La mala circulación es un problema que aparece sobre todo en las piernas y está relacionado con la circulación venosa, donde aparece un estancamiento de sangre, muy a menudo ligado a una lentitud de la funcionalidad hepática o al envejecimiento.

Los síntomas son piernas cansadas, hinchazón, celulitis, edemas, hormigueos, hemorroides calambres y varices, que pueden ser tanto externas como internas.

Tratamiento

  • Dieta rica en alimentos frescos, verduras, hortalizas, fruta, alimentos ricos en flavonoides, alcalinos y ricos en fibra
  • Beber agua, reducir el consumo de carne, lácteos, grasas saturadas y refinados
  • Aumentar la ingesta de alimentos que estimulen la actividad hepática y biliar
  • Evitar el sedentarismo y favorecer el ejercicio físico