Acabáis de preparar una bandeja de verduras a la plancha, el arroz ya está casi en su punto y todavía no sabéis qué hacer para que ese plato tenga alguna gracia, para conseguir mejorar la presentación sin la necesidad de liarse a buscar combinaciones entre especias y hierbas. ¿Existe algún tipo de alimento que ayude a realzar el sabor de los platos de forma fácil?

Yondu, un aderezo vegetal y natural

Yondu es un nuevo aderezo que hace poco ha llegado al mercado y que se utiliza para realzar el sabor de cualquier plato, aunque, sobre todo, es ideal para platos vegetales.

Es orgánico y ecológico, vegano, no contiene OMG, ni gluten, ni mucho menos glutamato u otros aditivos artificiales.

Este producto es el resultado de años de trabajo en el campo de la fermentación de la mano de Sempio (la primera empresa coreana que comenzó a desarrollar productos a base de soja y vegetales fermentados). Está elaborado con soja no transgénica que se fermenta de forma natural durante más de cien días mezclada con ocho vegetales sabrosos: cebolla, rábano blanco, zanahoria, jengibre, col, shiitake, puerro y ajo y extracto de levadura. A pesar de llevar soja, a diferencia de lo que muchos creerán, no tiene nada que ver –exceptuando el origen– con la famosa salsa de soja, shoyu o tamari. Yondu, lejos de ser una salsa, sirve como sustituto de la sal.

El sustituto de la sal ideal

Durante años, nos han recomendado reducir el consumo de sal, pero la verdad es que puede resultar realmente soso y aburrido hasta acostumbrarse a los nuevos sabores. La buena noticia es que podemos reducir el consumo de sal sin darnos cuenta y conseguirlo convirtiendo los platos en aún más sabrosos. ¿No os parece increíble?

Yondu es el sustituto ideal de la sal. De hecho, gracias a estudios realizados por la Fundación Alicia –un centro con vocación social fundado por Ferrán Adrià que se dedica a la innovación tecnológica en la cocina y la mejora de los hábitos alimentarios– se demostró que, en la misma receta, sustituyendo la sal por Yondu se podía reducir de un 25% hasta un 40% el sodio del plato. Una cifra nada despreciable.

En definitiva, este producto da un toque diferente a las recetas, ayuda a reducir el consumo de sodio y nos permite disfrutar de los platos menos sabrosos. Además, es un ingrediente muy versátil que podemos utilizar en todo tipo de preparados, caldos, cremas, estofados, aliños, salsas, platos con legumbres, salteados, etc.

Por eso hoy os traigo una receta muy fácil, nutritiva y sabrosa ideal para estos días de frío.

Ensalada invernal de lentejas caviar, calabaza y cebolla roja con aliño de ajo asado y Yondu

Este plato lleva lentejas caviar o beluga, pero se pueden sustituir por otra variedad. Este tipo de lentejas tienen la piel negra y el centro amarillento y se llaman así por su similitud al caviar de beluga.

Al cocinarlas, suelen perder parte de su color y presentan una textura tierna y que no se desholleja, por lo que se consideran perfectas para preparar ensaladas ya que mantienen su forma.

Nutricionalmente, son una buena fuente de proteínas –es la lenteja con mayor valor proteínico–, carbohidratos complejos y fibra, que es ideal para controlar y regular el azúcar en sangre y aumentar la energía de forma gradual. Son ricas en potasio, fósforo, hierro, vitaminas B6 y B1. Además, contienen un pigmento llamado antocianina que ayuda al organismo a protegerse de radicales libres y a prevenir el envejecimiento prematuro de piel y vista. ¿Lo mejor? Estas lentejas no necesitan mucho remojo –incluso hay gente que las prepara directamente sin remojo– y se cocinan en unos 20-30 minutos.

Para la receta, también he usado calabaza de invierno butternut, ya que aporta una textura cremosa y sabor dulce que combina a la perfección con las lentejas. Además, contiene vitamina A –buena para la piel y mucosas– y C –un potente antioxidante–, magnesio, manganeso, cobre y fibra –con efecto prebiótico para las bacterias intestinales–, entre otras cosas.

La cebolla y el ajo son dos ingredientes que tienen efecto antibiótico, ideal para prevenir enfermedades ahora que comienza a hacer frío, y que nos ayudarán a entrar en calor. Las nueces aportan omega-3 y grasas saludables; la rúcula, vitamina K, clorofila y un efecto revitalizante; y el perejil, vitamina C, que ayudará a absorber mejor el hierro de las lentejas.

Si ya se os empieza a hacer la boca agua, ¡ya podéis ir encendiendo el horno!

 

La receta

Ingredientes para 2 personas:

  • 100 g de lenteja caviar (u otra variedad)
  • 70 g de rúcula
  • 200 g de calabaza butternut, pelada y cortada en dados de 2 cm por cada lado aproximadamente
  • 1/2 cebolla roja, pelada y cortada a gajos
  • 1 puñado de nueces tostadas, troceadas
  • 1 manojo de hierbas frescas al gusto: orégano, perejil, tomillo…

Aliño

  • 5 cucharadas de aceite de oliva de calidad
  • 2 dientes de ajo asados
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de Yondu

Receta:

  • Cocinar las lentejas siguiendo las instrucciones del paquete (en caso contrario: poner agua a hervir, añadir las lentejas, 1 hoja de laurel, 1 cucharadita de Yondu y cocinar durante unos 20-30 minutos o hasta que las lentejas estén listas).
  • Precalentar el horno a 180 ºC.
  • Añadir las verduras a una bandeja para hornear y agregar un buen chorro de aceite. Cocinar durante unos 30 minutos.
  • En una sartén, agregar las nueces y saltear durante unos minutos hasta que se tuesten ligeramente. Reservar.
  • 10 minutos antes de finalizar el horneado, agregar los 2 dientes de ajo sin pelar. Una vez cocinadas las verduras, retirar del horno.
  • Para preparar el aliño, pelar los dos ajos y chafar con un tenedor. Añadir el aceite, vinagre y Yondu y remover hasta integrar todos los ingredientes.
  • Para servir, poner una base de rúcula, la mitad de las lentejas, añadir la mitad de la calabaza y cebolla, la mitad de las nueces, un puñado de hierbas frescas y el aliño por encima.

Si no tenéis tiempo suficiente para preparar las lentejas, siempre podéis optar por comprar un bote de lentejas en conserva, y la receta será aún más sencilla y rápida.

Glenn Cots van de Meerendonk
Glenn Cots van de Meerendonk

Dietista, graduada en publicidad y relaciones públicas, divulgadora de nutrición y recetas saludables en glenncots.com

    @glenncots