Cada vez hay más gente que decide dejar de lado la leche de vaca y algunos productos lácteos, ya que han visto que quizás no les prueban o por prescripción de algún profesional de la salud.

Tanto los niños como las personas adultas dejamos de lado la leche animal, pero queremos seguir tomando algún tipo de líquido con el desayuno o a la hora de la merienda, o tomarnos una bebida caliente con un poco de café, cacao o té., y por eso tenemos los licuados vegetales.

Estos productos no son difíciles de hacer en casa; sólo necesitamos un poco de previsión, ingredientes de primera calidad, una batidora de mano y una gasa para colar. Pero quizás nos da pereza hacerlo y, por suerte, encontramos estas bebidas en supermercados de confianza.

Aquí queremos explicaros algunas de las características y factores que hace falta tener en cuenta antes de comprar bebidas vegetales.

leches de avena

Empecemos con el licuado vegetal más consumido y más común en las estanterías de los mercados: la “leche” de avena. Hay de todos los tipos: con frutos secos, con sabor a chocolate o vainilla, con gluten y sin gluten, con calcio, etc. También en formatos pequeños pensados para los niños o para llevar. Escogemos la que escogemos, tenemos que mirar la etiqueta y quedarnos con la que no lleve azúcares añadidos ni endulzantes, y que, si está enriquecida con calcio, sea de un calcio procedente de alguna alga, así el intestino lo absorberá mejor. De todas formas, a menudo, a los licuados vegetales se les tiene que añadir algún tipo de grasa para hacerlos más estables y más agradables al paladar.

leche de almendras

La bebida de almendras es una de nuestras favoritas. Es rica en calcio, porque las almendras son una buena fuente de este mineral. A menudo, como estamos hablando de un fruto seco, no le añaden ningún tipo de grasa, porque ya contiene una y es más fácil que se mantenga estable. Encontramos “leches” de almendra, pero también de avellana o de sésamo. En función de nuestros gustos y preferencias, algunas se pueden usar para mezclar con el café de la mañana o con cacao (la de almendra es ideal) y otras quizás os gustan más para cocinar recetas dulces o saladas.

También hay bebidas de cereales, como la de avena que comentábamos antes, que se hace con avellana, o algunas “leches” de arroz que también llevan almendras o coco.

Insistimos en la necesidad de mirar las etiquetas, ya que a menudo se pueden encontrar sustancias que las hacen un poco más densas, espesantes para conseguir una textura más untuosa y que no sea tan líquida. Nosotros, en casa, lo conseguiremos reduciendo la cantidad de agua y poniendo más cereal o frutos secos.

leche de coco

Finalmente, una de las que usamos más son las leches de coco.
Es ideal porque sólo contiene coco y agua y es muy suave y agradable. Va muy bien para elaborar curries, cremas y estofados, para hacer batidos o helados caseros; también se puede añadir a los cafés o tomarla bien fresca en verano.

 

 

leche de coco

También nos gusta esta otra leche de coco para beber. No es tan densa como la anterior, ya que contiene más agua, y puede ser una buena idea para después de practicar actividad física, aunque contiene azúcar.
Así pues, sea cual sea la bebida vegetal que escogéis, no dejéis de mirar las etiquetas. Os recomendamos ir variando y escoger diferentes productos para enriquecer la alimentación diaria, intercalando una de almendras con otra de avena, seguir con una de arroz y promover que haya variedad.

Todos estos productos los encontraréis en los supermercados Llobet i Ca l’Arpellot (presente en Manresa, Navàs y Gironella) y de venta online.

Martina Ferrer

Nutricionista y acupuntora.

Martina Ferrer

Ahora puedes pedir cita con
Martina Ferrer en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico