Ingredientes kaleslaw

Con esta salsa de leche de coco, tahina, mostaza y cúrcuma, será la reina de las ensaladas.

El origen de la coleslaw nace en el siglo XVIII de la palabra holandesa koolsla, abreviatura de kool salade  o ensalada de col. Hasta que no llegó a Gran Bretaña no se popularizó y, curiosamente, fue allí y a mediados del siglo XIX (con la mahonesa a cuestas) cuando empezó a gustar mucho y se la empezó a llamar cold slaw. Cuando posteriormente llegó a EEUU, se acuñó definitivamente como coleslaw.

La versión original es sólo con col y zanahoria ralladas; con el tiempo se le añadió cebolla y hay muchas versiones en las que lleva manzana. Yo simplemente he cogido los vegetales que tenía en casa a mano y me he puesto manos a la obra. He querido recuperar esta receta por la importancia que tiene incluir en nuestra dieta una ración al día como mínimo de vegetales crudos y no limitarse a la lechuga, pepino, tomate… que están bien, pero probad a rallar coles, calabaza, calabacín, nabo, brócoli… ¡y os sorprenderéis seguro!

Col,zanahoria y manzana

En cuanto al resto de ingredientes me gustaría destacar el hinojo, al que le tengo un gran aprecio por sus múltiples beneficios; contiene fitosteroles, cumarinas y aceite esencial con anetol, estragol y limoneno, entre otros. Es digestivo, estimula la motilidad gástrica y la secreción de jugos gástricos, es carminativo, favorece la expulsión de gases y evita la hinchazón abdominal y los meteorismos, es diurético, antiespasmódico, emenagogo, galactógeno, expectorante y mucolítico y antiinflamatorio a nivel general.

Como destaca especialmente para equilibrar las funciones del sistema digestivo y favorece la digestión, ya que contribuye a expulsar los gases, me ha venido de perlas para combinarlo con la col y evitar posibles molestias. Además, por su suave sabor, resulta especialmente indicado para dar a los niños con molestias intestinales, cólicos, flatulencias o para estimularles el apetito.

En cuanto a las salsas, las considero casi tan importantes como los propios ingredientes; y me refiero tanto a una salsa, por supuesto saludable, como a un buen aliño; son el punto final, el broche de oro, la manera de integrar sabores, y sobretodo de aportar alegría a nuestros platos. En este caso he elegido como base la leche de coco por su increíble riqueza nutricional, mezclada con tahina, que le aporta cremosidad, y un punto de mostaza para darle un punto picante.  Kaleslaw

La receta

Ingredientes para 2 raciones
Os aconsejo que, si podéis, preparéis la ensalada el día anterior, y sobre todo que le deis un buen masaje con la salsa para que las hojas de kale queden bien tiernas y crujientes.

  • 3 o 4 hojas de col kale
  • 1 bulbo mediano de hinojo
  • 1 zanahoria
  • 1 manzana

Salsa de coco

  • ½ taza de leche de coco
  • 1 c.p. de mostaza
  • 2 c.s. de tahina
  • sal y pimientaun pellizco de cúrcuma

Preparación en 1 sólo paso

  1. Rallar todas las verduras, mezclar con la salsa, masajear y ¡listo!

Que lo disfrutéis,

¡Mucha salud!

 

Cristina Arroyo
Cristina Arroyo

Dietista y naturópata

    @crispuarroyo