Durante muchos años, el queso ha tenido muy mala prensa, ya que era considerado un producto alimentario poco sano, demasiado calórico y peligroso en términos de salud cardiovascular. Además, también ha sido demonizado porque se trata de un lácteo y, por tanto, forma parte de un grupo de alimentos con una serie de desventajas que todo el mundo conoce.


Una mirada más profunda de este tema permite entender, también matizar e, incluso, desmontar algunas de las difamaciones de las que es objeto este alimento. Es cierto que el mercado ofrece una gran variedad de quesos con algunas opciones muy poco convenientes, pero la buena noticia para los amantes del queso es que, conociendo mejor las variedades y diferenciando cualidades, es posible hacer una elección acertada y saludable para incorporarlo a la dieta de forma esporádica, sin ningún tipo de riesgo para la salud.

Cómo llegamos al queso

Artículo exclusivo para socios

Pilar Rodrigáñez

Dietista

    @pilarrodriganez
Pilar Rodrigáñez

Ahora puedes pedir cita con
Pilar Rodrigáñez en La Consulta de Soy
936 338 063 Correo electrónico