El colágeno es una de las proteínas más abundantes en el cuerpo humano (aproximadamente un 25% de la proteína total). Forma parte estructural del tejido conjuntivo, envuelve y protege músculos y órganos vitales y es esencial para la salud de los huesos, ligamentos, tendones, cartílagos, piel, vasos sanguíneos, córnea, encías y cuero cabelludo.

El colágeno está constituido por cadenas largas de aminoácidos, entre las que destacamos la presencia de glicina, lisina, prolina e hidroxiprolina. Estas cadenas de aminoácidos se enrollan y se entrelazan entre sí y originan triples hélices de colágeno y fibras, que garantizan la resistencia y flexibilidad de los tejidos.

Los aminoácidos que requerimos para poder sintetizar el colágeno son no esenciales, es decir, el cuerpo los puede sintetizar a partir de otros, y utilizar a posteriori para producir el colágeno. Sin embargo, esta capacidad se va reduciendo con el paso del tiempo. Con treinta años en generamos la mitad que durante la adolescencia, y en la menopausia se incrementa la pérdida, ya que está ligada con la disminución de la producción de estrógenos de esta etapa.

Aparte del envejecimiento natural, hay otros factores que pueden favorecer la degradación del colágeno y acelerar el envejecimiento, la inflamación y la pérdida de flexibilidad de los tejidos y articulaciones. Son el exceso de radicales libres provenientes del estrés, el consumo de medicamentos, el consumo de estimulantes, una alimentación pobre en vitaminas, minerales y colágeno natural y el exceso de azúcares y aditivos.

Hay que tener en cuenta que, en la alimentación actual, hemos dejado de consumir todas las partes del animal: hemos priorizado el consumo del músculo y hemos descartado el resto. Este hecho podría dificultar la producción suficiente de glicina para la síntesis del colágeno necesario.

En definitiva, que el cuerpo pueda fabricar colágeno no quiere decir que no pueda beneficiarse de una aportación adicional en la dieta. De hecho, es interesante incluirlo teniendo en cuenta el bajo consumo en la sociedad actual y la disminución de la síntesis interna según el estilo de vida y por causa del envejecimiento. A continuación, explicamos más específicamente los beneficios y cómo se puede consumir ya sea a través de los alimentos o de la suplementación, en caso de que sea necesario.

Beneficios

Articulaciones, tendones y músculos

Varios estudios han observado que el consumo de colágeno podría estar relacionado con la reducción de dolores articulares tanto en personas de más de cincuenta años como en deportistas. También está relacionado con el fortalecimiento del tendón de Aquiles y con el aumento de masa muscular en deportistas, sobre todo de más de 65 años.

Rejuvenece la piel

Al contrario de lo que se suele pensar, las arrugas de la piel no se forman por la contracción de los músculos faciales sino por la disminución de colágeno de la piel. Como hemos comentado, el colágeno que el cuerpo es capaz de sintetizar disminuye con la edad, por lo que, poco a poco, van saliendo las arrugas. Hay muchas cremas enriquecidas con colágeno; hay que tener en cuenta, sin embargo, que este uso tópico no puede llegar a las capas más profundas de la piel y, por tanto, lo que de verdad ayuda a tener una piel más suave es introducirlo en la dieta por medio de los alimentos o vía suplementos y tener un estilo de vida que facilite la síntesis interna.

Actualmente, se están desarrollando nuevos estudios sobre la ingesta de colágeno y el efecto que tiene sobre la reducción de las arrugas y signos del envejecimiento: estos estudios apuntan a una mejora en el tono, textura y apariencia y, además, a una posible disminución de la celulitis.

También es muy interesante la Tremella, una seta muy potente a nivel cosmético gracias al efecto de la trehalosa, un disacárido que retiene moléculas de agua. Además, tiene unos polisacáridos con propiedades hidratantes y antioxidantes que, en conjunto, tienen efectos antiarrugas superiores al ácido hialurónico.

Mejora el equilibrio de aminoácidos

Consumir todas las partes del animal (piel, grasa, órganos) favorece un mejor equilibrio de aminoácidos que consumir únicamente el músculo (pechuga de pollo, bistec, etc.). Si consumimos solo el músculo, es posible que generemos un excedente del aminoácido metionina, y que contribuyamos a aumentar los niveles de homocisteína, uno de los factores relacionados con la enfermedad cardiovascular.

El cuerpo, para neutralizar los niveles elevados de homocisteína causados ​​por el consumo de una única parte del animal, necesita otros nutrientes que se encuentran en el resto del animal. Estas partes son ricas en otros aminoácidos que ayudan a contrarrestar este exceso de metionina. En concreto, el colágeno ayuda a convertir la homocisteína en glutatión, un antioxidante muy potente que reduce el envejecimiento del cuerpo.

Ayuda a descansar

Gracias al contenido en glicina del colágeno, consumirlo ayuda a liberar más serotonina y favorece la activación del sistema parasimpático. Esto facilita la capacidad para descansar y relajarse, y mejora la calidad del sueño a la vez que disminuye, en general, la fatiga.

Cómo aumentar la síntesis de colágeno

Hay tres formas de aumentar el colágeno: con la alimentación, mediante un estilo de vida saludable y con suplementos. Es fundamental basarnos en la alimentación y en el estilo de vida, pero en casos específicos los suplementos pueden ser muy útiles.

Alimentación y colágeno

Para aumentar los requerimientos de colágeno con la alimentación podemos:

  • Comer la piel de los animales (es importante que sea de animales de procedencia ecológica y que la piel no esté chamuscada).
  • Comida platos tradicionales como: callos, pies de cerdo o lengua.
  • Hacer un caldo de espinas de pescado o de huesos, en olla lenta o clásica.
  • La gelatina animal también puede ser útil (debe ser sin sabor ni azúcar).

Por otra parte, también pueden ser coadyuvantes en el incremento de la síntesis de colágeno los alimentos o suplementos naturales siguientes:

  • Se ha observado que el retinol (una de las formas de vitamina A) es un antioxidante que incrementa la vida útil del colágeno y bloquea las enzimas que lo destruyen.
  • En un estudio se demostró que la vitamina C es esencial para la síntesis del colágeno. Por lo tanto, puede ser útil aumentar los vegetales y frutas ricos en vitamina C.

 

Estilo de vida saludable

Además, para aumentar la síntesis interna y/o mantener los niveles de colágeno en buen estado es esencial practicar un estilo de vida saludable ya que el exceso de radicales libres provenientes del estrés oxidativo, el consumo de medicamentos, el consumo de estimulantes y una alimentación pobre en vitaminas (sobre todo vitamina C) y minerales, dificultan y disminuyen la síntesis interna del colágeno.

Suplementación

La ventaja de los suplementos es que el colágeno es hidrolizado y, por tanto, mucho más asimilable. Su forma molecular es más pequeña y está predigerida para facilitar su absorción y la utilización por huesos y cartílagos. Puede ser muy útil en algunas situaciones como, por ejemplo, problemas degenerativos relacionados con la edad, enfermedad articular u osteoarticular, fibromialgia y lesiones. El suplemento puede ayudar a maximizar la absorción del colágeno y mejorar la sintomatología asociada.

Estos suplementos actúan en la capa más profunda de la piel y tejidos y mejoran la hidratación y estructura. Cabe destacar que la proteína del colágeno es solo de origen animal (terrestres o marinos), por lo que no es apta para vegetarianos.

El distribuidor Solaray dispone de diferentes suplementos de colágeno, entre los que destacamos el Clinical Youth Collagen™ de origen marino. Se presenta en formato en polvo y con sabor a mandarina, es muy fácil de mezclar con agua, zumos o batidos. La dosis diaria es de una cucharada sopera de unos 10 g aproximadamente, dosis que nos aporta:

  • 5.000 mg de colágeno con 18 aminoácidos.
  • 250 mg de vitamina C para facilitar la síntesis del colágeno.
  • Mezcla Solusil™, que aporta hongo Tremella, centella asiática, cúrcuma y arándanos azules. Esta mezcla refuerza los principios del colágeno para maximizar los efectos en piel, pelo, uñas y salud articular.