las ensaladas frías de verano.

Este delicioso pseudocereal tiene un contenido más alto en enzimas, vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y fitonutrientes que la mayoría del resto de granos, por eso resulta una gran alternativa a los cereales con gluten. Además, contiene todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo humano necesita, cosa que la convierte en un alimento con un alto valor proteico. También destaca su contenido en potasio, magnesio, hierro y vitamina B.

Dicho esto, seguramente habréis probado la quinua en su versión en grano servida como el arroz pero ¿sabíais que tenemos otras fantásticas formas de consumirla, aprovechando sus cualidades y disfrutando de su sabor?

  1. Germinada: una buena opción para enriquecer ensaladas en sabor y en propiedades. Germinarla es un proceso sencillo que se puede hacer desde casa: basta dejarla en remojo durante la noche y dejarla germinar en un ambiente cálido durante unas 12 horas, enjuagándola dos o tres veces al día.
  2. En el desayuno: además de ser fácil de cocinar, es fácil de digerir y tiene un sabor a nuez muy particular. Para el desayuno admite múltiples versiones: germinada, caliente en versión porridge o también hinchada o en copos y mezclada, por ejemplo, con canela, semillas de lino, de calabaza, de girasol o de sésamo y con otros superalimentos como bayas de goji, fruta fresca, cacao o algarroba.
  3. En bebida: una vez más, es fácil de digerir y, conservando todo su sabor, la bebida de quinua acompaña bien cereales, smoothies, batidos y postres, y proporciona un extra de cremosidad sin colorantes, conservantes o aditivos y, lógicamente, es libre de lácteos. ¿Os animáis a probarla en un chai latte o con el café?

Las bebidas vegetales de Quinua Real

Quinua Real ha lanzado al mercado dos bebidas vegetales en formato mini, cómodo y perfecto para el desayuno o la merienda de pequeños y grandes: una con quinua y arroz (también disponible en formato de 1 litro), y otra con quinua, arroz y cacao.

La obtención de todas las bebidas vegetales Quinua Real sigue un proceso patentado por la propia marca que extrae siempre la bebida desde el grano completo del cereal y no desde la harina. Así se logra un plus de sabor y de pureza, utilizando, además, productos ecológicos de alta calidad, sin azúcares refinados, de comercio justo y certificados como Vegan y Gluten Free. El resultado es una exquisita bebida sin lactosa, apta para veganos y vegetarianos y con un delicioso sabor y aroma. Podéis encontrarlas en herbolarios, tiendas especializadas y la cadena de supermercados Alcampo..