La dietista integrativa especialista en estados inflamatorios y desajustes digestivos es uno de los últimos fichajes de La Consulta de Soycomocomo. Ahora está a punto de lanzar el primer curso online de la revista destinado a perder peso y ganar vitalidad sin promesas milagrosas, pero con un programa muy sensato y fácil de seguir, pensado con alimentos locales y de temporada (con gran presencia de distintos tipos de verduras), que combina alimentación sana y ejercicio físico sencillo. Tan sencillo, que sólo nos tomará 20 minutos al día y que no nos obligará ni a salir al balcón: absolutamente todo el mundo podrá seguirlo desde el comedor de casa o desde la habitación, tenga el fondo físico que tenga.

Pilar nos asegura que todo el mundo perderá peso siguiendo estas pautas; eso sí, se deberán seguir a rajatabla y sin excepciones.

¿En qué consiste el curso online “Pierde peso y gana salud”?

Se trata de un apoyo de 15 días en que cada día descubriremos una clave concreta para cambiar los hábitos de vida. El objetivo es perder peso, pero la música de fondo será el cambio de hábitos saludables que se tendrán que mantener después del curso para conseguir un cambio definitivo y efectivo, no de esos temporales que hacen que recuperes peso a la mínima que te saltas la dieta.

¿Eso significa que perderemos peso ilimitadamente o hasta que lleguemos a nuestro peso ideal?

Iremos perdiendo peso gradualmente, pero con una propuesta saludable que no habla ni de cantidades ni de balances calóricos, de manera que sea el propio cuerpo el que encuentre el equilibrio, el famoso set point, que es nuestro peso óptimo, el que nos hace sentir vitales. Cada uno lo hará a su ritmo, pero todos tenemos que ganar vitalidad y calidad de vida y aprender mucho. Después de estas dos semanas, los seguidores del curso sabrán como alimentarse para perder peso de verdad y saludablemente.

¿Y esta propuesta está al margen de dolencias y enfermedades? Dicho en otras palabras, ¿es buena para todo el mundo?

No, está dirigida a gente sana. En casos de patología, haría falta personalizar. De hecho, con este tema tengo un conflicto como dietista, ya que una dieta debería ser acotada a las necesidades de cada persona y no podré hacerlo, pero el curso está pensado para dar alineamientos útiles y eficaces para todos.

¿Y cómo podremos medir esta vitalidad que tenemos que recuperar? ¿Con kilos?

No es una cuestión de kilos sino de sentir que descansamos y dormimos mejor, que no necesitamos hacer siesta al mediodía porque no tenemos sueño después de comer, que nos sentimos más enérgicos y menos cansados.

¿Será un programa muy restrictivo?

No. Sí que retiraremos ciertos alimentos y, por supuesto, los procesados, pero no lo pasaremos mal.

¿Y las cantidades?

De cantidades no hablaré, hablaré de proporciones. Es un error fijarse sólo en las cantidades, porqué estaré dando pautas válidas para cualquier persona que haga el curso, y eso depende de cada uno.

¿La clave será seguir el programa a rajatabla?

Es posible perder entre medio kilo y un kilo a la semana, e incluso más

Sí. Si lo hacemos así, perderemos peso seguro. Por lo menos ésta es la experiencia que yo he tenido en la consulta y lo más importante es que la gente aprenderá y aprenderá qué está haciendo. Entre mis pautas y las de ejercicio físico que dará Fer Orpinell, todo el mundo tiene que perder peso.

¿En cuánto tiempo?

En estos 15 días ya podremos perder peso. Es posible perder entre medio kilo y un kilo a la semana, e incluso más. Aunque no se puede generalizar demasiado porqué depende del metabolismo de cada uno y de sus necesidades.

Y pasados estos 15 días, ¿los seguidores del programa podrán avanzar por sí solos?

Las pautas se podrán alargar hasta que uno quiera porque, en realidad, no son pautas cerradas, son muy adaptables. Hablaré mucho de alimentos de temporada y de cocciones de primavera-verano (en invierno podríamos sustituirlo por otros del tiempo).

¿Y de qué tipo de pautas estamos hablando? ¿Habrá alimentos extravagantes, difíciles de encontrar y de pronunciar?

No, he pensado el programa en clave mediterránea. Lo más raro que encontraremos serán semillas de chía, aceite de coco, trigo sarraceno en grano o tahina. Alimentos que, en definitiva, para mí son herramientas terapéuticas.

¡Pero la tahina es crema de frutos secos! ¡Y el aceite de coco, una grasa saturada!

¡Sí! Son alimentos que forman parte de la dieta que debemos seguir para perder peso de forma saludable, ya hablaremos de ello. De hecho, en el curso romperemos muchos falsos mitos como el de las grasas.

Un padre o una madre de familia que siga el curso y tenga poco tiempo para cocinar, ¿podrá extender su dieta a la de toda la familia?

Sí, porque se trata de una dieta sencilla, y los niños no perderán peso si no les sobran kilos. La clave está en la proporción de los platos. Si los niños no necesitan adelgazar, podrán comer lo mismo que su padre o que su madre pero en una proporción distinta.

¿Habrá carne o pescado?

Sí, pero no cualquier proteína animal. De todas formas, siempre daré opciones para vegetarianos. También habrá cereales, pero no trigo.

Dime los tres ingredientes estrella del programa.

Además de las verduras, el aguacate, el aceite de coco y el pescado azul.

¿Y qué retirarás?

El trigo. Durante la segunda semana, también el pan.

¿Cualquier pan? ¿También uno de sarraceno?

Sí. Pero ya daremos alternativas para que no se sufra.

¿Por una cuestión de inflamación?

Sí. Yo creo que, tengamos la necesidad alimentaria que tengamos, el trigo siempre nos entorpecerá, así que no tengo argumentos para defenderlo. Procesados, lógicamente, no comeremos, y eso implica volver a entrar en la cocina, aunque sea un ratito. Será cocina de mercado, con planificación y herramientas para poder seguir con facilidad.

¿Y qué papel jugará el deporte?

El deporte es crucial. En la consulta lo veo: casi es más difícil conseguir que alguien se mueva, que no que coma bien. En general, la excusa es siempre la misma: no tengo tiempo. Así que Fer Orpinell y yo os hacemos una propuesta anti-no-tengo-tiempo. Muy razonable, de poco tiempo y de máxima efectividad, lo podremos hacer con sólo 20 minutos en casa, a la hora que queramos, y con el mínimo material: sólo una silla del comedor.

¿Y tendremos que hacerlo todos los días?

Sí. Hay gente que no se mueve nunca y tenemos que desactivar este mal hábito. Habrá distintos niveles y lo más interesante del método es que no sólo quemaremos grasa mientras hacemos ejercicio, sino que activaremos el metabolismo para seguir trabajando mientras estemos en reposo.

Marta Costa

Marta Costa
Periodista