archivo_005

Se acerca la Navidad y en Catalunya el yantar por excelencia es la escudella con pilota i carn d’olla. La base es la cocción a fuego lento de un caldo repleto de vegetales, carne, especies y hierbas aromáticas, en el cual se hierve una pasta en forma de caracola (galets) y además se acompaña con alguna legumbre, como garbanzos o alubias blancas, y una pilota (especie de albóndiga alargada): un plato contundente, pero muy nutritivo y energético.

archivo_003

Mi versión es vegetariana, pero con la combinación de proteína completa (legumbre y cereal integral), además de digestiva y yo diría que casi curativa. El caldo vegetal base es el que siempre hago y que os contaba en mi receta de las sopas de ajo. Como es una ocasión especial y para hacerlo más mágico, le he añadido calabaza, bulbo de hinojo, patatas y un saquito de semillas carminativas con anís verde, comino e hinojo; así nos aseguramos que sea muy digestivo. Una vez hecho el caldo, hay que reservar las verduras, que quedarán como acompañamiento –hay que cortarlas ni muy grandes ni muy pequeñas–, y cocer la pasta en el mismo caldo. Si os sobra y lo dejáis reposar hasta el día siguiente, los aromas se concentrarán y quedará mucho mas rico. Lo que está claro es, que cuando lo hagáis, ¡vuestra casa va a oler a pura maravilla!

archivo_010

Ya sabéis que me gustan mucho los alimentos originarios de la medicina tradicional china, sobre todo por su potencial curativo; así que para completar mi versión he elegido el resto de ingredientes de origen oriental como las azuki, el miso y el nabo daikon (los dos últimos se añaden en el último momento y en crudo para preservar todo su potencial). Quiero destacar entre ellos la pasta de miso, un alimento que según la mitología japonesa fue un regalo que los dioses hicieron a la humanidad para garantizar la salud, longevidad y felicidad del hombre. Hablaros de todos sus beneficios sería casi interminable, pero destacaría su contenido en enzimas vivas, que favorecen la digestión y colonizan los intestinos repoblando la flora intestinal. Un superingrediente para una poción mágica!

archivo_000

En cuanto a la famosa pilota, tenía varias opciones para hacerla con ingredientes que utilizo normalmente para las hamburguesas vegetales, pero al final me he decido por el tempeh; hecho al vapor y mezclado con un poco de ajo, perejil y cúrcuma queda delicioso y con una textura suficientemente firme para que no se desmonte si se quiere poner como tropezones en la sopa. Ya sabéis que, durante el proceso de elaboración del tempeh, se producen agentes antibacterianos que actúan como antibióticos contra algunos microorganismos patógenos, por lo que es útil para tratar problemas intestinales. ¿Qué mejor regalo para estos días de excesos?

archivo_007

archivo_006

Para el toque final, un punto refrescante de hojas frescas de melisa, una chispa de tiras finitas de nabo daikon y unas gotas de zumo de lima, y ya tenéis la combinación mágica para compartir las tradiciones en familia y transmitir la importancia de dar y recibir amor, de ser solidarios, de alimentar el espíritu y de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. Finalmente, daros las gracias por vuestros mensajes de cariño y por leer mis recetas.

La receta

Las azukis

  • Un paquete de azukis
  • 1 trocito de alga kombu
  • Una pizca de sal

Preparación: Dejar las azukis en remojo la noche anterior. Tirar el agua de remojo y poner en una cazuela tres medidas de agua por una de azukis con una tira de alga kombu. Cuando rompa a hervir, tapar y dejar cocer a fuego lento. Durante la cocción, si se evapora el agua, ir añadiendo para que la legumbre esté siempre sumergida en el agua. Cocinar hasta que esté tierna (de 40 a 50 minutos).

La pilota:

  • 1 bloque de tempeh
  • Ajo y perejil picados
  • 1 c.p. de cúrcuma
  • 2 c.s. de mahonesa bio
  • 1 c.s. de pan rallado

Preparación: Cocer el tempeh al vapor cortado en cubos durante 20 minutos. Mientras tanto saltear ligeramente el ajo triturado con el perejil y la cúrcuma. Triturar el tempeh con un tenedor hasta obtener una pasta y añadir el salteado. Amasar bien. Si la masa queda muy seca, añadir más mahonesa; y si queda muy pastosa, añadir pan rallado. Hacer albóndigas pequeñas y pasar por la plancha con un poco de aceite hasta que estén doraditas.

Para el caldo:

  • Cebolla
  • Ajos
  • zanahoria
  • calabaza
  • Nabo
  • Apio
  • chirivía
  • Col rizada verde
  • Patatas baby
  • Laurel
  • Sal marina
  • Clavo de olor
  • Un saquito con una gasa con anís verde, hinojo y comino (si se prefiere, se pueden poner las semillas trituradas)

Para la sopa:

  • Galets integrales de espelta (u otra pasta integral)

  • Pasta de miso
  • Nabo daikon rallado
  • Zumo de lima
  • Hojas de melisa fresca (u otra hierba aromática al gusto)

Preparación: Para el caldo vegetal, poner todos los ingredientes (y los que se deseen) en abundante agua mineral y una pizca de sal marina. Cuando rompa a hervir, dejar cocer a fuego medio durante unas dos horas (si se queda corto de agua, añadir más). Colar las verduras y reservar. En el mismo caldo, hervir los galets según el tiempo que marque el envase. Al apagar el fuego, poner una cucharada de postre de pasta de miso y mezclar. A la hora de servir, poner la sopa con los galets en cada plato y añadir una pizca de nabo daikon, las hojas de melisa y unas gotas de zumo de lima. Acompañar aparte con las verduras, las azukis y las pilotas. Así, cada comensal se hará la escudella a su gusto.

Que la disfrutéis,

¡Mucha salud!

Cristina Arroyo
Cristina Arroyo

Dietista y naturópata