La lactosa en un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y sus derivados y el cuerpo necesita una enzima llamada lactasa para digerir la lactosa. La intolerancia a la lactosa se manifiesta cuando hay un déficit en la cantidad de lactasa a nivel del intestino delgado.

Los síntomas son malestar general, náuseas, diarrea, flatulencias, gases o espasmos.

Causas principales

  • El organismo ya no lo fabrica (el 70% de la población tiene un déficit de lactasa congénito) o fabrica menos (hay una pérdida progresiva de esta enzima con la edad). En general se asume que la lactasa es una enzima que tenemos hasta los cinco año y después su cantidad va disminuyendo con el tiempo

Tratamiento

  • dieta sin lactosa
  • Evitar productos ultra-procesados en los cuales no se puede determinar la cantidad de lactosa contenida
  • Enzimas digestivos
  • Probióticos