Hay quien lo considera una joya o tesoro de la naturaleza y es que se trata de un alimento con una gran concentración de nutrientes. De hecho, está considerado uno de los alimentos más completos y nutritivos de la naturaleza.

La parte masculina de las flores producen un polvo formado por células germinales masculinas, conocidas también como polen de las flores.

Cuando las abejas llegan a las flores, mezclan este polen de las flores con el néctar de las plantas y forman unos gránulos de color amarillo-naranja, verde o marrón. Éste es el polen de abeja que conocemos.

Propiedades nutricionales

El polen está considerado un superalimento por su alto valor nutricional. Contiene hidratos de carbono, aminoácidos esenciales, ácidos grasos, vitaminas, minerales, enzimas, fitoesteroles, flavonoides y antioxidantes.

  • Hidratos de carbono: contiene aproximadamente un 30% de carbohidratos, que van desde polisacáridos hasta azúcares simples como la fructosa, glucosa, sacarosa o galactosa, entre otros.
  • Proteína: es un alimento muy rico en aminoácidos esenciales y se considera que un 40% de su contenido son proteínas. El polen, por tanto, puede ser un gran complemento para deportistas o personas vegetarianas que busquen un aporte extra de aminoácidos.
  • Vitaminas: es rico en vitaminas A, D, E, C, K, del grupo B y colina, un nutriente que se suele agrupar dentro de las vitaminas del grupo B y que está implicado en muchas funciones del organismo. La colina ayuda al hígado a eliminar toxinas del organismo y también resulta necesaria para el buen desarrollo del feto.
  • Minerales: el polen es rico en una larga lista de minerales y oligoelementos como, por ejemplo, el potasio, magnesio, calcio, zinc, manganeso, silicio, azufre, fósforo, hierro o cobre, entre otros. Todos forman una combinación que no encontramos en ningún otro alimento.
  • Enzimas: contiene enzimas esenciales para el organismo como la amilasa, catalasa, fosfatasa, pepsina, tripsina y lipasa, entre otros. Por ello el polen nos puede ayudar a mejorar las digestiones.
  • Flavonoides: es especialmente rico en betacarotenos, un tipo de pigmentos naturales que nos ayudan a proteger la piel del envejecimiento prematuro, ya que frenan la degeneración y protegen el colágeno de las agresiones externas como el sol. Además, son precursores de la vitamina A, necesaria para la proliferación celular, el mantenimiento de las mucosas, la piel y la visión y el funcionamiento normal del sistema inmune.

También contiene rutina, un flavonoide que ayuda a mejorar la fragilidad capilar, y quercetina, con propiedades antiinflamatorias y antibióticas y beneficiosa para evitar la permeabilidad intestinal.

Efectos sobre el organismo

Vigorizante y reconstituyente

Gracias a su altísimo contenido en nutrientes, el polen tiene la capacidad de actuar como un potente energizante que ayuda a sentirse más vigoroso, con más fuerza y ​​más vitalidad. Aporta energía rápidamente y es un gran regenerador para las células y tejidos.

Tomado con regularidad, es un complemento excelente en casos de depresión, ansiedad, irritabilidad y neurastenia. Aparte, también puede ser un gran complemento tanto para deportistas como para estudiantes con agotamiento, tanto físico como mental. En épocas de exámenes, tomar polen puede resultar una ayuda para mejorar el cansancio y resistir el esfuerzo diario.

Regula las funciones digestivas

El polen ayuda a regular el funcionamiento del sistema digestivo, tanto si hay estreñimiento como diarreas. Además, contiene enzimas que ayudan a digerir mejor los alimentos.

También contribuye a mantener saludable la flora intestinal y, por tanto, nos ayuda a apoyar el sistema inmunológico y a proteger al organismo de agentes externos.

Resulta útil para ayudar a paliar la falta de apetito.

Mejora la salud de la piel y la vista

Gracias a los betacarotenos y a su alto contenido en oligoelementos, como el zinc, el polen nos puede ayudar a mejorar el estado de la piel y a cuidarla y también a mejorar la vista y a prevenir la aparición de enfermedades oculares.

Mejora la salud prostática

El polen es rico en zinc y vitamina E, dos nutrientes muy interesantes para la salud de la próstata.

Por un lado, el zinc resulta eficaz para prevenir y tratar la hiperplasia prostática benigna, ya que inhibe la producción de dihidrotestosterona, un tipo de andrógeno vinculado con esta patología. Por otra parte, la vitamina E es un antioxidante muy potente que ayuda a prevenir la inflamación de la próstata.

Gracias a su capacidad vigorizante, el polen también puede resultar útil en casos de falta de deseo sexual o impotencia.

Cambios vitales

En la medicina tradicional china, el polen está considerado un tónico energético y nutritivo.

Se recomienda tomarlo, sobre todo, en épocas de cambio de estación, para preparar el cuerpo y hacer frente a las nuevas condiciones que el organismo requiere ante los cambios de tiempo.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Es importante que el polen sea ecológico, ya que, a menudo, el que no lo es proviene de abejas que han sido maltratadas y alimentadas con jarabe de maíz (alto en fructosa) en vez de dejarles su propia miel. Además, para recolectar el polen utilizan técnicas como el humo para sacar las abejas de la colmena. Métodos muy poco respetuosos. Por otra parte, también es posible que las plantas de donde se produce el polen estén rociadas con pesticidas.

El polen que proviene del cultivo ecológico suele venir de una producción más respetuosa con las abejas y se suele obtener de forma más natural y sostenible.

Como se cocina

El polen se puede incorporar de formas muy diversas:

  • Nos podemos poner una cucharada en la boca e irla disolviendo con la saliva.
  • Lo podemos disolver en un vaso de bebida vegetal. Intentad mezclar en un vaso con bebida de coco tibia y canela: ¡Queda riquísimo! Aporta un toque dulce que recuerda mucho a la miel.
  • Podemos añadir polen encima de un pudin de chía, de un kéfir o de un bol con fruta.

Recetas básicas

Os dejamos algunas ideas para que podáis utilizar el polen en el día a día:

Resumen

El polen es considerado un superalimento gracias a la alta concentración en nutrientes que guarda en su interior. Nos aporta una gran cantidad de proteína (con un alto contenido en aminoácidos esenciales), hidratos de carbono, ácidos grasos, enzimas, vitaminas, minerales, fitoesteroles, flavonoides y antioxidantes.

Es un complemento ideal para personas que necesitan más energía.

Gina Estapé

Dietista, creadora del blog myhealthybitesblog.com y graduada en publicidad y relaciones públicas

Gina Estapé

Ahora puedes pedir cita con
Gina Estapé en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico