La intolerancia alimentaria es un déficit digestivo enzimático, que provoca una mala digestión, malabsorción (con diarrea, perdida de nutrientes, déficit nutricional, aumento de la permeabilidad intestinal, con tendencia a la irritación y a la inflamación del tejido.

Lo más frecuente es tener un grado de intolerancia sub-clínico difícil de detectar.

Desde un punto de vista más integrativo, la intolerancia alimentar depende de la constitución del individuo, una monotonía en la dieta (comer siempre lo mismo), en grande cantidad y de manera prolongada en el tiempo.

Los síntomas son diarreas, gases, dolor de barriga y nauseas.

Causas principales

  • Déficit de enzimas digestivos
  • Permeabilidad intestinal
  • Mala introducción de los alimentos de la dieta desde la infancia

Tratamiento

  • Retirada permanente o temporal del alimento que provoca la intolerancia. Si es temporal, hay que ir introduciendo el alimento a pequeñas dosis y observar los efectos
  • Dieta saludable que reequilibre el terreno