pudding-chia-manzana-frmabuesas-1

Me considero una de esas personas que no desperdician ni una minúscula oportunidad de celebrar el acto de comer y alimentarse.

Me encanta hacer de cada comida una fiesta. De hecho, ese es uno de los motores de mi vida, y quizás uno de los motivos encubiertos por los que un día decidí dedicarme en cuerpo y alma a la investigación y experimentación de una alimentación que sume siempre, que sea limpia, coherente, y con la que poder disfrutar de todos los placeres sin un ápice de sentimiento de culpa.

El desayuno es nuestra primera comida del día, con él rompemos el ayuno nocturno (durante el cual depuramos, reparamos y regeneramos nuestros tejidos) y nos alimentamos por primera vez en el nuevo día. Un buen desayuno tiene que ser limpio, nutritivo y de fácil digestión, ya que de lo contrario nos robará energía y eso es precisamente algo que todos buscamos evitar a primera hora del día, ¿verdad?

Un desayuno óptimo, en el sentido más amplio de la palabra, nos tiene que dar alegría, buen humor, energía y satisfacción para empezar la jornada con buen pie. Y no menos importante: ¡Tiene que ser rápido de hacer!

Es por eso que me gustan este tipo de desayunos batidos: porque se hacen en un abrir y cerrar de ojos. Tan solo hay que ponerlo todo en la batidora (2 minutos), triturar (1 minuto), decorar y enriquecer (2 minutos) y disfrutar.

Y además, si somos estratégicos escogiendo los ingredientes, podemos hacernos combinaciones absolutamente deliciosas, nutritivas y complacientes, como este pudin de semillas de chía de hoy, en el que cada ingrediente tiene su motivo de ser, por lo que además de ser delicioso es un desayuno muy completo y nutritivo, dulce y de bajo índice glucémico, repleto de proteína completa de fácil asimilación y ácidos grasos omega-3. Es antioxidante, antiinflamatorio y estimula nuestro sistema inmunológico y, gracias a la fibra soluble de las semillas de chía y de la fruta, promueve el tránsito intestinal.

¿Qué más se le puede pedir? Yo creo que como deseo, con lo veloces que hemos sido haciéndolo, tan solo diez minutos de calma, para saborearlo y degustarlo tranquilamente. De ese modo, además, favoreceremos su digestión, porque no se puede tragar y pretender que la comida nos siente bien…

Y con esto hecho, ¡ya podemos echar a correr! Siempre que sea imprescindible, claro.

Para saber más de las bayas de goji y de las semillas de chía te recomiendo estos artículos:

La receta

  • Cantidad: 1 persona
  • Tiempo: 10 minutos
  • Utensilios: batidora

Ingredientes:

  • 250 ml de leche vegetal
  • 1 manzana grande
  • 2 C de semillas de chía
  • ½ T o un buen puñado de frambuesas frescas o congeladas
  • 1 C bayas de goji
  • ½ c de canela
  • ½ c de jengibre molido (o un trozo fresco)
  • ¼ c cardamomo molido

Extras:

  • Medio kiwi
  • Unas rodajas de manzana
  • 1 c de polen de abejas

Preparación:

  1. Pon todos los ingredientes del pudin en la batidora y tritura con la potencia al máximo para que las semillas de chía se desintegren y emulsionen con la leche y el resto de ingredientes.
  2. Sirve el pudin acompañado y enriquecido con las frutas y superalimentos que más te gusten.

elka-ETS-1-web

Elka Molker
Health Activist & Clean Food Cooker