20ntro del reino de las coles, se podría decir que las de Bruselas pintan menos que las doncellas de la corte. Llegan con el frío y esperan dentro de sus cajitas a que alguien las elija y solo obtienen el visto bueno en ocasiones especiales como Navidades. Reconozco que tenía una cuenta pendiente con ellas y que les debía una receta de reconocimiento; y más después de haber redescubierto su extraordinario potencial terapéutico.

Beneficios de las coles de Bruselas

Las crucíferas en general, como el brócoli o la coliflor, nos ayudan a reducir el riesgo de muchas enfermedades inflamatorias. Pero las coles de Bruselas van mucho más allá. Contienen altos niveles de kaempferol, un flavonoide de gran actividad farmacológica con efectos antioxidantes, antiinflamatorios, antialérgicos, antibióticos e incluso anticancerígenos. Investigaciones confirman que, además, el kaempferol mejora la producción de la coenzima Q10, una molécula que promueve la regeneración celular.

Para compensar su intenso sabor, he preparado un aliño con ralladura y zumo de cítricos y especias digestivas. Una salsa de sabor ácido que le da la chispa y realza el resto de sabores. El ácido nos aporta fuerza y coraje y nos ayuda a despertar el deseo de conseguir nuestros objetivos, encendiendo la bioquímica de la dopamina.

El exclusivo queso DOP Idiazábal de pastor ahumado se elabora con leche cruda de oveja Latxa de ganaderías que respetan la elaboración tradicional. Sin duda, un ejemplo de recuperación del medio rural y del casi extinguido oficio de pastoreo.

Por lo que a mí respecta, a partir de ahora, las coles de Bruselas van a recuperar el lugar que se merecen y pasarán a formar parte de una de las verduras estrella de mi cesta de la compra. La mayor parte del trabajo de esta receta está en cortar las coles. Ayuda tener un cuchillo bien afilado y conseguir un buen ritmo. Un buen momento para aplicar la atención plena. El resto es poca cosa: conseguir un Idiazábal con la etiqueta de DOP de pastor y asegurarse de que los arándanos deshidratados no lleven azúcar ni ningún edulcorante añadido (y si pueden ser ecológicos mejor).

La receta: coles de Bruselas, arándanos, piñones e Idiazábal

Ingredientes (2 raciones):

  • Coles de Bruselas (unas 20 unidades)
  • Queso Idiazábal DOP (al gusto)
  • Arándanos rojos deshidratados (al gusto)
  • Piñones (al gusto)
  • Sal en escamas
  • Pimienta negra molida

Ingredientes salsa:

  • 6 c.s. de AOVE
  • Ralladura de 1 mandarina
  • Zumo de ½ mandarina
  • Zumo de ½ limón
  • 1 c.s. de concentrado de manzana Cal Valls (u otra melaza o sirope natural)
  • 1 pizca de jengibre en polvo
  • 1 pizca de comino en polvo

Preparación:

  1. Lavar las coles de Bruselas y cortar bien el tallo para que se aguanten de pie. Retirar las hojas exteriores más duras (se pueden aprovechar para el caldo). Cortar en tiras finas (pero no demasiado, de unos 3 mm.). Precalentar el horno.
  2. Mezclar los ingredientes de la salsa en un bol, regar las coles y dejar marinar unos 15 minutos para que se impregnen de los sabores. Escurrir bien del exceso de salsa y extender en una bandeja de horno sobre papel especial.
  3. Hornear a unos 180-200 ºC y sin ventilador durante unos 15-20 minutos o hasta que estén doradas.
  4. Servir las coles todavía bien calientes en una fuente y poner láminas de Idiazábal para que se fundan un poco. Salpimentar al gusto y añadir los piñones tostados y los arándanos previamente hidratados. Si os apetece, acabar de decorar con hojas de menta fresca.

Que lo disfrutéis,

¡Mucha salud!

Cristina Arroyo
Cristina Arroyo

Creadora de Poderosamenta
Dietista y naturópata
Alimentación ConCiencia & Salut

    @poderosamenta