El principal sistema afectado es el digestivo (desde la boca hasta el ano), pero es más conocida por afectar a los órganos sexuales, tanto la vagina como el pene. En ambos casos las molestias y los problemas de salud que puede conllevar se pueden llevar en silencio durante años sin que se reciba ningún diagnóstico, lo que obviamente disminuye la calidad de vida de quien lo padece.

candidiasi-e1447610073328

Síntomas

Si no estás pasando una candidiasis claramente activa se sabe por el olor y el color del flujo y por los picores en los genitales. Puede que tengas una candidiasis crónica silenciosa si experimentas:

  1. Cansancio y cambios de humor, furia, depresión, agresividad o ansiedad después de las comidas
  2. Estreñimiento, diarrea u otras irregularidades intestinales
  3. Mente brumosa
  4. Deseo de azúcares simples
  5. Picor anal
  6. Infecciones en la piel
  7. Síntomas premenstruales
  8. Sudor nocturna
  9. Mareos, sensación de haber “bebido” después de una comida rica en carbohidratos
  10. Dolor en las articulaciones

¿Cómo diagnosticar una infección por levaduras?

Siempre podemos ir al médico digestólogo o ginecólogo/urólogo para que nos haga una prueba de laboratorio o podemos optar por un método casero: el test de la saliva.

Este método consiste en escupir dentro de un vaso de agua a temperatura ambiente apenas levantarse de la cama. Le echaremos un vistazo cada 15 minutos y si resulta que tenemos una infección de hongos verás como pasa una de estas tres cosas:

  1. La saliva formará hilillos dentro del agua.
  2. La saliva quedará en forma de gota espesa sobre el agua.
  3. La gota espesa de saliva se hundirá en el fondo del vaso.

Si la saliva queda flotando pasada una hora y sin hilos, entonces es probable que no tengas una infección de cándidas.

Remedios para disminuir los síntomas

La alimentación tiene un papel muy importante en el control de la candidiasis. Habrá que eliminar aquellos alimentos que favorecen su proliferación y aumentar la cantidad de los que nos ayudan a depurar el organismo. (En el artículo “Cena para una dieta anti-cándida”, de Núria Roura, encontramos una tabla muy simplificada.)

Pero al margen de los alimentos que nos ponemos en el plato, ¿a qué suplementos y otros métodos podemos recurrir?

  • Vinagre de sidra de manzana: a diferencia de otros vinagres, esta variedad es un potente antiséptico que actúa como depurador y nos ayuda a mantener el PH natural de la vagina y el equilibrio de las cepas bacterianas. Podemos hacernos duchas vaginales, (proporción ¼ taza de agua + 2 cucharadas de vinagre). Lo haremos una vez al día, siempre vigilando que no nos provoque irritación. Si sentimos que nos escuece ligeramente, dejaremos de hacerlo.
  • Extracto de hueso de pomelo: tiene grandes propiedades antimicrobiales y antifúngicas y se ha demostrado que obtiene grandes resultados a la hora de combatir el sobrecrecimiento de la Candida albicans. Es más eficaz tomarlo en forma líquida disuelto en agua o zumo. Añadiremos 10 gotas al agua, 2 veces al día, durante dos días. Seguiremos con 15 gotas en el agua 3 veces al día hasta que haya remitido.
  • Probióticos: conjuntamente con el extracto de hueso de pomelo, otra manera de mantener controlado el equilibrio bacteriano es tomando probióticos. Alimentos probióticos netos serán el chucrut o el kéfir de agua. Aparte de estos alimentos también es muy recomendable tomar probióticos en cápsulas. Estos suplementos contienen microorganismos que nos ayudan a fortalecer la flora del sistema digestivo y a controlar el sobrecrecimiento de hongos.
  • Árbol del té: el aceite esencial de este árbol es un potente antifúngico efectivo para eliminar hongos y bacterias. Podemos encontrar supositorios vaginales en tiendas especializadas o herbolarios, o podemos preparar un solución de aceite de jojoba con unas gotas de aceite de árbol del té (proporción 4/1), mojar con él un tampón e introducirlo en la vagina.
  • Yogur: nos aporta bacterias probióticas beneficiosas. Nos lo podemos aplicar tópicamente con un tampón, introduciéndolo en la vagina y dejándolo actuar unas dos horas. También podemos aplicarlo en la parte más externa, como si se tratara de una pomada. Asegúrate, sin embargo, de que es un yogur natural, sin edulcorantes o sabores y que no ha sido tratado con calor.

Receta medicinal: Bebida isotónica anti-Candida

Así que, pensando cómo incorporar algunos de estos ingredientes a nuestro día a día y tomarnos nuestra propia “medicina” de una manera agradable, he encontrado la clave para una nueva bebida isotónica y, además, de temporada. Toma nota:

  • 200 ml de agua mineral
  • 50 ml de vinagre de sidra de manzana sin pasteurizar
  • 15 gotas de extracto de semillas de pomelo
  • 1/4 cucharita de café de canela
  • Estevia, para endulzar
  • Opcional: 30 ml de zumo de manzana Granny (para aquellos que no tienen una infección demasiado severa pueden añadir un poco de zumo de manzana ácida).

Se puede ir tomando esta bebida a lo largo del día y la recomiendo sobre todo antes de ir a dormir, momento en que nos tomaremos también las cápsulas de probióticos.

La mejor manera de controlar las infecciones de levadura es escogiendo una alimentación saludable basada en vegetales, sin productos procesados ni aditivos químicos y, sobre todo, libre de estrés, ya que los nervios nos debilitan las defensas y hacen que se produzcan desequilibrios bacterianos en el organismo. Siguiendo estas pautas conseguiremos un ambiente en el que las infecciones de hongos estarán bajo control y nos sentiremos más sanos y energéticos.

Carla Zaplana
Carla Zaplana