Un impulso de energía gracias también al incremento de los niveles de enzimas antioxidantes que aporta la remolacha cruda, rica además en glutamina, un aminoácido esencial para la salud y la recuperación de la mucosa intestinal.

Las alubias blancas son una de las legumbres más completas desde el punto de vista nutricional; destacan por su contenido en hierro y vitaminas del grupo B. La diferencia principal entre las alubias blancas y los demás tipos de alubias es que son más fáciles de digerir por su tipo de fibra, que ayuda, además, a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos y a mejorar el tránsito intestinal. En esta crema, además, aportan una textura muy cremosa. Las propiedades nutricionales de la alubia blanca se completan con un excelente aporte de potasio, moderador de la tensión arterial, fósforo, indispensable para la memoria y el sistema nervioso en general, y magnesio, mineral que, en casos de anemia, viene de perlas para recuperarse después de hacer ejercicio.

La remolacha siempre está en mi lista de vegetales muy recomendables; los poderosos fitonutrientes que contiene, como la betaína, ayudan a proteger las células del estrés ambiental, combatir la inflamación, proteger a los órganos, mejorar los factores de riesgo vascular, mejorar el rendimiento y ayudar a prevenir numerosas enfermedades crónicas. Además, al ser rica en carbohidratos de acción lenta proporciona energía constante, y es ideal para deportistas. Así que recomiendo aprovechar las últimas remolachas de la temporada, ya sea en forma de zumo o crudas en ensaladas o batidos. En esta crema he puesto una sola remolacha, pero si queréis un sabor más intenso podéis poner más cantidad. Para rematar este tónico recuperador, he puesto chips de coco tostadas que le dan un toque crujiente y un sabor delicioso.

Las chips de coco a base de pulpa de coco son un snack perfecto bajo en calorías y además aportan un montón de energía. La palmera que da el fruto del coco recibe el nombre de “El árbol de la vida”, ya que, además de muy nutritivo y rico en fibra, el coco es una fruta llena de vitaminas y minerales; destaca en magnesio, calcio y fósforo, imprescindibles para fortificar uñas, pelo y dientes. Por último, recordar que el coco contiene ácido láurico, un tipo de grasa que se encuentra en la leche materna con propiedades antimicrobianas y antivirales y que puede combatir bacterias, virus y hongos tales como cándida, pie de atleta, candidiasis o dermatitis de pañal. Así que, ya sabéis, ya sea en forma de aceite, bebida, leche o pulpa, incorporad a la despensa esta fruta llena de deliciosos aromas y propiedades restauradoras.

La receta

Ingredientes (2 raciones)

  • 1 remolacha cruda pelada y rallada
  • 300 ml de bebida de coco sin azúcar (o agua de coco, si se desea más ligera)
  • 150 g de alubias blancas cocidas
  • 1 aguacate pequeño
  • 1 c.s. de tahina
  • 1 c.s. de crema de almendras
  • 2 c.p. de jengibre en polvo
  • Chips de coco tostadas para decorar

Preparación

Poner todos los ingredientes en la batidora y batir hasta obtener la textura deseada. Decorar cada plato con chips de coco tostadas en una sartén sin aceite con mucho cuidado para que no se quemen.

Que lo disfrutéis,

¡Mucha salud!

Cristina Arroyo
Cristina Arroyo

Dietista y naturópata