Todo un festival de sabores. Inspirado en las recetas pad-thai, que combinan de una forma muy equilibrada sabores ácidos, salados, dulces y picantes, este plato nos aportará la energía necesaria para despertar a nuestros órganos y estar en sintonía con la primavera. La energía que nos trae la primavera es una energía en la que la naturaleza despunta, brota y germina a la vez que inspira a todos los seres vivos: plantas, animales y humanos.

Me encanta dar la bienvenida a la primavera con uno de los productos estrella de la temporada; los guisantes, perlas verdes tiernas y crujientes que solo podemos consumir frescos durante los meses de marzo a junio, por lo que hay que aprovechar su temporada para poder disfrutarlos al máximo. Recordad que, gracias a la protección de su vaina, son una de las hortalizas con menos productos químicos y unas de las pocas legumbres que podemos comer crudas; ¡pura vida! Cada pequeñísimo y minúsculo guisante aporta un alto contenido en vitamina A, ácido fólico o tiamina (B1), entre otras vitaminas, y en minerales como hierro, potasio y fósforo. Un plato de guisantes frescos puede cubrir los requerimientos diarios de vitamina C de una persona adulta. Además, su tipo de fibra actúa como prebiótico y tiene efectos beneficiosos para regular la flora intestinal.

Los guisantes frescos son legumbres con excelentes propiedades proteicas. Su proteína está considerada como una de las mejores gracias a su alto contenido en aminoácidos esenciales, de los cuales una proporción importante son ramificados como la L-arginina, que intervienen en el proceso de crecimiento y a los que también se atribuyen propiedades para reparar los tejidos. Además, ayudan a aumentar la producción de colágeno y a disminuir los depósitos de grasa corporal. Un conjunto de proteínas que nos ayudarán a mantener y mejorar la masa muscular especialmente ahora que es el momento de hacer un poco de dieta depurativa de hígado y vesícula biliar.

Los fideos o tallarinas de arroz me encantan; son muy versátiles en la cocina, sobre todo en primavera, para preparar recetas completas en nutrientes, ligeras y deliciosas. Si queréis que os queden sueltos, es mejor que los dejéis en remojo durante una hora en agua a temperatura ambiente y luego cocerlos ligeramente junto con el salteado y la salsa. Por último, quiero comentaros lo deliciosas que quedan las recetas con aceite de sésamo (sobre todo que sea de primera presión en frío), tanto en crudo como para salteados ligeros. Además de su delicioso sabor, aportan ácidos grasos que protegen la piel. Porque la primavera es la época de las flores y del renacer de la vida, con esta receta podréis preparar una fiesta de bienvenida en vuestra cocina. Ojalá pudierais olerla; ¡pura inspiración!

La receta

Ingredientes (para 2/3 personas):

  • 1 paquete de 250 g de tallarinas de arroz
  • 200 g de guisantes frescos
  • 5 cebollas rojas medianas
  • 4 dientes de ajo rallados
  • aceite de sésamo
  • sal marina
  • pimienta negra
  • semillas de sésamo tostadas (al momento mejor)
  • hojas de menta fresca (para decorar)

Salsa:

  • 1 c.s. de jengibre rallado
  • 4 c.s. de aceite de sésamo
  • 2 c.p. de tamari
  • 3 c.s. de crema de cacahuete
  • zumo de 1/2 lima
  • medio vaso de agua tibia

Preparación

  1. Escaldar los guisantes durante unos 2 minutos (hasta que floten y empiecen a hincharse); escurrir enseguida y reservar.
  2. Dejar en remojo las tallarinas durante 1 hora a temperatura ambiente.
  3. Saltear en un poco de aceite sésamo la cebolla roja cortada en medias lunas finitas, un poco de sal marina y pimienta y, cuando esté pochada pero al dente, añadir los ajos machados y mezclar durante un par de minutos.
  4. Mientras, emulsionar todos los ingredientes de la salsa (corregir de tamari y jengibre al gusto).
  5. Añadir a la cebolla las tallarinas escurridas y un poco de agua para que se vayan ablandando, y dejar cocer durante unos 5 minutos. Al final mezclar con la salsa.
  6. Repartir las tallarinas en cada plato, añadir los guisantes, semillas de sésamo tostadas, unas hojitas de menta fresca y un chorrito de lima.

Que lo disfrutéis,

¡Mucha salud!

Cristina Arroyo
Cristina Arroyo

Dietista y naturópata