Una de cada diez personas en España padece síndrome de ojo seco. Lo alarmante es el crecimiento en la población más joven. La exposición permanente a las pantallas ha incrementado los síntomas en adolescentes y jóvenes, y la contaminación, el tabaco, la calefacción o aire condicionado, entre otros factores, han perjudicado aún más la mucosa del ojo. En el mercado convencional hay pocas soluciones, ya que las lágrimas artificiales alivian, pero no terminan de hidratar internamente el ojo. Afortunadamente, en el mundo de la salud natural, se ha descubierto que los omega-7 pueden resolver el síndrome.

¿Síndrome de ojo seco? Prueba con omega-7

El problema de estar tantas horas frente al televisor, trabajando en el ordenador, mirando la tableta o hablando desde el móvil es que disminuimos la frecuencia de parpadeo, lo que provoca que la lágrima se evapore más fácilmente. Nos los cuenta la optometrista Elena García Rubio, que sabe que ni la lágrima artificial, ni el colirio ni los antiinflamatorios tópicos, resuelven satisfactoriamente el problema en los pacientes. “Hasta ahora habíamos tenido buenos resultados con omega-3 y 6, pero desde que hemos avanzado en la investigación del omega-7 los resultados son notablemente mayores”.

Con el omega-7, o ácido palmitoleico, se consigue equilibrar la capa lipídica de la película lacrimal, lo que muestra una reducción del picor y del enrojecimiento característico del ojo seco, y se consigue una mayor comodidad ocular. De hecho, actúa con un doble mecanismo de acción: por un lado, equilibra la composición de la película lagrimal y mejora la función de las glándulas de Meibomio y, en segundo lugar, reduce la inflamación al reducir los niveles de citoquinas proinflamatorias, al contrario que el omega-6, que se ha visto que podía ser proinflamatorio.

El aceite de la anchoa, un gran aliado para tratar el ojo seco

Hasta hoy, para disminuir los síntomas, hay productos hechos con espino amarillo con los que se han conseguido buenos resultados gracias a su contenido en omega-7. No obstante, también contiene grasas saturadas (ácido palmítico), de las que se recomienda no consumir más de un 8% de los requerimientos energéticos totales porque aumentan el riesgo cardiovascular. Como novedad en España y alternativa a estos extractos vegetales, la empresa Cien por Cien Natural ha traído un extracto purificado de omega-7 a base de aceite de anchoa que permite obtener un alto contenido en omega-7 y, prácticamente, sin contenido en grasas saturadas. Per Björk, responsable de la empresa, cuenta que el ingrediente clave se llama Provinal®, y que ellos lo comercializan como OmegaConfort 7.

¿Síndrome de ojo seco? Prueba con omega-7

¿Qué contiene OmegaConfort 7?

Es el primer aceite de pescado (Provinal®) hecho a partir del desecho de la anchoa, de la grasa subcutánea concretamente y no del espino amarillo, que es lo que hasta ahora se ha comercializado para el ojo seco. La parte que más omega-7 tiene es la grasa subcutánea y, cuando quitan la piel, en vez de tirarla como se hacía, la recuperan para tener este curioso efecto, cuenta. De la extracción se obtiene un extracto de alto contenido en omega-7 y prácticamente sin grasas saturadas. La anchoa es de Perú, el mayor caladero de anchoas del mundo, de donde, además, se saca buena parte del aceite de pescado que se distribuye.

¿A ti también te pasa? Descubre el caso de Paula

Eres de los que cuando te nombran los síntomas del ojo seco dices: ¡A mí también me pasa! A menudo son patologías leves que no se valoran, que no nos preocupan, hasta que nos afectan nuestro día a día. Paula Palomares, usuaria de lentes de contacto de toda la vida, tuvo que dejar las lentes hace un tiempo. “Me las ponía demasiadas horas y trabajo todo el día pegada a la pantalla del ordenador. También noté que, de la rojez, pasaba al dolor con un periodo de estrés personal. ¡Y encima la calefacción! Por la noche tenía un dolor increíble de ojos. Encima, en Madrid hace semanas que no llueve y lo noto mucho”. Paula empezó a tomar una perla de omega-7 y notó una leve mejoría, pero desde que ha empezado a tomar dos perlas al día, lo ha notado muchísimo. “He notado que el ojo me aguanta bien durante el día. Y además he reducido las horas de lentillas y solo me las pongo por la mañana a ver si curo un poco mis ojos.”

¡Para todas las mucosas!

El omega-7 es un lubricante de cualquier mucosa del cuerpo, y no solo del ojo. Es lógico. Además, OmegaConfort 7 contiene, con la misma intención, vitamina B2, que contribuye al mantenimiento de la piel y las mucosas en condiciones normales, y también es un buen antioxidante. Numerosos estudios han evidenciado los beneficios del omega-7 en el resto de mucosas del cuerpo, por ejemplo, en casos de sequedad vaginal, habitual sobretodo en el periodo de la menopausia y también en la sequedad de la piel. Paula Palomares, que, además del ojo seco, sufre de dermatitis atópica, también ha notado una gran mejoría, sobretodo acompañando las dos perlas de OmegaConfort 7 con dos cápsulas de Aceite de Krill NKO®.