Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), el nopal, también denominado higuera de pala, tuno, chumbera, entre otras denominaciones varias, está resultando ser un bien muy valioso en las zonas más secas del planeta, y sirve de alimento tanto a hombres como a animales. De carácter muy agradecido, crece en las tierras más hostiles, con suelos degradados y resiste a temperaturas altas, lugares en los que la mayoría de los demás vegetales sucumbirían sin más; así pues, se ha convertido en un elemento clave en la seguridad alimentaria.

Tanto es así que la FAO ha apostado por el nopal y ha reunido a expertos de todo el mundo para recopilar conocimientos y plantear a agricultores y gobiernos un uso más estratégico y eficiente de éste. Incluso han presentado el libro Ecología, cultivo y usos del nopal, junto con el Centro Internacional de Investigación Agrícola en las Zonas Secas (ICARDA), en el que difunden todos estos conocimientos.

El cultivo

Una de las principales especies comestibles de cactus, porque no todas lo son, es la Opuntia ficus-indica, cuyo cultivo, poco a poco, se va extendiendo por todo el mundo. El principal productor de nopal a nivel mundial es Méjico, donde este cactus forma parte de la gastronomía tradicional (el consumo de nopales es de 6,4 kg per cápita), con cultivos que ocupan más de tres millones de hectáreas, pero también hay que destacar Brasil, con más de 500.000 hectáreas de plantaciones, y Etiopía, donde el cactus ocupa más de 360.000 hectáreas. Y con lo que se nos avecina relacionado con el cambio climático, parece ser que el cactus será “uno de los cultivos más importantes del siglo XXI”, según Ali Nefzaoui (ICARDA).

La chumbera como fuente de agua

Las chumberas absorben agua durante la noche gracias a un tipo especial de fotosíntesis. Almacenan el agua en sus palos, y tienen tanta que una hectárea de cactus puede dar hasta 180 toneladas de agua, cantidad suficiente para mantener a cinco vacas adultas. De hecho, en tiempos de sequía sobrevive más ganado en aquellas granjas que tienen plantaciones de cactus, ya que es un alimento útil de último recurso.

El cactus y el efecto invernadero

No está confirmado, pero unas investigaciones preliminares sugieren que incluir chumbera en la dieta del ganado podría reducir la producción de metano (gases) de los rumiantes, lo cual sería una buena noticia para contribuir a reducir emisiones de gases de efecto invernadero.

Propiedades de la chumbera

Del nopal, además de la fruta (tuno, higo pico o higo chumbo), que es la parte más conocida en España, se aprovecha también el cladodio (o palo). Muchos son los usos que se han dado a los cactus desde la antigüedad hasta el presente, que además de servir como alimento, parece ser que tienen muchas propiedades medicinales capaces de curar enfermedades, lo que genera bastante interés entre la comunidad científica.

El higo chumbo

Es el fruto del nopal. Su peso varía entre los 100 g y 200 g, con un 60-70% de pulpa, y tiene muchas semillas pequeñas y duras. Es una fruta no climatérica, lo que significa que solo madura en la planta, y que hay que recolectarla cuando ya está madura. Destacan, entre sus componentes, los azúcares, la fibra, el mucílago y las pectinas, y en menor medida se detectan proteínas, aminoácidos, vitaminas y minerales (destaca su contenido en calcio, magnesio, vitamina C y vitamina E). Además, también se han detectado metabolitos secundarios con efectos antioxidantes.

Para más información, es posible consultar nuestro artículo dedicado exclusivamente al higo chumbo.

Las semillas y el aceite de semillas

Las semillas son muy interesantes también, y el aceite que se extrae de ellas es muy apreciado en la industria de los cosméticos, que lo emplea en productos antienvejecimiento y antiarrugas.

Bajo lupa está también el D-xilano, un componente principal de la cubierta de las semillas, que despierta interés en la industria alimentaria por su uso como adhesivo, espesante y aditivo en plásticos, y podría ser de gran utilidad como componente en films para envasar alimentos. También parece interesante su uso en la fabricación de productos biomédicos, para la liberación controlada en la administración de medicamentos.

El cladodio

El cladodio es el tallo del cactus y es el que realiza la fotosíntesis. Los cladodios tiernos se llaman nopalitos, son los que se comen y se consumen como vegetales frescos. Tienen un alto contenido en agua (91%), su nutriente principal son los hidratos de carbono y son ricos en vitamina C y carotenoides.

Aparte de los nopalitos, se pueden aprovechar también los cladodios ya maduros, que se muelen para obtener harina y otros productos. La harina de nopal es interesante por su alto contenido en fibra dietética.

Las propiedades medicinales

Muchas son las propiedades curativas que se atribuyen a los cactus. Ya las civilizaciones antiguas los usaban para curar enfermedades y sanar heridas, y su historia está estrechamente vinculada a las civilizaciones mesoamericanas. De entre las propiedades más relevantes, están las antiinflamatorias, las cicatrizantes, las antivirales, las reductoras del colesterol, las anticancerígenas, las protectoras de ADN, las neuroprotectoras, las hepatoprotectoras, las hipoglucemiantes, las antiulcerogénicas, las antihiperlipidémicas y las antiobésicas.

La chumbera en la gastronomía

Donde más chumbera se consume en el mundo es, sin lugar a duda, en Méjico, que tiene el nopal incluso en su bandera, en su escudo nacional. Es un alimento que forma parte de la dieta de los mejicanos, y del que usan tanto el higo chumbo como los nopalitos, presentes en muchísimos platos como la ensalada de nopalitos, la salsa de nopalitos y maíz, la sopa de nopales, los tacos de nopales, nopales en aperitivos, encurtidos, bebidas, dulces y postres; vamos, nopales hasta debajo de las piedras.

El cactus también se ha arraigado en Italia, sobre todo en la zona de Sicilia, donde es muy típica la Mostarda di Fichi d’India, que son unos pequeños dulces healthies a base de higos chumbos, los higos chumbos fritos o el licor de higos chumbos.

En España, donde más se consume este cactus es en las islas Canarias, donde los higos chumbos forman forma parte de la cocina tradicional en recetas como el yogur o el mousse de tunos indios.

Pon un nopal en tu jardín, o en tu maceta

No lo dudéis, este cactus es la it plant del mañana. Además, cuidar de un cactus es relativamente fácil; no es como embarcarse en el cuidado de un bonsái… Solo hay que regarlo cuando la tierra está del todo seca.

Fuentes: