perfume mujer¿Os gusta perfumaros? Pues muchos de los perfumes comerciales tienen compuestos químicos como los ftalatos y los almizcles artificiales que pueden ocasionar algunos problemas de piel, sobre todo en el caso de pieles sensibles con alergias, y también otros problemas de salud. Aun así, podéis optar por perfumaros con fragancias naturales procedentes de los y los aceites esenciales.

Informe “Eau de tóxicos” de Greenpeace

En nuestro día a día utilizamos una amplia cantidad de sustancias químicas, muchas veces sin saberlo. Están en el aire que respiramos, en el agua y también en muchos de los productos que consumimos diariamente, como por ejemplo los perfumes, en los que encontramos ftalatos y almizcles sintéticos. De hecho, en 2005, Greenpeace hizo un informe en el que analizaba 36 aguas y perfumes sintéticos, que concluía afirmando que el uso cotidiano de perfumes podía contribuir de forma sustancial a tener sustancias contaminantes en la sangre.

Los efectos a largo plazo de los ftalatos y los almizcles sintéticos son desconocidos pero hay algunos datos que sugieren que el uso de estos dos grupos de sustancias químicas pueden provocar problemas de salud y del medio ambiente. Es el caso del dietil ftalato (DEP), que se utiliza en fragancias y otros productos de higiene y cuidado personal. No se conocen en profundidad los efectos a largo plazo que podrían surgir a partir de una exposición directa continuada, pero hay evidencias que muestran que podría provocar cambios en el ADN de las células espermáticas. También se han encontrado otros ftalatos en los perfumes, aunque en niveles más bajos, como el DBP (dibutil ftalato) y el DEHP (dietilhexil ftalato), que están clasificados como tóxicos para la reproducción. En el caso de los almizcles sintéticos, son compuestos aromáticos artificiales. Estos ingredientes persisten en el medio ambiente y se degradan lentamente. Además, se acumulan en los tejidos (se han encontrado almizcles contaminantes en la sangre y en la leche materna) y algunos son capaces de interferir el sistema hormonal.

La mejor alternativa a los perfumes sintéticos: los hidrolatos

Por eso siempre es mejor buscar alternativas más naturales, ya sea utilizando un simple hidrolato (un subproducto resultante de la fabricación de los aceites esenciales). Se obtienen con la destilación del vapor de agua de las plantas aromáticas con el fin de fabricar aceites esenciales, como el agua de rosas o de lavanda de calidad con certificación bio, como Florame o Sanonflore, por ejemplo. Los hidrolatos, aparte de utilizarlos como perfumes, también los podemos usar para muchas cosas, como por ejemplo como tónicos capilares, tónicos faciales o limpiadores faciales. También los podemos utilizar como base para preparar mascarillas en vez de utilizar agua o elaborar un perfume a medida con aceites. Otra opción es buscar casas que fabriquen perfumes naturales sin químicos, como es el caso de Accorelle.

Más información.

La fuerza curativa de la aromaterapia

Desde que nacemos tenemos la capacidad de identificar y reconocer muchos olores y fragancias diferentes. De hecho, muchas veces nos viene a la cabeza un recuerdo de la niñez ante un olor determinado. A través del olfato generamos unas respuestas e identificamos alimentos, emociones, recuerdos que nos generan bienestar, o todo lo contrario, nos hacen reaccionar mal.

La aromaterapia es una práctica antigua que utiliza los aceites esenciales (sustancias volátiles extraídas por destilación de vapor de agua de varias partes de plantas o de sus frutos) para proporcionar herramientas que ayuden al cuerpo, la mente y las emociones, teniendo en cuenta que el sistema olfativo no es sólo vital para los animales, sino también para el hombre. Así pues, por ejemplo, el espliego es un calmante y relajante excelente, el niaulí tiene un efecto antibacteriano y potencia las defensas, el geranio se utiliza para prevenir la micosis vaginal y el aceite esencial de mandarina se utiliza en casos de insomnio y malas digestiones.

En cuanto a la legislación europea, sólo hay una protección parcial frente a las sustancias químicas utilizadas en cosmética, incluyendo los productos de perfumería. La ley restringe el uso de sustancias clasificadas como carcinogénicas, mutagénicas o tóxicas para la reproducción, pero no prevé el uso de sustancias químicas preocupantes, como los disruptores endocrinos.

Jordina Casademunt

Nutricionista

    @jordinacasa
Jordina Casademunt

Ahora puedes pedir cita con
Jordina Casademunt en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico