Unas deliciosas magdalenas son una opción perfecta cuando hay poco tiempo para desayunar, pero no se quiere renunciar a comer saludable.

No llevan lactosa, harinas ni huevo, ingredientes que no nos hacen falta para lograr la jugosidad que veis en la imagen, que habla por si sola…

La preparación es algo peculiar. Se le suele llamar “avena nocturna”, porque hay que dejarla reposar la noche antes, pero es tan fácil como mezclar todo en un recipiente y meter las magdalenas en el horno la mañana siguiente mientras nos damos una ducha.

Muffins de avena y frambuesa

Fotos: Patri Tena

La receta: Magdalenas de avena y frambuesas

Ingredientes

  • 225 g de copos de avena enteros
  • 1 c.s. de semillas de chía
  • 330 ml de bebida vegetal
  • 50 g de sirope de agave o miel (para no veganos)
  • 1 c.s. de extracto de vainilla
  • 1 c.s. de canela
  • 1 c.p. de levadura química
  • 1/2 c.p. de sal
  • 2 c.s. de aceite de coco o de oliva
  • 20-25 frambuesas

Preparación

  1. Poner la avena en un recipiente amplio con la cucharada de chía. Bañar con la leche o bebida vegetal, el sirope de agave, el extracto de vainilla, la canela y la sal. Mezclar para integrar los ingredientes.
  2. Tapar el recipiente y reservar toda la noche en la nevera.
  3. A la mañana siguiente, precalentar el horno a 180 ºC y destapar el recipiente con la mezcla. Añadir el aceite de coco derretido y la levadura química. Mezclar de nuevo.
  4. Utilizar un molde para magdalenas y colocar en los huecos unas cápsulas de papel. Rellenar las cápsulas hasta el borde, e introducir 2 o 3 frambuesas en cada una.
  5. Hornear durante unos 25 minutos, o hasta que, al pinchar con un palo, salga seco. No deben quedar demasiado doradas; si se doran demasiado, bajar la temperatura del horno y aumentar los minutos de horneado. Ya están listas estas magdalenas tan jugosas, saludables y energéticas.

Patri Tena, cocinera por pasión y creadora del instagram “Tic Tac Yummy