Los aceites vegetales y los esenciales presentan varias diferencias: desde el método utilizado para la extracción hasta los usos que se da a cada uno. Os explicamos cómo diferenciarlos.

aceite esencial Ylang-ylang

Por su lado, los aceites vegetales se obtienen a partir de las partes grasas de las plantas (las semillas o los frutos) mediante extracción. Estos aceites son ricos en ácidos grasos esenciales, se absorben con facilidad sin obstruir los poros, tonifican y refuerzan las membranas de la piel –ya que le aportan elasticidad y la regeneran– y son vehículos de vitaminas liposolubles como A, D y E. Destacan por sus beneficios antienvejecimiento, nutritivos, calmantes o reafirmantes.

Estos aceites se clasifican teniendo en cuenta el tamaño de sus moléculas y su capacidad de absorción. Entre los más habituales tenemos el de almendra, aguacate, oliva, jojoba, argán, sésamo, onagra o rosa de mosqueta, entre otros.

Por otro lado, los aceites esenciales son compuestos que se extraen a partir de plantas mediante destilación o extracción. Estos aceites, básicamente, contienen lo que podríamos considerar la esencia de la planta, y son sustancias no grasas muy volátiles. Difieren de la estructura molecular de los aceites vegetales y destacan por sus propiedades como antisépticos, relajantes, reguladores, tonificantes, antiinflamatorios y también porque sirven para tratar jaquecas, problemas capilares o acné.

Algunos de los aceites esenciales que encontramos en el mercado son el de sándalo, jazmín, lavanda, bergamota, ylang-ylang, petit grain, menta piperita o eucalipto, entre otros.

Ylang-ylang y petit grain, dos aceites esenciales para el bienestar

El término ylang-ylang significa “flor de flores” y designa un aceite esencial que se extrae de las vistosas flores que provienen del árbol llamado igual. De aroma dulce y agradable, destaca por su uso en tratamientos para el cabello. Sin embargo, también se conoce por sus propiedades como relajante y estimulante. El ylang-ylang nos ayuda a relajarnos, mejora nuestro ánimo estimulando sensaciones positivas y facilita el descanso. Además, ayuda a prevenir la pérdida de cabello, ya que mejora su condición y brillo, va bien en caso de dolores de cabeza y cuando hay problemas de la piel.

El petit grain es otro aceite esencial muy interesante que se extrae de las hojas y ramas del naranjo amargo y que destaca por un aroma de notas amargas y florales. Se utiliza para tratar menstruaciones irregulares y dolorosas, aunque también relaja y calma, fomenta la concentración mental y tiene un efecto antiinflamatorio.

Acorelle ha lanzado una fragancia llamada La Bohème que contiene estos dos maravillosos aceites esenciales y que contribuye al bienestar y positividad. Además, es equilibrante y tiene muchos matices, chispeantes y alegres, y notas frescas y florales. Es importante mencionar, también, que esta fragancia no contiene ftalatos, sustancias bioacumulables ni fijadores químicos.