El mayor problema lo componen los dulces, que, por todo el trabajo que conllevan, se suelen comprar en las tiendas. Pero, ¿podemos preparar dulces saludables y deliciosos en casa sin pasarnos horas en la cocina?

Mantecaditos de chufa y leche de coco

Los dulces comerciales, ya sean los de Navidad, la bollería o la pastelería tradicional, e incluso en ocasiones los etiquetados como saludables, suelen incluir productos que no sólo no nos alimentan, sino que no son nada recomendables: harinas y azúcares refinados, conservantes, colorantes, emulgentes, gelificantes, lecitinas, saborizantes, aromas…; y todo sometido a unos procesos de cocción y envasado tan poco conscientes y respetuosos que lo que nos ofrecen —a veces disfrazado bajo la etiqueta “natural”— tiene poco o nada que ver con lo que es realmente nuestro verdadero alimento.

Por estas fechas vuelven las pastitas, chocolates, turrones, mazapanes, etc., que se mantienen imperturbables en las estanterías de las tiendas durante semanas y meses. ¿Puede ser eso un dulce tan natural y nutritivo como lo es una fruta bien madura que nos dura un par de días en el frutero antes de empezar a deteriorarse, el verdadero proceso natural de un alimento?

Por otra parte, estos dulces “de celebración” suelen incluir otros ingredientes que, por ética y estilo de vida, muchos de nosotros no queremos consumir. Es el caso claro de los dulces de Navidad, en los que los mantecados y polvorones son unos de los protagonistas de las fiestas. Tradicionalmente, además de almendras y harina de trigo refinada y especias, estos dulces horneados se realizan con una base de manteca de cerdo y azúcar blanco, dos ingredientes que, sin duda, contribuyen a la preservación del alimento durante períodos de tiempo prolongados.

Si os preocupa la salud, seguro que os sonará que todos los aceites y grasas sometidas a temperaturas elevadas se transforman en uno de los peores enemigos de nuestra salud. Entonces, ¿por qué íbamos a querer darle a nuestro cuerpo lo peor de lo peor e intoxicarlo en una época en la que realmente lo que necesitamos son nutrientes de calidad para pasar de la mejor manera posible los meses de invierno?

Bandejas con polvorones raw

Si estáis conmigo, coincidiréis en que no hay ninguna lógica, ni sentido, ni meta, ni necesidad detrás de esta tradición tóxica, ¿verdad? Pero los dulces, y aún más los refinados, pueden crear adicciones tan fuertes que incluso derriban los límites de nuestra razón y acabamos sucumbiendo y consumiendo estos comestibles nocivos sólo porque no hemos podido hacer otra cosa. ¿Os suena la situación?

Pero hoy estamos de suerte, porque os propongo una receta muy sencilla y muy rápida de preparar, sin conservantes ni ingredientes sucios de ningún tipo, sin cocciones de ningún tipo que generen tóxicos, debiliten los nutrientes en los alimentos o los conviertan en sólo comestibles adictivos y tóxicos sin ninguna otra propiedad; y para que preparéis este año en un periquete los mejores dulces navideños con ingredientes de verdad naturales muy especiales.

Mantecaditos de chufa y leche de coco

Veréis que hay algunos ingredientes que hasta hace poco no eran comunes en nuestras tiendas, pero en España tenemos la suerte de contar con el trabajo y la profesionalidad de una empresa, Salud Viva, comprometida con la alimentación más saludable y que nos ofrece una amplia gama de alimentos con los que poder cuidarnos mientras disfrutamos.

Encontraréis sus productos en las tiendas de alimentación saludable de toda España, o, también, para más facilidad, podéis encargar los ingredientes en su tienda online y que os lleguen a casa.

A continuación, ya viene la receta para que preparéis los mejores mantecaditos para esta Navidad. A ver qué os parecen. Os adelanto que triunfarán con todos los públicos.

Detalle de mantecado de chufa y leche de coco

La receta

Ingredientes
Para 14 unidades

  • 1/2 T de harina de chufa
  • 1/2 T de leche de coco en polvo
  • 1/4 T de harina de coco en polvo
  • 1/4 T de aceite de coco, en estado líquido
  • 1/2 c de vainilla en polvo
  • 1 pellizquito de sal del Himalaya
  • 1/8 T de sirope de coco, o sirope preferido
  • 1 C extra de leche de coco, para decorar

Método de preparación

  1. Colocar todos los ingredientes secos en un bol y mezclar muy bien con una espátula o batidor de varilla, procurando que no queden grumos.
  2. Hacer un hueco en el centro de la mezcla de harinas y añadir el aceite de coco y el sirope.
  3. Mezclar muy bien con la ayuda de una espátula hasta conseguir una masa homogénea y modelable.
  4. Dividir la masa en 14 porciones iguales y dar forma de bolitas.
  5. Utilizar un aro para galletas para modelar las diferentes porciones de masa con la forma deseada, en mi caso con forma de flor.
  6. Presionar la masa dentro del aro sobre la superficie de trabajo y compactar la masa suavemente presionando con la yema de los dedos.
  7. Levantar el aro presionando suavemente la masa con la yema de los dedos hacia el espacio de trabajo y desmoldar.
  8. Espolvorear con leche de coco en polvo al gusto y reservar.
  9. Repetir la operación con el resto de la masa.
  10. Dejar reposar los mantecaditos a temperatura ambiente para que solidifican y se unan los sabores; guardar en recipientes de cristal con tapa hasta su uso.

No guardar al lado de una fuente de calor, ya que se derretiría el aceite de coco y se volverían demasiado blandos. Estarían igual de deliciosos, pero no parecerían mantecados.

También se pueden guardar en la nevera, siempre en recipiente de cristal con tapa para que no cojan los sabores de otros ingredientes que estén en el frigorífico.

Bon appétit!

Consol Rodríguez
Consol Rodríguez

Formadora de alimentación viva y cocina crudivegana, desarrolladora de recetas raw food, autora del blog kijimunas-kitchen.com y del libro Raw Food Anti-aging