Para muchas personas, el desayuno suele ser en una comida muy dulce, con cereales, cremas de cacao para untar, mermeladas, zumos de frutas… Son opciones que tenemos muy asociadas a esta comida, pero no son las únicas que nos pueden servir para disfrutar de una mañana con energía.

¡Desayuna verduras!

Si queremos un desayuno dulce, no hay que renunciar a él siempre que elijamos alimentos integrales y reales que nos aporten una dulzura natural: fruta, fruta desecada, cereales integrales, especias… Preparaciones como un porridge de avena y canela, un tazón de kéfir de cabra con fruta o una tostada de pan integral con tahina y rodajas de plátano nos aportarán un toque dulce buenísimo sin perjudicar la salud.

Sin embargo, ¡el desayuno no tiene por qué ser dulce! Tenemos que pensar que es una comida igual que la comida o la cena, y no hay ninguna razón por la que tenga que ser diferente. A menudo nos cuesta imaginarnos un desayuno con verduras, huevo, pescado, tubérculos… ¡pero son opciones muy válidas y muy nutritivas! No hay nada más sano que desayunar verduras.

Si no estáis acostumbrados, al principio os puede resultar extraño, pero cuando lo probéis veréis que sienta muy bien y que proporciona una energía estable y duradera.

Algunos ejemplos de desayunos nutritivos podrían ser:

  • Huevo revuelto con verduras salteadas y aguacate
  • Tostada de pan de trigo sarraceno con pimiento asado y caballa en conserva
  • Boniato al horno con hojas de espinacas y virutas de jamón ibérico
  • Calabacín a la plancha con hummus, rúcula y piñones

Quizás os parecerán preparaciones demasiado elaboradas para hacer por la mañana, pero la idea no es cocinarlo todo al momento. Una buena planificación es clave y necesaria. Si sabemos qué comeremos al día siguiente, el día anterior podemos aprovechar, cuando hacemos la cena, para dejar recetas avanzadas como el hummus, el boniato al horno o las verduras salteadas. De este modo, por la mañana solo tendremos que poner todos los ingredientes en el plato ¡y listo!

Sin embargo, somos conscientes de que, a menudo, el trabajo y las actividades del día a día hacen difícil poder dedicar mucho tiempo a la cocina y habrá días en los que nos será imposible dejar listo el desayuno. En estos casos, tenemos la suerte de disponer de productos que son opciones saludables para complementar los desayunos.

¡Desayuna verduras!

Un ejemplo son los productos nuevos de “El huerto de La Piara”, 100% vegetales, sin aditivos, gluten ni lactosa. Hay recetas de verduras troceadas, de pimiento rojo y amarillo con cebolla o de calabacín, espárragos y alcachofas, para untar en tostadas o para acompañar unos huevos revueltos, por ejemplo. Además, también encontramos dipeables vegetales de berenjena y tahina, alcachofa y aceitunas, hummus clásico y hummus con curry. Opciones que nos ayudarán a incorporar verduras en el desayuno de forma fácil cuando no tengamos mucho tiempo.

¿Qué? ¿Os animáis a incorporar verduras al desayuno para hacerlo más sano?